Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Deru - The Art of Cooperation

Análisis de Deru - The Art of Cooperation

Nintendo Switch está recibiendo cada vez más y más juegos, algo positivo en parte, pero por desgracia es algo que también hace que algunos lanzamientos pasen muy discretamente por la tienda digital. Es por ello que hay que arriesgar, innovar y, sobre todo, saber venderse. Deru es un juego que busca ofrecer puzles un poco diferentes para uno o dos jugadores con un objetivo claro, la cooperación.

Black or White – Deru

En la “piel” de dos triángulos, uno blanco y otro negro, nos pondremos a recorrer setenta niveles divididos en cinco mundos en los que el objetivo es que ambos polígonos lleguen hasta un lugar que les espera con su forma. Obviamente la cosa no será sencilla y, pese a que en el inicio los primeros niveles serán una especie de tutorial progresivo, luego tendremos que darle mucho al coco para superarlos mejor.

La idea es simple, el triángulo blanco es capaz de bloquear las corrientes negras, y el negro las blancas. De esta forma tendremos que lograr la sencuencia óptima para que ambos puedan llegar al lugar al que les corresponde. Si jugamos en solitario podremos usar los dos sticks de forma simultánea, aunque la idea de jugar en cooperativo con un amigo hace que la experiencia tanto dentro como fuera de la pantalla sea indudablemente superior.

Comparte Joy-Con y disfruta el doble

El principal halago para Deru está en que evita que los niveles se hagan muy repetitivos. La premisa tiene sus limitaciones obviamente, pero el juego sabe demostrar que con poco se puede hacer mucho, obligándonos a pensar y cooperar constantemente (o a tener una súper mente si se juega solo). Eso sí, es una experiencia que es muy recomendable jugar en varios momentos distintos, ya que sesiones muy largas pueden saturarnos un poco mentalmente. De cualquier manera, hay contenido para rato y, salvo que seamos muy avispados, tardaremos en dar con la solución en todos los niveles empezando desde el cuarto.

La simpleza es una de las características de este título, no solo en protagonistas, sino en elementos en pantalla. Con el fin de que todo lo negro y blanco se vea apropiadamente, en el fondo tendremos colores sin mucha intensidad haciendo formas para que así cada nivel se sienta distinto y más trabajado. La música por su parte es muy de ambiente, y podríamos decir que a veces incluso relajante (aunque luego acabaremos frustrados para encontrar una solución). Todos los demás elementos del menú también buscan la sencillez, y la verdad es que gracias a ello no hay cargas para salir, seleccionar un nivel y, lo más importante, reiniciar un nivel en caso de que hayamos llegado a una situación en la que no haya vuelta atrás.

Deru – The Art of Cooperation es un título muy zen, pero que pondrá a prueba nuestra paciencia, en el buen sentido. Quizás le falte algún modo un poco distinto para aportar mayor variedad, pero tiene contenido suficiente para tenernos varias horas (la duración depende muchísimo de nuestra visión e ingenio) ante unos puzles que nos harán amar u odiar lo blanco y negro – y es posible que incluso caigamos víctimas de algún que otro truco óptico.

Resumen
Puzles en dos colores para dos jugadores.
7
Bueno
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 1 semana, 6 días.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.