Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Evoland Legendary Edition

Análisis de Evoland Legendary Edition

Hemos visto juegos Action-RPG desde hace décadas, siendo muchos de ellos títulos de perspectiva cenital o isométrica. Evoland es un homenaje a toda la historia de dicho género, que honra a todas las épocas, sus gráficos, sus cualidades y sus carencias, de forma que nos ofrece la evolución del género en un juego – o más bien en dos, porque Evoland Legendary Edition incluye las dos aventuras de la saga juntas.

Un aperitivo y un juego

Pese a que lo de «2 juegos en 1» suena muy bien para vender cualquier colección, aquí realmente es interesante observar que el valor real de contenido lo aporta el segundo título, mucho más extenso, mejor elaborado y más serio que el primero, que básicamente es casi una oleada de nostalgia constante que deja la profundidad jugable de lado.

La gracia del primer juego está en que hay que ir desbloqueando sus mecánicas y gráficos mientras avanzamos. Comenzaremos en un mundo de GameBoy con movimientos muy limitados y, conforme progresamos, se van desbloqueando nuevas mecánicas, colores, música y otros aspectos. Es ante todo un homenaje, pero desde la perspectiva del humor, ya que nos ofrece también las carencias de antaño con cierta picardía. Sin embargo, eso mismo juega en su contra, ya que la jugabilidad no se siente cómoda del todo durante un tramo del juego.

Por otro lado, mientras que el primer Evoland es algo corto y muy dedicado a ir añadiendo nuevos elementos, el segundo está mejor construido como juego, con una historia detrás más trabajada. Aquí el cambio entre diferentes épocas gráficas se produce sin seguir un orden cronológico, algo que está introducido en todo el planteamiento siguiendo la trama. Su problema principal es que quiere tocar demasiados estilos de juego, incluyendo plataformas y batallas por turnos, pero no consigue destacar en ninguno que no sea el principal.

El mundo de Evoland en constante cambio

El homenaje al pasado en la segunda entrega también es claro, y lo utiliza para hacer chistes constantes sobre los videojuegos (unas veces con más acierto que otras). Su desarrollo es algo más lento, pausado y con una duración cerca de la veintena de horas, de forma que, como ya se ha indicado antes, realmente este pack es un juego con un extra más que una colección.

Los controles son sencillos y en general no es complejo de dominar, aunque esa simpleza juega en su contra en ocasiones. El estilo gráfico escogido es muy acorde a lo que ofrece, al igual que la música. Nunca es demasiado puntero dentro de cada «época», pero su mezcla resulta muy interesante dentro del conjunto, que resulta variado.

Evoland Legendary Edition es una propuesta interesante, con un juego corto y otro algo más largo y con un ritmo algo lento, pero que ofrecen risas y buenos momentos de diversión. Carece de profundidad en varios de sus apartados, pero la sensación global llega a ser positiva.

Resumen
Evoland supone un homenaje al pasado con mucho humor para los más jugones, y con varias mecánicas diferentes. Sin embargo, ofrece mucha variedad con poca profundidad y un ritmo de juego algo lento.
7
Bueno
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 7 meses, 2 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.