Seguir
Portada » Análisis » Earthlock: Festival of Magic

Earthlock: Festival of Magic

Earthlock: Festival of Magic llega a Wii U tras varios meses de dudas por parte del público. Fue un proyecto concebido en Kickstarter, pero todos sabemos lo que está ocurriendo con muchos de ellos que prometían llegar a Wii U: se han cancelado o se han movido a Nintendo Switch. Sin embargo, hay otros que, por una cosa o por otra, deciden ser fieles a sus contribuyentes o a sus ideales y no abandonar la plataforma del GamePad, aunque haya perdido usuarios. Con este juego estamos ante este último caso y por ello, ya merecen un aplauso.

Una historia mágica que recorre todo su mundo

Estamos acostumbrados a utilizar la letra J delante de RPG para hablar de aquellos desarrollados en Japón, puesto que suelen plantear un sistema de progreso, diálogo, combates y protagonistas distintos a los que suelen verse en una producción occidental. No obstante, con el paso del tiempo hemos visto a unos coger el estilo de los otros y eso ha permitido también que aprendan entre ellos y ver distintos enfoques. Earthlock es uno de los atrevidos con dicha tarea, la de crear en Noruega un título que bebe mucho del rol nipón por turnos.

La historia nos sitúa en un mundo, el de Umbra, en el que hay seres similares a los humanos y otros animales “humanizados”, dividido en regiones con sus diferentes gobiernos, climas y ambientaciones. Pese a que hay un claro protagonista en la historia, el joven Amon, que irá viendo como su vida de repente se ve envuelta en algo mucho más grande, no estará solo. En algunos casos el resto del equipo se unirá durante su viaje, pero en otros se ha escogido otra vía, la de las historias paralelas. En ellas manejaremos a un equipo distinto y nos ofrecen un enfoque diferente del universo de Umbra, además de permitirnos conocer mejor a miembros futuros del grupo de Amon o a secundarios importantes.

El mapeado del juego es extenso, lo suficiente como para que explorar sea agradable y tenga su recompensa. Todos los diálogos llegan traducidos al castellano, por lo que entender todos los entresijos de este juego y todo su sistema será más asequible para todos. Explorar no será una tarea tediosa tampoco gracias a los puntos de teletransporte que hay en distintos lugares. Uno queda satisfecho con toda la historia, diálogos y personajes durante las 15 horas que tenemos garantizadas de juego (un número que sube para los fans de las secundarias y de tenerlo todo hecho), aunque hay partes mejorables en algunos escenarios, trasfondo… por lo que en general hablamos de algo que cumple con lo que se le pide.

Earthlock ofrece turnos con mucha estrategia

Ahora, el combate y la evolución de los personajes. Los enemigos, en primer lugar, aparecen por el escenario, por lo que se evita el azar que puede llegar a cansar. Es más, pueden juntarse varios enemigos en el mapa para que vayan juntos a un mismo combate y ganar más experiencia. Y la propuesta para huir del combate, “hacerse el muerto”, es algo distinta a lo habitual (aunque no deja de ser algo más estético que otra cosa). La lucha en sí nos ofrece acciones asociadas a botones y, como curiosidad, cambio de estilo durante el combate a costa de perder un turno. Con este cambio, se tiene a mano distintas habilidades que serán más útiles contra cierto tipo de enemigos.

Los combates, con cierta dinámica y que no permiten gestionar nuestras tácticas viendo en todo momento el orden de los turnos próximo, tienen un aliciente más, el sistema de parejas. Básicamente, se juntan un par de personajes y por afinidad realizan acciones especiales, pudiendo llegar a hacer en última instancia algo más bestia si se mantienen juntos cierto tiempo. Este detalle, junto a la evolución de personajes a través de un clásico árbol de habilidades, permite que el equipo de combate óptimo de cada jugador sea el que más se vaya adaptando a su estilo.

En cuanto a sensaciones generales respecto a la presentación, la verdad es que hay sentimientos encontrados. No estamos ni ante la panacea gráfica ni ante una banda sonora de lujo, pero el conjunto ofrece la sensación de un trabajo bien hecho que se agradece, y su duración, al no ser tampoco muy excesiva pero sí correcta, no llega a crear momentos largos y tediosos. No puedo evitar mencionar un aspecto que me ha resultado un poco molesto, los tiempos de carga. La carga inicial es bastante larga y, una vez en el juego, pese a que la transición entre combates y exploración no está mal, al viajar, activar ciertos eventos o cambiar de grupo, hay que tener un poco de paciencia.

Me atrevería a decir que los jugadores que ofrecieron su dinero en Kickstarter pueden estar orgullosos con el resultado obtenido. Nunca hay que olvidar qué tipo de producción es y, todo aquel que se anime a comprarlo en la eShop se encontrará con una propuesta sólida y bien montada que nunca le va a parecer mala en absoluto, aunque obviamente hay aspectos mejorables.

Nota Revogamers

Magia oriental, desarrollo occidental, precio para todos.

7.5
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 1 año, 3 meses.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.