Seguir
Portada » Análisis » Shaq-Fu: A Legend Reborn

Shaq-Fu: A Legend Reborn

Nos tenemos que remontar al año 1994 para descubrir como empezó la leyenda. El Shaq-Fu original generó un gran revuelo cuando aterrizó en las consolas de 8 y 16 bits. Sobre el papel parecía un gran plan: utilizar el poder de la estrella de la NBA Shaquille O´Neal para obtener un pedazo del emergente mercado de peleas uno contra uno que el magnífico Street Fighter II dominaba sobre el resto.

Shaq is back

Sin embargo, el nivel de leyenda que se dio al Shaq-Fu original nace de una mezcla de exageración y nostalgia, dándole un estatus de culto por razones equivocadas. Y no nos engañemos, el juego original era infame y aburrido, uno de los peores juegos de lucha que se hayan hecho nunca.

Y es por esto que sorprende tanto que 20 años después, en 2014, se comenzara una campaña a través de Indiegogo con el fin de traer de vuelta a Shaq al mundo de las consolas, fuera de su ámbito deportivo, abandonando el formato del juego original de combates uno contra uno para dar lugar a un estilo beat´em up de desplazamiento lateral. Y tras una campaña sorprendentemente exitosa, llega a nuestras Switch para continuar la leyenda.

El partido más difícil de Shaq

La trama comienza con la historia de un huérfano chino llamado Shaquille y su lucha contra el abuso que recibe de sus compañeros al ser mucho más alto que ellos. El viejo Ye-Ye se compadece del enorme huérfano y lo pone bajo su protección mientra le enseña las antiguas formas del Wu Xing. Un días, mientras entrenaba para convertirse en un maestro de la lucha, observa desde la distancia como su aldea natal es bombardeada. Y es entonces cuando comienza un viaje a través de seis niveles llenos de enemigos a los que derrotar y mucho humor absurdo.

Los niveles son relativamente largos, tardando de 20 a 30 minutos desde el comienzo hasta el jefe final. El estilo beat´em up clásico está muy marcado durante la aventura: cosas que se rompen en el suelo, movernos por diferentes planos para recoger potenciadores, un sin fin de enemigos a los que derrotar, jefes de nivel medio, armas de combate cuerpo a cuerpo que podemos recoger de los enemigos que derrotemos con uso limitado, etc. Pero lo que más destaca del juego y que lo diferencia de otros títulos de este género es la variedad. Siempre aparecerán enemigos nuevos que requerirán de diferentes enfoques de lucha y, en algunas ocasiones, convertir a Shaq en una máquina de combate aun más mortífera, como usar la armadura de combate steam-punk, apodada `Big Diesel´.

Buscando el MVP

Los gráficos 2.5 D emplean modelos simples y caricaturescos, y se defienden muy bien en pantalla aun cuando hay multitud de elementos simultáneos en la misma. Los fondos son variados, con temas en torno a la región del viaje que juguemos. Los personajes están bastante detallados y los efectos como las explosiones, las luces, los golpes, lucen a un gran nivel.

La música no destaca, pero cumple, incluso con el nuevo tema de rap cantado por Shaq en el menú principal del juego. El doblaje (en inglés) es excelente, y es de agradecer que el resto del juego nos llegue traducido al castellano.

Un punto a tener en cuenta es que el juego sólo cuenta con un modo historia para un único jugador, por lo que a la postre se queda muy parco en contenido. A pesar de tratar de mantener las cosas frescas, una vez que completes el juego en uno de los tres niveles de dificultad no hay muchos incentivos para volver a él más allá de completar los objetos de la Shaq-o-pedia.

En conclusión, Shaq-Fu no es un mal beat´em up de desplazamiento lateral. Sorprende gratamente la diversión y variedad que ofrece desde el principio, con un apartado artístico notable, pero que se ve muy lastrado por la falta de contenido y por carecer de algún modo más de juego que nos hiciera volver a él una vez lo hayamos completado, tarea que no nos llevará más de 4 horas.

Nota Revogamers

Un cesto flota a la deriva por el río con un bebé huérfano en su interior. Encuentran y adoptan al niño, que acaba descubriendo su verdadera identidad y la grandeza de su destino. Esta es la premisa de dos de las grandes historias de nuestros tiempos, pero aquí acaban las similitudes.

6

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Frang46 hace 4 meses, 1 semana.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.