Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Dragon Quest Builders 2

Análisis de Dragon Quest Builders 2

De entre los esquejes que nos ha ofrecido Dragon Quest una de sus apuestas más peculiares es la que combina su universo con la construcción. Tras pasar la primera prueba de fuego y lograr convencernos de que estábamos ante una apuesta única e interesante y no de un Minecraft temático, le llega el turno a su secuela. Más de medio año ha pasado desde que se estrenase Dragon Quest Builders 2 en Japón, llegando ahora al resto del mundo. Una segunda parte para la cual Square Enix se ha aliado con Omega Force y que tiene por delante dos posibles caminos a tomar: limitarse a seguir la estela de su predecesor con un pocos contenidos más o dar un gran paso adelante.

Hacia la Isla del Despertar

Como ya ocurriese con Dragon Quest Builders, la historia vuelve a estar directamente conectada con la saga principal. Ahora esta se sitúa después de los acontecimientos ocurridos en Dragon Quest II.

Han pasado unos cuantos años desde que el malvado mago Hargon fuese derrotado por el trío de héroes encabezados por el descendiente del legendario Erdrick. En busca de venganza, ahora ha surgido un grupo denominado los Hijos de Hargon que, como parte de sus malvadas medidas para sembrar el caos, decide secuestrar a los constructores y así arrasar con todo a su paso con total libertad.

Nuestra o nuestro protagonista, ahora puedes escoger entre ambos, despierta por ello en un barco en mitad del mar como prisionera. No obstante, la situación acaba sufriendo un positivo revés y conseguimos escapar y llegar a la Isla del Despertar. Una vez allí la casualidad nos lleva a conocer a un misterioso chico que no recuerda su pasado, su nombre es Malroth – a los veteranos y conocedores de la saga seguramente les diga algo –. Él nos acompaña durante toda la aventura, protegiéndonos de todos los peligros a golpe de mazo y, junto a él, iremos progresando y mejorando nuestras dotes como constructores.

Dragon Quest Builders 2

Como ya puedes intuir, Dragon Quest Builders 2 no ofrece una base argumental realmente destacable que nos incite a avanzar per se, como sí ocurre en las entregas de la saga principal, pero sí que mejora respecto al anterior. Ahora esta gana un poco más de protagonismo y se convierte en un mayor y necesario hilo conductor.

Manos a la obra

Adentrándonos en la acción llega la hora de combatir la destrucción con la construcción. Algo que pasa por ayudar a varios personajes de diferentes islas a reconstruir sus hogares. Y es que, aunque no es la única actividad, el núcleo de Dragon Quest Builders 2 y sobre lo que gira toda la aventura se encuentra en ello.

Tu objetivo principal esta en levantar diferentes bases, las cuales disponen de un sistema de niveles. Conforme progresas no solo creces tú y tu recetario sino que también lo hacen los lugareños, quienes poco a poco rescatas y sumas a la base. Sin lugar a dudas, una inesperada y enorme ayuda. A cambio de este cálido hogar ellos arriman el hombro y participan en el día a día, teniendo que garantizar a cambio suficientes raciones de comida, camas y seguridad.

Dragon Quest Builders 2

Resulta muy divertido ver cómo durante el transcurso del día estos se organizan y van y vienen de un sitio a otro de la base, por ejemplo para regar las cosechas, ayudarte en las obras, comer o darse un baño. Destacar que de su bienestar depende precisamente también el crecimiento común, pues estos generan puntos con cada acción.

Pese a ello, no todo es un camino de rosas y son frecuente los ataques al campamento, momento en el que toca repeler a los enemigos. En relación con esto, el punto álgido de las bases está en cada vez que una de ellas goza del suficiente tamaño, pues llega el momento de asestarles un fuerte golpe a los Hijos de Hargon, quienes ven peligrar su misión con tu avance.

Es peligroso salir solo ahí fuera

Evidentemente, a la hora de realizar las diferentes construcciones vas a necesitar hacer un buen acopio de materiales. Constantemente tienes que salir a explorar en busca de más, algunos de ellos obtenidos al derrotar a algunos enemigos, los cuales ni que decir tiene que son viejos conocidos de la saga.

