Seguir
Portada » Análisis » Chiki-Chiki Boxy Racers!

Chiki-Chiki Boxy Racers!

Chiki-Chiki Boxy Racers! es un juego de carreras con muchas reminiscencias tanto de Super Mario Kart, por el tipo de juego, como de Minecraft, por el aspecto visual. Una opción muy fresca, a priori, para disfrutar en los últimos coletazos del verano.

Baila el Chiki-Chiki Boxy Racers!

Aparte de las connotaciones eurovisionísticas que pueda tener el título del juego, una de las características más notables de Chiki-Chiki Boxy Racers! y que le dan identidad y atractivo es su control. Aunque ofrece la -no recomendada- opción de controlarlo de forma habitual, lo mejor es hacer caso a los desarrolladores y emplear el control con una sola palanca (o un solo palanca, según la traducción parcial al castellano del juego).

De esta forma, simplemente tenemos que apuntar con la palanca hacia qué dirección queremos ir y el coche se moverá en consecuencia. Esto, aderezado con un turbo activable con el botón X y que se va cargando poco a poco o mediante un power-up, así como la la opción de cambiar la cámara es el 100% del control del juego. Y es un 100% que funciona a la perfección, salvo cuando te chocas contra alguna pared (la marcha atrás no va muy fina).

El control es, por lo tanto, muy intuitivo y enseguida conducimos el coche que hayamos escogido (entre la enorme cantidad de coches disponibles) con total naturalidad. No es fácil, pues depende mucho de los reflejos y nos puede traicionar en algunos giros y cuando nos chocamos contra obstáculos, pero en general es satisfactorio.

En el plano visual, el estilo escogido se asemeja al de Minecraft, lo que llevado a las carreras queda sorprendentemente bien. Sufre, sin embargo, alguna ralentización puntual. La música bebe del estilo de Super Mario Kart, con un toque ligeramente latino. Sin embargo, hay poca variedad a pesar de que la que hay es buena. En general, la presentación es buena y, además, el juego está parcialmente traducido al castellano, aunque con alguna errata como la ya mencionada antes.

Carrera y batalla

Hay dos modos de juego, el modo carrera y el modo batalla. El segundo son minijuegos y hablaremos de ellos más adelante. En el primero, tenemos tres ambientaciones, cada una con cuatro carreras que se desbloquean sucesivamente y un grandprix en el que podemos competir una vez hemos jugado las cuatro carreras que lo componen de forma individual. Cuando ganamos alguno de estos eventos desbloqueamos un coche nuevo. En las carreras hay obstáculos y power-ups. Uno de ellos rellena la barra de turbo y el otro te hace inmune a los mencionados obstáculos.

En total, son solamente 12 circuitos y muy parecidos entre sí, lo que se hace muy escaso ya que los puedes desbloquear todos en una tarde. Si nos vamos al modo batalla, el panorama es igual de escaso.

Disponemos de cuatro juegos, uno de recoger monedas, uno de tirar cajas por precipicios, otro de pintar el asfalto y otro más de fútbol. Se pueden jugar individualmente, pero la gracia es hacerlo en multijugador. Un multijugador que permite hasta 8 jugadores, lo cual es sin duda una de los puntos más positivos del Chiki-Chiki Boxy Racers!.

Por lo tanto, aunque el contenido sea escaso, su multijugador a 8 (tanto local como online) sumado a su más que razonable precio de 10 € convierte a este título en una apuesta interesante para jugarlo en compañía. No tan recomendable en solitario, porque se acaba enseguida.

Nota Revogamers

El hijo ilegítimo de Super Mario Kart y Minecraft.

6.5

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Arturo Albero hace 2 meses.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.