Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Shakedown: Hawaii

Análisis de Shakedown: Hawaii

Brian Provinciano, a través de su estudio Vblank Entertainment, ha lanzado su esperado segundo título. Siete años han pasado desde el lanzamiento de Retro City Rampage, en el cual se dio a conocer no solo por la calidad de su propuesta sino por el hecho de ser él su único responsable. Es también por ello que hemos tenido que esperar para ver Shakedown: Hawaii, estando anunciado desde 2015. Pese a que Nintendo 3DS también tiene prevista su llegada para más adelente, Nintendo Switch ya ha incorporado a su catálogo la nueva obra del canadiense, la cual mantiene la esencia del original pero evolucionando la experiencia, algo que simboliza de paso con su salto de los 8 bits a los 16 bits.

Encontronazo con la sociedad digital

Como uno de los elementos más característicos de la opera prima de Provinciano tenemos la sátira y los homenajes, los cuales no fallan aquí. Shakedown: Hawaii es un constante derroche de diálogos y momentos que buscan, y consiguen, hacer reír. Para ello se sirve de un humor muy mordaz sobre los tiempos que corren. Eso sí, en este sentido hay que señalar que el juego está completamente en inglés, de momento.

Su historia te traslada a una Hawái en la que un desfasado empresario sufre los estragos de los actuales cambios de modelos de negocio, como el comercio en línea o el paso de la adquisición de licencias de productos a su suscripción. Si bien la solución parece clara, adaptarse a estos nuevos tiempos, nuestra misión está lejos de ello. Toca sabotear a la competencia y realizar todo tipo de tretas para expandir el negocio hasta dominar toda la isla.

No obstante, este no es el único al que puedes manejar, cuentas con un total de tres personajes controlables. Por un lado tenemos a su hijo, el cual se las da de músico y se mueve en el mundo de las bandas. Mientras que por otro está un sicario que lucha contra narcotraficantes. Pese a que aportan un cierto dinamismo con sus propias líneas argumentales y misiones, pecan de una nula diferenciación en lo jugable y falta de calado.

Shakedown: Hawaii

Incidiendo en su jugabilidad, nuevamente estamos antes un juego de mundo abierto en donde la comparación con Grand Theft Auto es más que razonable. Pero más allá de sus puntos en común, tiene la suficiente personalidad como para diferenciarse y hacerse sentir como algo completamente diferente.

Paralelamente a su modo historia, tienes la posibilidad de lanzarte a este peculiar mundo con absoluta libertad, sin limitación de dinero, o repetir misiones.

The island is yours

La principal novedad y elemento diferenciador respecto a Retro City Rampage, más allá de su notable apartado visual, se encuentra en el mundo de los negocios. Su más de un centenar de misiones principales te llevan de un punto a otro para expandirte, ya sea adquiriendo nuevos establecimientos, extorsionando o eliminando a la competencia. En todas siempre vas directo a la acción, no hay diálogos ni rodeos innecesarios para alargar artificialmente la duración.

Shakedown: Hawaii

Conducir, disparar y avanzar arrasando con todo cuanto te rodea funciona bien, pero lo que hace realmente adictivo a Shakedown: Hawaii es la gestión de los negocios. Al margen de su historia los días avanzan y con su transcurso estos te generan beneficios. De misma manera, puedes hacerte con bonificadores y aplicarlos en ellos para incrementar notablemente el dinero producido. Además, también puedes ofrecer protección a otros comercios a cambio de dinero, aunque para ello antes tienes que «convencerlos».

La cosa no queda aquí, pues además de coleccionables no faltan algunos alocados minijuegos y desafíos arcade que añaden más variedad y horas. Estos últimos son los más remarcables, tocando desatar el caos en la ciudad con diferentes objetivos, como conseguir recolectar la mayor cantidad dinero posible o saltar más distancia a través de las explosiones.

Por otro lado, su banda sonora supone un gran acierto y toque de calidad. Matt Creamer es el responsable de la misma, regalando algunas composiciones synthwave con estilo chiptune realmente espléndidas. Mientras que su diseño y apartado visual es igualmente remarcable, haciéndose palpable los detalles y el mimo con el que está hecho.

Shakedown: Hawaii

Aloha!

Más allá de la variedad de armas y vehículos, las opciones de personalización están también presentes, pudiendo cambiar el aspecto a nuestro gusto. Pero además de nuevos peinados y atuendos, existen varios filtros que le dan un toque especial, pudiendo terminar de hacer que luzca como un juego de la época a la que evoca.

La diversión queda completamente asegurada en Shakedown: Hawaii, ofreciendo más y mejor que en su predecesor, tarea que desde luego no es baladí. Si te divertiste con él o te atrae lo más mínimo la propuesta, no dudes en darle la oportunidad que se merece. Por el camino ha quedado la oportunidad de terminar de darle un mayor giro de tuerca, como podría haber sido añadir la posibilidad de incorporar a un segundo jugador, por ejemplo. Con todo ello, se trata de una apuesta notable que garantiza diversión para rato y de la que una vez completada ya solo nos queda preguntarnos por lo que Brian Provinciano puede ofrecernos tras esto.

Resumen
Conviértete en un empresario de éxito gestionando de la forma más alocada tus negocios en Shakedown: Hawaii. Todo ello con un agradable aroma a 16 bits.
8
Notable
Escrito por
Player, amiibo de mis amiibo y miembro 1999 del club de fans de John Boy.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Wences A. Machado hace 4 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.