La magia de los arcades de los 90 en nuestra Nintendo Switch con unos intrépidos trogloditas como protagonistas de Caveman Warriors.

Los amantes de las recreativas de los 90 recordamos con nostalgia grandes plataformas como el gran Joe & Mac, que mezclaba saltos con acción con una ambientación prehistórica. Ese será el primer recuerdo que te vendrá a la cabeza al arrancar Caveman Warriors, obra de los españoles Jandusoft, una aventura plataformera cargada de humor.

Locura prehistórica

Que unos alienígenas secuestren unos niños de tu aldea cavernícola no es algo que pase todos los días y es por ello que nuestros cuatro héroes se disponen a luchar por recuperarlos.

En Caveman Warriors podemos elegir el héroe que queramos al empezar la partida o directamente cambiarlo en cualquier momento ya que cada uno de los 4 tiene habilidades propias que serán necesarias para poder avanzar.

Así, Jack tiene un poder para romper rocas que obstaculizan el camino, Liliana puede hacer que su lanza le sirva de plataforma para llegar a sitios inaccesibles, Moe puede hacer que sus monos nos abran puertas cerradas y Brienne utiliza su arma como cubrirse de disparos.

Todas estas habilidades especiales dan bastante variedad a Caveman Warriors obligándote a dominar a cada personaje y es que cada uno tiene sus propias virtudes. Jack es el más equilibrado pudiendo hacer ataques de cerca o lejos. Liliana al usar su lanza es perfecta para ataques a distancia y además es más ágil que el resto. Moe utiliza su boomerang y Brienne es la más fuerte pero también la más lenta.

De este modo, puedes elegir el personaje no sólo en función de tus gustos personales sino sobre todo elegirás el más adecuado para cada parte del nivel según primen las partes de fuerza o saltos, por poner un ejemplo.

Y si tienes con quien compartir partida, se pueden unir a la vez hasta otros 3 amigos cada uno con su Joy – Con, para así tener ayuda en la partida y que cada uno aproveche sus propias habilidades.

Variedad y humor a partes iguales

En total contamos con 8 fases con diferentes ambientaciones ya que partimos de nuestro mundo prehistórico para pasar por naves alienígenas o cambiar de época y plantarnos en plena Alemania nazi.

Y en Caveman Warriors no todo va a ser saltar, ya que también nos toca un nivel a lomos de un Triceraptos evitando que nos coja nuestro enemigo montando en un T-Rex  y otra en avioneta surcando el cielo alemán.

En cada nivel también contamos con cierta exploración al tener 3 baterías escondidas o de difícil acceso las cuales nos servirán para alargar la vida del juego desbloqueando los mismos niveles pero con una punta adicional de dificultad.

La verdad es que este modo difícil podía venir perfectamente de serie y que esas fases secretas fueran nuevos niveles o fases de bonus que le añadieran contenido al juego ya que al ser muy entretenido las 5 horas que dura se nos hacen cortas necesitando un poco más para redondearlo.

El humor es otra de las señas de identidad presentes en cada poro de Caveman Warriors y se agradece ya que incluso en situaciones de máxima tensión te sacarán una sonrisa al ver que quien monta el T-Rex es una especie de Schwarzenneger en Terminador 2 o cuando estás en la Alemania nazi y te ataca un gigante que parece el primo de He-Man.

Todo ello mientras recoges ítems con forma de gorra de Super Mario o una Game Boy aderezado por las animaciones de personajes o enemigos.

 

Grandes jefes y algún bug perdido

Destacan sobremanera lo cuidados que están los jefes finales y es que, además de ser bien grandes y divertidos son el mayor reto del juego, ya que alguno de ellos te seguirá matando aun cuando te hayas aprendido su rutina de ataque.

El control, por su parte, en ocasiones se hace bastante duro en algún que otro salto transmitiéndonos lo mismo que una recreativa de los 90, debiendo usar mejor la cruceta del mando para obtener mayor precisión, lo que es contradictorio con la agilidad que se nos requiere saltando.

A nivel gráfico, como hemos dicho, está cargado de detalles tanto en los niveles como en personajes y enemigos. Sí que es cierto que realizando el análisis he sufrido un par de bugs con los enemigos finales (uno de ellos una vez muerto no se pasaba de nivel o que te maten sin que se inicie la partida de nuevo). Fueron puntuales y no se volvieron a repetir y tampoco eran graves al simplemente tener que empezar de nuevo el nivel.

En definitiva, Caveman Warriors sabe trasladar como hacía tiempo no veíamos la magia que destilaban los grandes arcades de los 90. Un poco de más de contenido lo hubieran redondeado para convertirse en un auténtico imprescindible ya que nos hemos quedado con ganas de más, pero sin duda es una apuesta que no te defraudará.

 

 

Comentarios