Kirby Battle Royale destacado

Kirby Battle Royale llega a Nintendo 3DS sin pena ni gloria con una apuesta enfocada a disfrutarla en compañía.

Para bien o para mal, tenemos ya 2018 a la vuelta de la esquina, lo que implica que termina un año cargado de sorpresas y, en el caso de Nintendo y su second-party HAL Laboratory, celebración. Y es que el personaje rosa con más apetito de los videojuegos ha cumplido 25 años, lo cual han festejado de una manera que a otras sagas ya les habría gustado – véase los 20 años de Metroid en 2016 –, siendo Kirby Battle Royale la guinda de este pastel.

El primero en llegar fue el título gratuito Team Kirby Clash Deluxe a la Nintendo eShop de la familia de consolas Nintendo 3DS para más tarde ponerse a la venta Kirby’s Blowout Blast, también para dicha plataforma y en formato digital. El que ahora nos ocupa llega además en formato físico, siendo el único de ellos en hacerlo, y con una mecánica un tanto diferente, algo que no va a agradar a todos sus adeptos.

Un torneo insospechado

A pesar de que los planes de lanzamiento de tres juegos se conocían desde hace tiempo, Kirby Battle Royale no fue revelado hasta la Nintendo Direct del pasado mes de septiembre, en un momento en el que muchos ya casi habíamos olvidado la promesa de Nintendo. La sorpresa fue aún mayor al conocer que este cuenta con una clara y fuerte orientación al multijugador competitivo, si bien hay que aclarar que también cuenta con un modo historia.

Con todo ello, lo que ahora hace Kirby es dejar a un lado tanto las plataformas como su desplazamiento lateral y vista clásica en dos dimensiones, sustituyendo esta última por una perspectiva cenital. Si bien estas variaciones no suponen en sí mismas aspectos negativos, sí que hace aguas en numerosos aspectos que llevan a que el producto final se vea considerablemente enturbiado. Incluso su tardío anuncio hace sospechar que ni sus propios responsables confían del todo en él.

Y es que Kirby da el salto ahora a un coliseo en el que ofrece rápidos enfrentamientos en los que se alzará con la victoria el que antes alcance un objetivo concreto, a modo de minijuegos, y es que aunque este término no termina de hacer justicia a los que estos ofrecen su duración es bastante reducida, ofreciendo partidas rápidas de un par de minutos. Ni que decir tiene que en todo momento tenemos bien presente la simpatía y colorido diseño característico de los títulos de la bolita rosa.

Kirby Battle Royale

Combates y a lo loco

En primer lugar, y ya que parece estar orientado a ello, encontramos un modo historia que debido a su duración y contenido se antoja como un tutorial extenso. En esta ocasión, Kirby tiene que hacer frente al Grand Prix Dedede enfrentándose a diferentes copias suyas para alzarse con la tarta de sus sueños. Para ello tienes que pasar por diferentes combates que te sirven como preparación para luego disfrutar de su multijugador, siendo aquí únicamente destacable el combate con algunos jefes finales.

En lo que respecta a su modo combates, son hasta diez las diferentes alternativas que tienes por delante para disfrutar en Kirby Battle Royale, tanto en individual como multijugador, ya sea este último en online, donde puedes participar en partidas clasificatorias, o de manera local. Asimismo, si quieres familiarizarte aún más con los diferentes tipos de combates tienes también un modo entrenamiento.

Para cada combate tienes que competir contra otros jugadores, en un todos contra todos o por equipos y con unas reglas determinadas, ya sea para conseguir el mayor número de manzanas o monedas, lanzar y esquivar un disco hockey, o ser el último Kirby en pie, teniendo que tirar de picaresca en muchos de ellos para complicarles la tarea a los rivales y salir victorioso. Como recompensa iras reuniendo monedas que te servirán para hacerte con nuevas habilidades – hay más de diez, entre las que no faltan la espada, escarabajo, o hielo –, modos de combate o atrezos.

Kirby Battle Royale

Un Kirby falto de apetito

Si bien Kirby Battle Royale ofrece buenos momentos de diversión, son muchos los aspectos negativos achacables, en especial teniendo en cuenta que tipo de producto tenemos delante. Es por ello que se echa en falta una mayor profundidad y variedad, quedándose tristemente a las puertas de la calidad a la que los juegos de esta franquicia nos tiene acostumbrados, además de mayores incentivos para seguir combatiendo.

Por un lado, el que las partidas nos acaparen unos pocos minutos no tiene por qué ser un elemento negativo, de hecho durante los primeros instantes de juego os resultará bastante divertido, el problema se encuentra en lo repetitivo de las mismas, algo que esta brevedad acentúa de sobremanera. Solo harán falta unas pocas horas para que tengas esa sensación y comiences a desconectar del juego; una mayor cantidad de modos no le habrían sentado nada mal.

En su orientación multijugador encontramos un punto clave, y es que gran parte de su diversión radica en ello, en disfrutar compitiendo con amigos. En este aspecto encontramos la buena decisión de incluir modo descarga, de manera que con un solo cartucho es posible jugar hasta cuatro consolas Nintendo 3DS. En lo que respecta a su multijugador, la comunidad online no es realmente extensa, algo que puede causar una seria mella a la experiencia corto plazo.

Kirby Battle Royale

Conclusiones

Si algo queda claro es que Kirby Battle Royale debería haber escogido otro formato de distribución, más cercano al de Kirby’s Blowout Blast. No estamos ante un mal producto, pero su compra puede no llegar a compensarlo si no tienes pensado jugar en compañía, sobre todo de manera local, pudiendo de otra manera que no disfrutarlo tanto como desearas, ya que son pocas las garantías de diversión que ofrece pasadas unas horas de juego de manera individual.

Comentarios