Mucho y bueno, pero mejorable.

Regresa la saga Mario Party con un compendio de sus, a priori, 100 mejores minijuegos, extraídos de las 10 entregas aparecidas en sobremesa en estos casi 20 años de historia.

De celebración

Mario Party: The Top 100 parte de una premisa muy clara: brindarnos los 100 mejores videojuegos de la longeva y archiconocida saga y lo hace de una forma clara y directa, quizás demasiado, ya que ahora el clásico tablero prácticamente ha desaparecido y lo más parecido será el modo Duelo de minijuegos, pero ya entraremos a detallar los modos más adelante.

Siguiendo con los minijuegos, la elección de los mismos es muy buena, la criba parece haberse realizado concienzudamente, pero hay minijuegos que no son nada del otro mundo y duran un par de segundos y también echamos en falta otros tantos, pero claro, eso dependerá del gusto de cada uno.

Lo que no se puede negar es que la idea es, cuando menos, tentadora.

Desde que la saga viera la luz hace ahora 19 años -el 18 de diciembre del 98 salió la primera parte en Japón- Mario, junto a sus amigos, no han dejado de traer su fiesta a todas y cada una de las consolas de Nintendo, brillando con especial intensidad en sobremesa, aunque las portátiles también han contado con sus respectivas entregas, siempre por debajo de las versiones para sus hermanas mayores, hasta ahora.

Porque Mario Party: The Top 100 ha cumplido con su cometido, que no es otro que celebrar con los jugadores tantos años de fidelidad, pero cuenta con varias carencias o con decisiones no del todo acertadas que pueden echar para atrás a más de uno, sobre todo si sois fans especialmente de las entregas de Nintendo 64 y GameCube.

Minijuegos para todos

Los Mario Party van de minijuegos, casi micro juegos muchas veces, donde lo normal será competir contra otros 3 participantes pero a veces tendremos que formar equipo con uno de ellos o incluso hallaremos enfrentamientos de 3 contra 1.

Todo eso está aquí y los juegos escogidos son, en su mayoría, los mejores de cada entrega, por eso veremos pocos juegos de Mario Party 10, afortunadamente.

Por ponerle alguna pega a esta colección, quizás hay demasiados juegos de los de machacar el botón y también de los de puro azar, pero claro, tampoco podían faltar, siempre habrá a quien le gusten.

Para compensar esto, hay varios minijuegos, 3 en concreto, que cuentan con un modo llamado puzle infinito donde jugaremos hasta donde nuestra habilidad nos lo permita, como en una especie de Dr. Mario y similares. Estos puzles, junto a otros llamados especiales, son sin duda los mejores para jugar solo, pero también son los más escasos; normal dada la naturaleza fiestera del título, por otra parte.

En cuanto a las demás pruebas, todas se han adaptado en lo visual y controles a los tiempos modernos, por lo que el conjunto es muy robusto y ninguno se siente antiguo. Incluso los juegos de Mario Party 7 que usaban el micrófono se han adaptado aquí, soplando a la consola en lugar de hablándole. Muchos otros, como los de Wii, han sustituido el control por movimiento por la pantalla táctil, y así con cada entrega.

Una función que nos ha gustado mucho es que podemos añadir un juego a nuestros favoritos desde prácticamente cualquier modo con tan solo pulsar un botón, y hay unos cuantos modos como ahora veremos, aunque dejarán que desear a los más puristas.

En modo ahorro

Mario Party: The Top 100 tiene muchos juegos pero no los tiene bien repartidos. Empezamos con unos 50 desbloqueados de inicio y el resto tenemos que ir desbloqueándolos en el modo 1 jugador que aquí se ha llamado Islas de los minijuegos. Como su nombre indica, iremos de isla en isla, bien tematizadas, superando todos y cada uno de los juegos que componen el título. Si pasamos la prueba satisfactoriamente, podremos entrar en ese minijuego cuando queramos y en el modo que queramos. Si quedamos últimos, perderemos una vida, pero es algo que no ocurrirá con frecuencia ya que, de los 3 niveles de dificultad iniciales de la CPU, ni siquiera el último será realmente muy difícil, como así se llama. Por cierto, aquí también ganaremos estrellas -3 por juego si quedamos primeros-, y cada cierto número conseguiremos una caja de juegos que usaremos más adelante. Si conseguimos 300, podremos elegir una nueva dificultad para la CPU, experto.

Pasamos a Duelo de minijuegos, lo más parecido a un tablero tradicional de Mario Party. La pega aquí es que hay un único escenario, poco inspirado y pequeño.

Nuestro objetivo será conseguir más globos estrellas que nadie -valen 10 monedas cada uno-, para lo que deberemos lanzar el dado y avanzar por casillas obteniendo tan ansiadas monedas y objetos que nos proporcionarán ventaja sobre nuestros rivales.

Parecido a un tablero de los de toda la vida pero sin ningún objetivo concreto, con pocos cruces y con un alto grado de aleatoriedad que acaba por resultar injusto muchas veces.

Aun así, si le cogéis el gusto, es el modo más largo y hasta los menos duchos tienen oportunidad de ganar la partida, la cual por cierto puede durar entre 10 y 50 turnos, a vuestra elección.

