Portada » Análisis » Análisis de Triangle Strategy

Análisis de Triangle Strategy

Hace ya unos cuantos años de ello pero Square Enix, sin pretenderlo, puso su todavía Project Octopath Traveler como el espejo en el cual mirarse desde entonces para todos aquellos JRPG con corazón de 16 bits.

Aquel sobrecogedor aspecto visual, con su propia terminología, captó la atención de todos los amantes de lo retro, transportándonos a una época añorada y ubicándola en una entorno donde el foto realismo es casi tangible a nivel técnico.

EL TURNO DE SRPG

Así, tomando ese 2DHD y el calor de los jugadores de todo el mundo Triangle Strategy, más allá de poseer el peor nombre que hemos escuchado en años, trae de vuelta un género que brilló especialmente en portátiles hace ya un tiempo para demostrar que todavía hay espacio para ellos.

Serinoa es el héroe de la aventura, heredero directo de la casa Wolfort en un agrio momento donde el continente de Norselia ve como sus tres grandes reinos están apunto de acabar con su periodo de paz tras una gran guerra sufrida diez años atrás.

Bajo esta premisa, nos encontramos un título producido por Tomoya Asano que si bien ofrece puntos comunes con sus más recientes obras (Octopath Traveler, Bravely Default) intenta mostrar un núcleo central donde la narrativa es mucho más importante que la estrategia.

Triangle Strategy

La historia es madura aunque no queda exenta de los tradicionales clichés

Y es que, con un estupendo doblaje tanto inglés como japonés, a elección, Triangle Strategy nos sumerge en un conflicto entre reinos, donde nuestro Sirenoa se encuentra en el centro de todo, y que se va desvelando, revolviendo y agitando a lo largo de más de 30 horas de juego. Cientos de personajes, algo que muchas veces puede desorientarnos, e historias secundarias que profundizan todavía más en los diferentes puntos de vista de ciertos bandos y ayudan a reclutar aliados….para después llegar al combate.

Es cierto que puede abrumar, y quizá es algo que muchos jugadores acusarán, la cantidad de tiempo que se invierte en el diálogo. Un historia adulta y relativamente compleja repleta de giros que pasa por encima del resto de apartados del producto hasta llegar al punto de ofrecer momentos de más de una hora de conversaciones entre batalla y batalla.

Es algo que el jugador debe conocer de antemano ya que se aleja bastante de otras propuestas más directas, aunque no menos cojas en su parte narrativa, y es que incluso por momentos no es necesario reincidir en ciertos comentarios, pausas o formas de contar todo. Algo que echamos en falta es la omisión de las ilustraciones de los personajes principales acompañando algunos eventos o en su presentación ya que ayudaría mucho a su identificación y puesta en escena, estando limitadas únicamente a su aparición en unos pocos menús.

La narrativa es el corazón del un juego que deja en un segundo plano unos combates que no se prodigan en exceso

Dicho esto, muchas veces el recurso utilizado de conversaciones cual 16 bits no llega a calar todo lo hondo que debería en algunos momentos, por dramatismo y cercanía, pero se desenvuelve bien y funciona no sin alejarse, todo sea dicho de los clásicos clichés. Y es se pueden radiografiar de un simple vistazo, o tras leer un par de líneas, el carácter y comportamiento de cada uno de los personajes que forman parte de la historia.

SIEMPRE EN COMPAÑÍA

Una vez en la batalla, estas se desarrollan por turnos dando prioridad a las estadísticas de velocidad de los personajes, indistintamente si pertenecen a nuestro equipo o al rival. Como es habitual en el género, y Triangle Strategy no iba a ser una excepción, cada una de las unidades posee un rango de movimiento y ataque particular, además de ser más o menos dados en ataque físico, defensa, magia, etc…

Triangle Strategy

Podemos girar y alejar la cámara a nuestro antojo para buscar el mejor ángulo

No hay sorpresas en las clases de los personajes pero sí hay algo fundamental y es la suma de experiencia de cada uno. Realizar acciones con cada unidad durante los combates hace que estas sumen experiencia, lo que permite subir de nivel y por tanto mejorar sus estadísticas previas e incluso adquirir nuevas habilidades en mitad de una batalla.

Dada la dificultad del título, si caemos en combate la experiencia obtenida se conserva haciendo que el próximo intento pueda resultarnos algo más llevadero. Por suerte, para los menos dichos o simplemente aquellos que prefieran disfrutar de la historia sin complicaciones encontramos hasta cuatro modos de dificultad pudiendo elegir entre ellos en cualquier momento. En cualquier caso siempre será recomendable organizar nuestras tropas para atacar en grupo si no queremos ser acribillados.

La verticalidad de los escenarios y su orografía lleva al inevitable uso de los favorables ataques desde una posición elevada, lo que hace que por ejemplo el ataque con arco no pueda realizarse cerca de un muro porque la flecha impactaría en él. Este tipo de situación que ya todos tenemos interiorizadas se suman al interesante efecto de las magias sobre el terreno.

De este modo si atacamos con una invocación de hielo en zona, el área impactada quedará congelada con daño pasivo a los rivales que estén sobre ella. Situación reversible con un ataque de fuego que deshaga el hielo convirtiéndolo en agua y resultando en un área propicia para un ataque eléctrico y deshacerse de unos cuantos enemigos al mismo tiempo.