Dragon Quest Builders 2

En lo que respecta al combate, sigue siendo muy simple en Dragon Quest Builders 2, no esperes cambios al respecto. De este modo, este se basa en golpear en tiempo real a diestro y siniestro. La clave con ello radica en la elaboración de nuevas armas y equipamiento. Asimismo, los combates pierden algo de calado debido a la presencia de Malroth, quien golpea además con más fuerza que nosotros. Incluso los propios aldeanos también participan en alguna que otra ocasión, pudiendo quedarnos casi al margen algunas veces.

De forma paralela, también dispones de misiones secundarias, pequeños puzles y secretos a lo largo y ancho de su enorme mundo, aunque lo más interesante es la agricultura. Ahora cuentas con la posibilidad de gestionar tus propias cosechas, sin ofrecer apenas profundidad pero sí mucha diversión. La ganadería se queda desafortunadamente fuera, aunque la presencia de animales acaba siendo parcialmente cubierta con la incorporación a tu equipo de un perro.

Las formas de transporte son otros de los elementos gratamente mejorados, pues dispones de nuevas formas de hacerlo, como una capa que permite planear. Asimismo, la posibilidad de explorar las profundidades marinas suponen otro gran aliciente e incrementa la extensión de este ya vasto mundo.

Dragon Quest Builders 2

En líneas generales, Dragon Quest Builders 2 dispone de elementos y posibilidades que lo hacen mucho más fluido, permitiéndote ahorrar tiempo en algunas de las actividades más mecánicas.

Progresando en lo técnico

De todos las opciones que en su momento exigieron a su antecesor el más destacado es el multijugador. Ahora, en línea pueden jugar hasta cuatro jugadores, un añadido que dispara las posibilidades creativas. En el tintero se queda el cooperativo local, lo cual habría supuesto otra grata fuente de diversión.

Pasando a su apartado audiovisual, volvemos a encontrarnos con unos encantadores diseños, en especial los relativos a los personajes, obra de Akira Toriyama. No obstante, el vasto mundo abierto puede llegar a sentirse en ocasiones algo vacío, en especial al inicio de nuestra andadura cuando más limitadas son nuestras capacidades. La música por su parte es un aspecto que cumple a la perfección, volviendo a regalar melodías a la altura y fácilmente identificables.

Debido a su característico diseño no vas a encontrar una relevante diferencia gráfica respecto al primero, aunque no faltan mejoras en este sentido. Una de las más significativas se encuentra en su perspectiva en primera persona, la cual es todo un acierto.

Dragon Quest Builders 2

Por su parte, no cabe ninguna duda en que el juego ha sido correctamente optimizado en Nintendo Switch, sobre todo en lo que al modo portátil se refiere, aunque también es preciso puntualizar varios problemas. En especial el denominado pop-in que implica que algunos elementos se cargan a no mucha distancia nuestra y alguna que otra ralentización en momentos de saturación en la pantalla. Aunque en absoluto se tratan de limitaciones que le resten mucho al juego.

Un bloque más

Tras un inicio un poco lento, en especial para los que vienen de la anterior entrega, si algo puede decirse de Dragon Quest Builders 2 es que consigue atraparte. Puede que algunos de los elementos que han sido simplificados, como el combate, echen atrás a algunos jugadores, pero otros tantos verán en esto un grato punto a favor. Aquí se encuentra otro de los logros del juego y es que es mucho más universal. Cualquier jugador puede acercarse sin miedo alguno y acabar dedicándole muchas horas sin apenas darse cuenta.

Si con su primer entrega hablábamos de una fantástica combinación entre Dragon Quest y Minecraft, aquí la saga no solo suma la variable de los títulos de granjas sino que lo hace de manera realmente orgánica. La sensación de vida, tareas que hacer, gran cantidad de contenido y su progreso lo convierten en un grato sucesor. Una evolución que pese a que podría haber sido algo mayor o sustancial, lo es lo suficiente como para seguir divirtiendo a nuevos y viejos conocidos dando rienda suelta a su imaginación y ganar mayor identidad propia.

Resumen
Construye, cultiva, combate y cuida a tus vecinos en Dragon Quest Builders 2 para plantarle cara a la destrucción.
9
Genial
Escrito por
Player, amiibo de mis amiibo y miembro 1999 del club de fans de John Boy.

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Wences A. Machado hace 4 meses, 1 semana.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.