Seguir
Portada » Análisis » Análisis de PGA TOUR 2K21

Análisis de PGA TOUR 2K21

HB Studios se ha aliado de nuevo con 2K Games para llevar su serie The Golf Club a cotas más altas, o eso esperábamos, sin embargo y pese a que es un gran juego de golf, PGA TOUR 2K21 no se aleja apenas de los trabajos anteriores del estudio (de por sí buenos) y, en cierta manera, desaprovecha una vez más la licencia con decisiones técnicas y de contenido cuando menos reprobables.

Cerca del green

El PGA Tour, el principal circuito estadounidense de golf profesional masculino, vuelve al título del juego, algo que no será baladí ya que contaremos con una docena de golfistas reales, más muchos más inventados, así como con 15 campos recreados casi al milímetro con sus búnkeres de arena, zonas de agua, de hierba alta y todo lo que podáis esperar de un juego de estas características, incluidas marcas de ropa y accesorios, dos elementos que formarán parte , o así lo pretende el estudio, de la duración del juego.

PGA TOUR 2K21 es, a los mandos, una delicia. Uno de los juegos más completos a la hora de plasmar este deporte pero también uno de los más accesibles, algo que consigue gracias a sus múltiples opciones de personalización donde se incluirán detalles como la fuerza media del viento o qué índice de rozamiento tendrá la hierba con la bola. Igual para determinar el nivel de los rivales, donde incluso, en un torneo, elegir qué tanto por ciento puede separar al mejor de estos del peor, por si queremos que haya quien nos ponga las cosas duras pero no quedar en lo más bajo de la tabla.

Sin embargo, buena parte de estas buenas sensaciones, también cuando hacemos swing, que no lo hemos dicho, pudiendo elegir dónde golpear la bola, con qué ángulo y fuerza y todo lo que se os ocurra, se van un poco al búnker al hablar de modos y sobre todo de golfistas. PGA TOUR 2K21 ha tomado la incomprensible decisión de dejarnos manejar únicamente al personaje que nosotros hayamos creado (con un editor completísimo), y no es porque no haya más modelos hechos, hasta veremos a Sergio García cuando compitamos contra él, por lo que es aún más difícil de entender. Eso sí, para nuestro avatar contamos con innumerables elementos estéticos como pantalones, gorras, camisetas, zapatillas… y todos ellos son de marcas reales, de hecho, estas harán las veces de sponsors en el modo PGA Tour permitiéndonos así, además de ganar dinero, acceder a objetos exclusivos; conseguirlo todo por pura estética será, o eso pretenden, lo que nos haga seguir jugando, además de la pura diversión. También podremos elegir qué palos llevar en nuestra bolsa y todos ellos tendrán características diferentes, pero nos habría gustado más que llevar uno u otro se dejara notar más ya sobre el césped. Igualmente, si desactivamos ciertas ayudas si es posible que sintamos algo más qué palo llevamos ahora.

Y con los modos pasa otro tanto. PGA Tour, en el que empezaremos desde abajo hasta convertirnos en el número uno, Jugar ya, para partidos locales y en línea contra otros oponentes humanos o manejados por la CPU (o fantasmas de otros usuarios), Sociedades, solo en línea claro está, donde jugaremos temporadas personalizadas junto a otros miembros de nuestro equipo, Entrenamiento, para conocer o repasar conceptos básicos y avanzados, muy recomendable, y Diseñador, donde crear con una potente y sencilla herramienta nuestros propios campos y compartirlos, además de descargar los de otros usuarios. Como veis, pocos alardes aquí más allá del editor de campos, aunque claro, aquí hemos venido a jugar y a hacerlo en serio además, y en este sentido no podemos tener demasiadas quejas.

Donde sí podemos encontrarlas es en el hecho de que 2K Games cada vez se emperra más en que estemos conectados a sus servidores y en que aceptemos sus acuerdos de licencia (te lo pide siempre, algo no está bien ahí). Si no conectamos a la red de redes, olvídate de la mitad del juego, o más, porque ni siquiera podremos disputar su modo estrella para un jugador, el propio PGA Tour. No, no es una broma. Y si jugamos un partido local o lo que nos deje, tampoco recibiremos puntos para adquirir ropa o palos nuevos. Cuando les dé por cerrar servidores en 2 o 3 años, adiós PGA TOUR 2K21. Ni hablar de jugar en el campo o en la playa, claro está, eso desde ya.

Esta es, junto a su más que discreto apartado visual (he visto juegos de PC de golf con más de una década más cuidados y para colmo en Switch no hay ni público) y el hecho de que nunca sintamos que nuestro jugador crece con nosotros, porque no lo hace, la pega fundamental de un título mimado en lo jugable, lo cual es muy de agradecer, pero parco y con decisiones inapropiadas en lo que le rodea.

Resumen
Le faltan opciones offline, modos en general y sobre todo sentir que nuestro jugador progresa con nosotros, pero por lo demás es un gran juego de golf.
7
Bueno
Escrito por
Señor Bichos para ti.

¿Te ha gustado?

0 1
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Marcos Catalán hace 3 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.