Avanza por los pisos de la mazmorra y lucha contra monstruos y trampas manejados por tus “amigos”.

Crawl es uno de esos juegos que nos propone superar mazmorras con varios pisos subiendo de nivel, eliminando monstruos y sorteando diversas trampas. Sin embargo, hay algo que lo hace un tanto especial, y que destaque ante otros juegos. Eso sí, avisamos que la experiencia en multijugador gana muchos puntos.

Crawl para mí, Crawl para tí

Estamos ante un juego que nos presenta algo clásico sabiendo aportar lo suyo propio. Nuestro protagonista tiene que superar las distintas plantas de una mazmorra, generada aleatoriamente, para llegar al final y hacer frente al terrible enemigo (que también puede cambiar) que le espera.

Todo comienza con la elección del héroe. Nuestro personaje tendrá que hacer frente a otros (como máximo tres) y aquél que venza de verdad será el que tenga el honor de avanzar en la aventura. ¿Qué hacen los otros entonces? Se convierten en fantasmas ambiciosos por convertirse en héroe. Juegues en el papel que juegues, conseguirás experiencia para subir de nivel y aprender nuevas habilidades y transformaciones.

Como jugador podemos ser fantasma o héroe, según el resultado inicial. Los fantasmas pueden manifestarse físicamente cuando adquieran cierta energía en una bestia, pero también pueden tomar el control de diversos objetos de la sala en la que se encuentre el héroe, con el fin de hacerle la visita… más complicada. Todo esto tiene una explicación, y es que aunque las bestias al ser derrotadas volverán a estar disponibles tras un tiempo, aquél que aseste el golpe que le quite el último fragmento de vida al héroe tomará su papel (y se quedará con su dinero), por lo que todo se basa en fastidiar al héroe para poder convertirnos en él. Y luego claro, llegará la venganza…

La partida la haces tú

La complejidad de la IA permite que una única persona pueda jugar sin problemas, teniendo uno, dos o tres “compañeros” automatizados. Sin embargo, la verdadera esencia es el multijugador, ya que si te toca siempre ser fantasma no es lo mismo ir a chinchar a otra persona que tienes contigo en la sala que a una máquina que de ti no tiene mucha opinión.

Un sistema de niveles para mejorar los poderes de los fantamas y una tienda para adquirir mejoras para el héroe ponen la guinda al pastel para crear en conjunto una experiencia que en multijugador sabe brillar y en la que cada partida es una experiencia distinta. Como contrapunto, la duración es algo limitada, y en dos horas podremos completar una partida; pero como hemos dicho, con amigos cada experiencia será distinta, y esa duración permite que en una quedada pueda completarse de un solo tirón el juego.

Analizando su apartado artístico, comenzamos con una sensación de poco detalle y trabajo, pero en realidad es mentira. Todos los colores y el pixel-art están muy bien medidos, pero las mazmorras, al ser generadas aleatoriamente, sí pecan de ser más repetitivas entre ellas. Por su parte, la música combina la experiencia de llevarnos a las catacumbas con otra más retro de corte electrónico, que junto con una voz que narra algunos momentos, acompañan muy bien al desarrollo del juego.

Crawl es una aventura genial si tienes compañía, y que para un solo jugador no tiene el mismo brillo. Rejugable a rabiar y simple para jugar, propone una mazmorra en la que nada será lo mismo nunca, y en la que lucharás no solo por avanzar, sino por fastidiar a tus amigos (o evitar que ellos te hagan la vida imposible).

Comentarios