La interacción de las magias con el terreno es un aspecto estratégico muy interesante

Son acciones naturales que se integran estupendamente bien y pueden ayudar o perjudicarnos como meternos en medio de un trigal completamente inflamable en el peor de los momentos.

Esto, sumado a las variaciones que se intentan ofrecer en los combates, nada que no hayamos visto, los convierte en algo muy satisfactorio en los niveles de dificultad más elevados tras ser superados… aunque no se prodiguen mucho.

HORA DE AVENTURAS

Entre tanto diálogo y algún que otro combate tenemos momentos para explorar. Secciones prefijadas en la historia que nos permiten conocer diferentes poblados o buscar los típicos puntos brillantes que ocultan objetos. Sin aportan mucho, sirven de preámbulo para ciertos momentos donde Serinoa someterá a votación de los integrantes del grupo qué camino tomar a través de la Balanza de la convicción.

Triangle Strategy

La balanza de la convicción: llega el momento de tomar decisiones

Para ello intentaremos convencerles, con hasta tres posibles opciones de diálogo, sobre qué debería elegir cada uno sabiendo de antemano sus propios ideales. Este sistema de elección es invisible para al jugador, dejando la postura de cada uno para el resultado de la votación, e incluso desbloqueando alguna opción sólo accesible al hablar por ejemplo con un NPC durante la parte de exploración.

Estas ramificaciones, muy puntuales a lo largo del juego, causan diferentes acontecimientos dejando el resto de caminos posibles para una segunda o tercera partida y así conocer todos devenires del conflicto entre los tres reinos. Incluso tendremos la opción de una nueva partida plus que ayuda a fortalecer ese factor rejugable.

Entretanto el campamento, siempre accesible, nos permite comerciar para comprar pociones, piedras mágicas o anillos que mejoren nuestras estadísticas. Por desgracia el dinero no es muy abundante y tendremos que pensar muy bien qué adquirir al estar al alcance de muy pocos.

Equilibrar todos sus fortalezas es difícil y es algo que Triangle Strategy no consigue

Aquí también encontramos un listado de combates opcionales que se irán desbloqueando a medida que progresemos en la historia para farmear y obtener algunos recursos adicionales.

Por último, tendremos la opción de mejorar las clases de nuestros personajes así como sus armas y habilidades aunque del mismo modo que ocurre con el dinero, los recursos necesarios impedirán que esta opción sea recurrente durante nuestra partida. Algo que sin duda podría estar mucho mejor desarrollado.

Triangle Strategy

Las zonas de exploración son muy escuetas y no aportan demasiado

BELLEZA CONSERVADORA

A pesar de contar con su afamado estilo visual, Triangle Strategy se vuelve demasiado conformista respecto a lo visto en Octopath Traveler. No se atreve siquiera a mostrar gamas cromáticas distintas o diferentes tratamientos de materiales o texturas. Así como unas animaciones de personajes que podrían dar más de sí. Dejando atrás aquellos descomunales sprites de los jefes finales que vimos en el mencionado RPG.

Obviamente es algo que no resta el trabajo que posee detrás el título, con una cantidad de texturas en pantalla digna de mención, con el destacado desenfoque en el fondo y los matices que este provoca con los brillos sobre el mar o los diferentes efectos de luces que tan frecuentes son.

Aún con el reducido tamaño de los escenarios, alzados sobre el mapa del mundo, no encontramos la fluidez de juego que nos gustaría en ciertos momentos aunque al tratarse por un juego de estrategia por turnos no afecte a la experiencia.

Su aspecto audiovisual demuestra trabajo y buen hacer

La falta de definición general contrasta con un diseño de interfaz muy nítido y perfilado que si bien se lee perfectamente en TV, se queda algo diminuto en portátil. Momento en el cual, por cierto, hubiésemos agradecido algunas funciones táctiles que vendrían de perlas en un título de este tipo.

Para redondear su apartado artístico, la banda sonora de este Triangle Strategy corre a cargo Akira Senju demostrando un trabajo que acompaña de forma ejemplar en todo momento pero sin llegar a deslumbrar ni resultar memorable. Los efectos de magias e impacto funcionan y es una lástima que no saquen provecho, para fortalecer más si cabe su apartado audiovisual, el uso de la vibración HD. Algo totalmente ausente durante las partidas relegado a momentos concretos como completar una misión.

No son muchos ni muy variados, pero los escenarios son muy bonitos

Resumen
Triangle Strategy ofrece sensaciones encontradas en su propuesta. Su inevitablemente atractivo estilo gráfico y su buen hacer general, aunque conservador, demuestran el cariño puesto en el producto. Por otro lado, su desequilibrado desarrollo podrá no contentar a los que busquen un SRPG puro, con un peso narrativo quizá excesivo, que hacen que su propia balanza se decante en exceso hacia uno de los lados.
Bueno
  • Batallas desafiantes y que funcionan
  • Historia madura con decisiones y ramificaciones
  • Buena banda sonora aunque no destaque especialmente
  • El estilo gráfico continúa siendo único…
Mal
  • …aunque menos aprovechado que en Octopath Traveler
  • Demasiada carga narrativa con inevitables clichés y personajes neutros
  • Zonas de exploración limitadas e innecesarias
  • Combates poco abundantes y sistema de clases mejorable
8
Notable
Escrito por
Jugador de corazón, amante del arte y enamorado del metal.

¿Te ha gustado?

0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no es necesaria. Los campos obligatorios están marcados *

Usted puede usar estos HTML Etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.