El siguiente en discordia es El mejor de la serie, donde, como su nombre indica, habrá que sumar más victorias que nadie en series de 3 o 5 minijuegos. Y aquí es donde entran en juego las cajas de minijuegos conseguidas en Islas de los minijuegos. Las hay de todos tipos, caja Nintendo 64, caja Wii y Wii U, caja marítima, caja 1 contra 3… y, como ya habréis supuesto, englobará los juegos por temática.

Pasamos así a Decatlón y Medio decatlón, donde ahora no contarán solo las victorias, sino también los puntos.

En cada prueba, si lo hacemos perfecto, conseguiremos 1000 puntos -muy, muy difícil esto-, y de ahí para abajo. Lo que supone que habrá juegos que ganemos pero solo consigamos, por ejemplo, 300 puntos, y otros que aun quedando terceros saquemos mayor puntuación.

Si jugáis solos no tiene mucha gracia, pero como deis con rivales humanos y competitivos la cosa se pondrá sumamente interesante.

La gran pega es que son siempre los mismos 10 y 5 minijuegos respectivamente, así que dominarlos a la perfección -y aburrirse de ellos- será cuestión de unas pocas partidas.

Llegamos así al modo 100 minijuegos donde poder elegir libremente el juego en el que queramos participar. Tiene varias opciones de ordenación, pudiendo elegir si filtrar los resultados por el tipo de enfrentamiento -todos contra todos, 1 contra 3 o dos contra 2-, por consola, género o si mostrar solo los marcados como favoritos.

Y, ahora sí, llegamos a la razón de ser de este Mario Party: The Top 100 en Nintendo 3DS: el modo Todos juegan.

Con tan solo una tarjeta de juego, hasta 4 personas, con sus respectivas consolas, claro, pueden jugar a todos y cada uno de los modos y minijuegos y elegir a todos los personajes disponibles, que por cierto son Mario, Luigi, Peach, Daisy, Wario, Waluigi, Yoshi y Estela.

Es una gozada poder disfrutar así de este título y además se antoja como la mejor excusa para Nintendo para haber elegido 3DS y no Switch para recibirlo.

Fin de la partida

Pese a sus buenas intenciones, Mario Party: The Top 100 tiene muchas decisiones cuestionables.

En primer lugar, los propios minijuegos, no porque la elección sea mala, de hecho, es sensacional, sino por no haber incluido ni un triste juego nuevo. Por lo menos han sido consecuentes y han sabido dar más protagonismo a las máquinas que más se lo merecían.

Por otra parte, el plantel de personajes es ridículamente pequeño y lo que es peor, no habrá forma de agrandarlo, algo que es todavía más incomprensible cuando vemos que Toad, Toadette, Donkey Kong, Bowser o Koopa tienen sus modelos 3D en el juego, algunos incluso serán rivales nuestros en el modo para 1 jugador.

Luego y pese a contar con el sensacional modo Todos juegan, no hay ni rastro del tan demandado modo online. Es cierto que la gracia de todo Mario Party es jugar cara a cara, pero no es menos cierto que los tiempos han evolucionado y los jugadores se han acostumbrado a estas experiencias a distancia y muchos las valoran muy positivamente.

Tampoco podemos olvidarnos de la oportunidad perdida de haber profundizado más en las descripciones de cada juego que podemos leer en el apartado de los coleccionables. Anécdotas, curiosidades, infografía… No es demasiado pedir para un producto que se jacta de ser la celebración a casi 20 años de existencia y que se conforma con mostrarnos un par de líneas para cada título.

Y para terminar, los modos. Que no haya un tablero como lo conocemos, sienta mal, pero vaya, pase, pero que lo más cercano sea Duelo de minijuegos y este sea tan sumamente paupérrimo en cuanto a variedad de escenarios y tenga un ritmo de juego tan plano, eso sí que no hay por dónde cogerlo.

Quizás en Nintendo Switch

No acabamos de comprender muy bien por qué este juego ha salido en Nintendo 3DS y no en Nintendo Switch. Quizás haya sido por alargar un poco más la vida de la portátil, por no tener que trabajar tanto el apartado visual -que está muy cuidado, de hecho-, o por estar reservando los nuevos minijuegos para una más que previsible entrega de Nintendo Switch. Sea como fuere, Nintendo 3DS ha recibido una colección fantástica de una saga que ya adolece con claros síntomas de agotamiento.

Quién sabe, puede que con los Joy-Con y la pantalla multitáctil de Nintendo Switch la saga pueda recuperar su solera, mientras tanto, The Top 100 es una buena opción para recordar los buenos ratos que Mario y sus amigos nos han hecho pasar todos estos años. Pero podía haber sido muchísimo mejor.

Comentarios
  1. 1.
    En serio no se que hace Nintendo con Mario Party... no podemos volver a los inicios de la saga? El otro día, sin ir mas lejos, puse el Mario Party 2 en mi 64 y casi lloro! Volvamos a las casillas rojas y azules, a cada jugador por separado (no hay nada peor que ir todos juntos como en Mario Party 10), a las injusticias de los fantasmas, a las casillas Bowser y a las interrogaciones que te hacían volver atrás y perder la estrella que estaba a un paso!
    No entiendo como algo tan grande como reunir 100 de los mejores minijuegos "Party" acaba en esto.