Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Lost King's Lullaby

Análisis de Lost King's Lullaby

Hace una semana os traíamos las primeras impresiones de un videojuego que, desde el primer momento, nos entró por los ojos. Tras este período, hemos tenido la oportunidad de jugarlo en todo su esplendor y de pormenorizar tanto sus luces como sus sombras. Avance nos acerca este título impregnado de mitología celta sobre una chica que deberá salvar su reino de una terrible maldición. ¿Queréis saber cómo ha madurado nuestra opinión sobre Lost King’s Lullaby? Seguid leyendo.

Una estética al más puro estilo celta

Lo que sin duda más llama la atención del juego que tenemos entre manos es su arte. Se trata de un juego indie y, como tal, es necesario realizar su análisis acorde a este condición. Esto es, ¿qué ha sido capaz de crear el estudio con los recursos con los que contaba? Pues bien, cuenta con un apartado visual amable, con un diseño de personajes y una gama cromática que nos trasporta a otros mundos. Los propios creadores admitieron que una gran influencia a lo largo de todo el proceso de creación fue la película de animación El secreto del libro de Kells.

Todas estas influencias son visibles en absolutamente todos los elementos de los que se compone el juego: desde la espada de nuestra protagonista, Kiara, hasta los escenarios. Lost King’s Lullaby se desarrolla a lo largo del bosque de Banba, cuya tierra se ha visto sumida en una maldición. Solo Kiara tendrá el poder y el coraje de adentrarse en sus profundidades, donde la esperarán toda clase de criaturas.

Se trata, básicamente, de un juego al estilo rogue con tintes de RPG donde nuestra misión principal será la de completar mazmorras hasta llegar al jefe final. Estas últimas tendrán el aspecto de un bosque donde deberemos ir avanzando hasta completar, finalmente, toda la historia. Cuenta con un total de 18 enemigos y 3 jefes finales, todos ellos inspirados en la tradición celta.

Luchando contra las fuerzas del mal

Lo primero que tendremos que llevar a cabo al comenzar nuestra aventura es, por supuesto, el tutorial. Teniendo en cuenta que el juego en su totalidad no es en absoluto duradero, completarlo no nos llevará mucho tiempo. Las peleas con los enemigos se basan en un principio de evasión y ataque. Es decir, absolutamente todos se basan en esquivar obstáculos, algo que, en ocasiones, se volverá un ejercicio de auténtica técnica y concentración. También los ataques están fuertemente influenciados por la tradición celta, tanto en su estética como un su modus operandi.

Para combatir las estampidas enemigas, contaremos con tres herramientas. La primera nos permitirá congelar el movimiento del contrincante, algo muy útil si es la primera vez que nos enfrentamos a un enemigo. Esta opción ralentizará el patrón de movimiento para que sea más fácil asimilarlo y, por tanto, esquivarlo. La segunda herramienta es la de ataque, fundamental si queremos librarnos de una vez por todas de ese kelpi (criatura proveniente de la mitología celta que cuenta con cuerpo de toro y apariencia de perro) que nos trae por la calle de la amargura. La tercera y última es la de curar.

Si te caes, te levantas

Cabe mencionar que, tras vencer a un enemigo, este nos aportará plumas que podremos canjear por habilidades. Sin embargo, y esto es algo que puede desesperar a más de uno, no nos curamos al terminar una batalla. Es decir, más nos vale utilizar sabiamente esta última herramienta si no queremos palmarla al tercer enemigo que nos enfrentemos.

Esto adquiere mayor importancia cuando nos damos cuenta de que, si morimos, deberemos comenzar la mazmorra de nuevo. Existen tres zonas en total, por lo que, si nos debilitamos en una de ellas luchando contra el jefe final, deberemos empezar toda esa zona desde el principio. Sí, es una lógica algo desesperante pero que también le aporta algo más de minutos al juego que, de otra forma, se quedaría bastante corto.

Para hacer la experiencia más interesante, el mapa que se utiliza es procedimental, es decir, cada vez que nuestra heroína se adentre en el bosque, la localización de los enemigos será distinta. Esta aleatoriedad propone al jugador que cada partida sea realmente distinta, lo que nos obligará a explorar Banba de cabo a rabo. También habrá cofres (¡cómo no!) a lo largo de todo el recorrido, así que os invito a perderos por los rincones del reino.

Sí, vale, hay enemigos. ¿Y qué mas?

Lost King’s Lullaby está concebido para tratarse de un cuento, algo que, sin duda, agradará a los más pequeños. Sin embargo, ¿será esto suficiente para satisfacer a jugadores de corte más adulto? A lo largo de nuestro recorrido, iremos desbloqueando partes de la historia que luego podremos ir leyendo cuando nos plazca. Además, contamos con un árbol de habilidades que nos ayudará a derrotar a nuestro enemigos de una manera más efectiva. Y poco más.

Estamos ante un título modesto, sencillo, que puede llegar a enganchar en ciertos momentos y a frustrarnos en muchos otros. ¿El gran inconveniente? Su durabilidad. Si somos un poco habilidosos, habremos finiquitado el juego en poco más de 3 horas. Por supuesto, siempre podremos volver a los bosques de Banba para desafiar nuestra rapidez mental y mecánica; sin embargo, ¿hasta qué punto esto supone un reto que nos haga volver a cargarlo en nuestras consolas? Por otro lado, es indudable que cuenta con un apartado artístico bellísimo que hará las delicias de todo aquel que sepa apreciarlo.

Podréis descubrirlo vosotros mismos a partir del 25 de abril en Nintendo Switch.

Resumen
Lost King's Lullaby tiene grandes ideas e imaginativos puzles que, sin embargo, se ven lastrados por una duración tremendamente escasa que además no da lugar a rejugabilidad alguna. Sin embargo, eso no empaña un apartado artístico de escándalo que adorna una original historia.
6
Justo

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Noelia González Ballesteros hace 4 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.