Seguir
Portada » Análisis » Corpse Party

Corpse Party

Corpse Party ha llegado a Nintendo 3DS con la versión más completa hasta la fecha. Una oportunidad de experimentar en la pequeña de Nintendo este título de horror independiente japonés que tuvo tal éxito que pudo construir una franquicia multimedia alrededor de él. Eso sí, hay que estar preparados para encontrarse ante ingentes cantidades de texto en inglés.

Amigos más allá de la muerte

Estamos ante un juego de vista cenital en el que la trama y las pequeñas decisiones tienen un rol fundamental. Hay pequeños puzles, coleccionables dispersos y múltiples finales, tanto para la conclusión de la historia como para los capítulos por separado. Podría ser como un RPG, solo que aquí no hay ni combates, ni subidas de nivel (pero sí vida). No hay grandes momentos de acción ni combates épicos, aquí todo se basa en la exploración y el diálogo (pudiendo ser considerado casi una novela visual).

El otro gran componente Corpse Party es la atmosfera. Parece que estamos ante un anime de terror, con personajes que tienen voces (en japonés) en casi todos sus diálogos y elementos del género típicos del país, como colegios malditos y exceso de pelo saliendo de puertas o muebles. De vez en cuando aparecen ilustraciones en detalle en pantalla, y los personajes muestran su retrato mientras conversan, pero generalmente la estética mientras se juega es la propia de juegos como Sword of Mana o A Link to the Past.

El desarrollo del juego lleva a los protagonistas, un grupo de estudiantes de instituto y una de sus profesoras, a verse misteriosamente transportados a otra dimensión, concretamente a un colegio sobre el que hay varias leyendas de asesinatos y espíritus. Divididos al llegar allí, se plantean una serie de capítulos para ir viendo el progreso de cada grupo en la búsqueda por reunirse con el resto y escapar de este lugar misterioso, mientras descubren información sobre el lugar y sus víctimas.

corpse-party-03

Wrong END

En su aventura para sobrevivir, los alumnos tienen que hablar con fantasmas, esquivar a otros (y no dejar que consuman sus puntos de vida), examinar los cadáveres que llevan ya un tiempo allí y recoger sus placas de identificación y, sobre todo, leer toda la información que hay en muros, periódicos, diarios y similares que ayuden a entender que está pasando. También hay una serie de objetos como tablones, cerillas o llaves que pueden cogerse en algunos lugares y que sirven para avanzar en ciertas situaciones. Volviendo a hacer comparaciones, son objetos al estilo de los de Resident Evil, que se utilizan para abrir puertas o rutas.

Sin embargo, no siempre hay que cogerlo todo. Hay una serie de decisiones que pueden tomarse, ya sea a nivel de escogerla literalmente en una conversación, o bien eligiendo o no si ir por un camino en concreto o si se lee cierta pieza de información. Son pequeños detalles como estos, junto con las posibles muertes (porque nos ataquen fantasmas y nos quiten toda la vida), los que nos llevarán a visualizar los diferentes finales de cada capítulo. Existen varios que son considerados incorrectos y uno que se considera canónico y desbloquea el siguiente fragmento de la historia. Existe la opción de realizar un “guardado de estado” cuando se desee, así como utilizar velas especiales para guardar en slots tradicionales. Utilizarlos bien nos permite llegar a los diferentes finales sin tener que repetir totalmente cada capítulo (algo que puede ser un poco tedioso).

Los capítulos pueden durar más o menos una hora, pero sus diferentes finales alargan un poco más la experiencia. Además de los cinco principales, hay una serie de capítulos extra ligeramente más cortos, que serían algo así como historias adicionales para hacer crecer el trasfondo de varios personajes, sean o no del elenco principal de protagonistas. Yendo directamente al grano esto se traduce en algo más de 10 horas de juego, pero buscando todos los secretos este número de horas aumenta. Además, el hecho de que exista en el menú un registro de coleccionables facilita la tarea de saber qué falta y de paso sirve de motivación para dejarlo completo.

corpse-party-02

Corpse Party es un juego especial en el sentido de que es una delicia, pero una delicia que no es apta para todo el mundo. Una temática muy especial de terror con cierto toque gore, una presentación típica de la generación de 16 bits y muchísimo texto durante todo el desarrollo. Los seguidores de lo japonés y del horror tienen ante ellos una propuesta que puede engancharles. Es un juego que te llama a jugar en la oscuridad y con cascos, creando esa atmosfera de tensión que un amante del género adora.

Nota Revogamers

Una aventura llena de texto y muerte. ¿Serás capaz de huir del colegio maldito ileso?

8
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 2 años.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.