Portada » Análisis » Análisis de Override 2: Super Mech League

Análisis de Override 2: Super Mech League

El primer Override, sin ser nada del otro mundo, destacaba con una propuesta donde cada integrante, si es que éramos varios, manejaba una parte del cuerpo de unos gigantescos robots. Override 2: Super Mech League sin embargo se centra en combates en grandes arenas en 3D más clásicos y sin un ápice de gracia, enterrando así lo poco salvable de su predecesor.

A lo bestia

Como si de una producción del género kaiju se tratara, ya sabéis, esas de monstruos gigantes como Godzilla o Pacific Rim, manejaremos a gigantescos robots, más grandes que edificios, en arenas en 3D donde buena parte del escenario será rompible. Usados en otro tiempo para defendernos de colosales monstruos, su uso ahora es meramente como entretenimiento, por lo que se han creado unas ligas en las que para poder participar tendremos que contar con patrocinio. Básicamente ese es el núcleo de Override 2, un título que ha variado su control respecto a su predecesor ganando así en accesibilidad pero perdiendo en originalidad y complejidad.

Pensado para jugar en compañía, tanto local como especialmente en línea, en Override 2 disputaremos combates desde 1 vs 1 hasta todos contra todos con 4 robots pegándose en unas arenas mucho menos amplias de lo que nos hubiera gustado. Los personajes son grandes y los 20 personajes disponibles están muy bien diseñados (más si nos hacemos con el DLC de Megaman), pero la cercana cámara nos jugará mala pasada tras mala pasada, sobre todo si tenemos en cuenta que moverse por el escenario es esencial. En estos, donde también echamos de menos más zonas urbanas, pelearemos igual con todos los mechas, quienes, eso sí, tienes variantes en cuanto a peso, velocidad, potencia… Cada botón será una acción bien diferenciada y combinándolos habrá acciones especiales más una superespecial cuya barra rellenaremos estando un tiempo en un lugar determinado. Como decíamos, hay que moverse, tanto para cargar este ataque como para recoger armas bastante variadas o para esquivar peligros del escenario, por ejemplo lava. El problema es que el manejo está en tierra de nadie. En Override se notaba que eran unas máquinas pesadas, ahora no, son más ágiles, pero no lo suficiente. Saltan, pero de aquella manera, corren, pero a su ritmo, y siempre nos parecerá poco, o no todo lo que debería ser hablando de un arma de tales proporciones. Una sensación que acrecientan unas arenas insípidas y poco imaginativas. Las hay no obstante que no están mal, pero desgraciadamente no son la norma.

Donde sí mejora este Override 2 es en la personalización de todos y cada uno de sus mechas, de hecho, pareciera que esa es la gracia del juego. Hay decenas de accesorios estéticos, pues no mejoran en nada, y algunos son sumamente llamativos. Coleccionarlos todos será lo que realmente nos motive a llegar a lo más alto de las ligas mayores, donde ya sí elegiremos con qué mecha jugar (en el tutorial y ligas inferiores son por defecto). A mejor patrocinador, más dinero si cumplimos el objetivo de puesto así como otros que otorgan un plus de variedad a unos combates por otro lado monótonos. Pueden pedirnos hacer varios agarres, no saltar, encadenar un número de golpes seguidos… Multitud de objetivos que cumpliremos fácilmente contra una CPU nada esmerada y a la que habremos de recurrir casi en cada partida dado que las salas online no están excesivamente pobladas; una lástima porque solo contra otro contrincante humano, u otros, es donde realmente puede llegar a disfrutarse el título.

Haciendo una pequeña parada en la parte técnica, si bien los diseños de los personajes está muy conseguido, gráficamente el juego aprueba por los pelos. En Nintendo Switch además se ha optado por ir bajando parámetros hasta que el Unreal Engine ha funcionado bien y listo, por lo que lo veréis algo borroso ya sea en dock o en portátil. Se puede jugar perfectamente, pero no se ha puesto empeño en optimizarlo para la máquina. La música pasa también desapercibida la mayor parte del tiempo, pero tampoco molesta cuando la oímos entre golpe y golpe. Los efectos de sonido parecen haberse cuidado algo más.

En definitiva, Override 2 es un juego para verdaderos fanes del género kaiju y ha perdido algo de originalidad si lo comparamos con la primera parte. Tiene pocos modos pero los justos, donde siempre eso sí es mejor jugar acompañado. Tampoco es que haga mal lo que hace, pero es un juego donde no haces más que pensar en que ojalá aquí hubieran puesto más empeño, o aquí, o allí.

Resumen
Override 2 quiere asemejarse más a otros brawler pero pierde su esencia por el camino. Tiene pocos modos, aunque los justos, y se basa demasiado en el juego en línea y en los coleccionables.
6
Justo
Escrito por
Señor Bichos para ti.

¿Te ha gustado?

0 0
Suscribir
Notificar de
guest
Por favor, no introduzcas nombres reales. Los nombre reales completos serán eliminados.
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x