Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Nelly Cootalot - The Fowl Fleet

Análisis de Nelly Cootalot - The Fowl Fleet

Muchas son las aventura gráficas de la época de los 80 y 90, pero la dupla de Monkey Island fue para muchos jugadores de sus favoritas. Nelly Cootalot: The Fowl Fleet es un nuevo juego del género que se inspira en esa franquicia, pero que nace con una propuesta mucho más modesta. Ya hace unos años salió en móvil un pequeño título de este personaje que supuso un regalo de su autor para su novia, pero convenció a los jugadores y por ello la gente pidió más, lo que llevó a que se realizase una campaña de Kickstarter para crear esta nueva entrega, más grande y ambiciosa.

Nelly Cootalot y los pájaros perdidos

Nuestra aventura nos pone en la piel de Nelly, una pirata un tanto peculiar y heredera del legado de Barba Sangrienta, en la misión de conseguir el tesoro de su maestro antes de que lo haga el malvado pirata Barbancha, que busca hacerse con él gracias al control mental que ha ejercido sobre un ejército de patos y otras aves. Una historia tierna, pero con humor y momentos absurdos que sabe agradar a los seguidores del género y que, sin llegar a la magnificiencia de las obras de LucasArts, ofrece situaciones interesantes, puzles curiosos y guiños muy buenos.

El juego cuenta con textos en castellano y voces en inglés y alemán, que acompañan muy bien a la representación. La localización es bastante buena y muy propia de las expresiones de nuestro país, aunque hay un par de momentos en el desarrollo en el que dichos cambios no nos permiten precisar del todo el significado con doble sentido que la frase inglesa (que podemos oír) nos quiere transmitir. Esto es algo que en la mayoría de situaciones no importa, pero que si no estamos muy avispados, pueden dificultarnos la resolución de un puzle.

La historia se divide en tres grandes bloques o escenarios, y en cada uno de ellos tenemos un objetivo particular. Obviamente, la cosa no es tan sencilla y tenemos que recurrir a ciertos intercambios de objetos, resolución de puzles, hacer un poco de trampas y hablar con muchos personajes. En general la experiencia resulta algo sencilla (al no tener demasiados frentes abiertos en cualquier momento) dentro de su género, pero sin llegar a ser excesivamente fácil tampoco.

¿Point & Click?

La aventura de Nelly es bastante accesible, y si somos habituales a este tipo de juegos, no hay ninguna situación que nos resulte difícil o en la que nos perdamos demasiado. Hay un buen sistema de ayudas (opcionales) para recordarnos qué debemos hacer en cada momento, y en general la sensación de satisfacción al resolver un entuerto es alta. En total nos esperan unas 5 – 6 horas de juego y, aunque no es rejugable exactamente, tiene una opción para jugar y ver comentarios de los creadores durante la partida, haciendo así que una segunda vuelta pueda tener sentido para los más entusiastas y amigos de los detalles.

El control de Nelly es algo peculiar. Si jugamos en modo portátil, el control táctil responde bastante bien y es adecuado, con todo el abanico de opciones en nuesta mano. Sin embargo, jugar con botones es algo distinto, porque es un juego que abandona la idea tradicional de puntero. Disponemos de un botón para cada acción (inventario, mirar, usar/coger, marcar objetos interactuables) y el stick izquierdo para movernos «libremente», quedando así el stick derecho relegado al movimiento de un círculo que puede desplazarse entre elementos con los que se pueden hacer cosas para realizar la acción pertinente, algo que también podemos usar para movernos de una forma más similar al «point & click».

A nivel gráfico, los fondos de dibujo resultan interesantes, aunque los personajes y algún objeto al inicio pueden chocarnos un poco por su aspecto 3D, pero una vez nos acostumbramos encaja mejor de lo que pensamos incialmente. Los personajes son variados y carismáticos, y quizás algunas animaciones quedan repetitivas o simples, pero no es nada molesto ni grave. Además, el juego añade opciones para dislexia y anti-mareo, de modo que la fuente escogida y el movimiento de cámara resulten accesibles a más gente.

Nelly Cootalot: The Fowl Fleet es una propueta interesante, y más llamativa de lo que parece a simple vista. Las comparaciones son odiosas, pero la experiencia es divertida, entretenida y nos hace pasar un buen rato de aventuras, con una propuesta que tiene su toque de humor con cierto tono gamberro, pero envuelto en un mayor aire de justicia y ternura hacia sus personajes.

Resumen
Una aventura gráfica con puzles interesantes y un desarrollo bien planteado que satisface a los seguidores del género, y que es un buen título para iniciarse en el mismo.
8
Notable
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 3 meses.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.