Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Metamorphosis

Análisis de Metamorphosis

No hay que pensar demasiado para percatarse de que Metamorphosis, del pequeño estudio polaco Ovid Works, bebe directamente de La Metamorfosis de Franz Kafka, desde el título hasta buena parte de su contenido. Por supuesto hay cambios, esto es un videojuego de plataformas y puzles, pero varios aspectos clave se han mantenido en esta suerte de adaptación que es más bien un homenaje al escritor checo y su obra.

Tierra de bichos

En Metamorphosis despertamos como el humano Gregor Samsa, quien se encuentra de visita en casa de su compañero Joseph. Sin embargo, pasarán solo unos minutos hasta que notemos que algo raro pasa y descubramos que nos hemos transformado en un insecto, más concretamente en un escarabajo. Sin embargo, esto no será algo que nos haga alucinar, ni mucho menos, y lo primero que trataremos de hacer será, además de intentar recuperar nuestro cuerpo habitual, el avisar a Joseph, quien además se acaba de ver involucrado en algún turbio asunto por el que dos inspectores han venido a detenerle, eso sí, no con demasiadas pruebas a tenor de lo que vemos desde nuestra nueva perspectiva.

Comienza así una aventura donde habrá tanto plataformas como puzles y multitud de diálogos con otros insectos, porque aquí, al contrario que en la obra original, el transformarse en uno es algo habitual e incluso se han organizado en pueblos y ciudades, todos bajo el paraguas de la organización Tower. Es precisamente a la sede central de esta organización a donde nos dirigiremos tras descubrir que, como en la vida real, la burocracia no funciona y el individualismo campa a sus anchas, incluso entre aquellos que son insectos como nosotros. Hay notas de existencialismo, claro, pero igual que con Kafka, no es el elemento relevante y así nos lo han querido hacer ver sus creadores con ingeniosas conversaciones que reflejaban la situación de posguerra de entonces pero que siguen muy vigentes a día de hoy y que no hacen sino que seamos más conscientes del egoísmo imperante en nuestra sociedad, que ha sabido trasladarse a un pequeño mundo ahora gigante a nuestros ojos.

Dejando de lado, todo lo que se puede en una obra como Metamorphosis, la corriente filosófica, lo que nos queda es un juego de plataformas y puzles bastante bien resuelto donde apenas se nota la inexperiencia del equipo. Se siente desde el primer momento como un producto muy mimado aunque, obviamente, no está exento de fallos y tiene margen de mejora en áreas importantes como, precisamente, los saltos y todo lo que les acompaña. Empezando por la perspectiva, a ras de suelo (somos el único insecto que va así en todo el juego, el resto caminan a dos patas), los saltos, aunque no están mal medidos, a veces fallan, aunque lo más preocupante es la falta de imaginación a la hora de jugar con los elementos caseros. Al final, las cuestas siempre serán lápices inclinados o reglas y las plataformas de salto cantos de libros y maderos rotos (en el mundo de los insectos). Se podían haber lucido aquí y solo han aprovechado nuestro reducido tamaño y lo gigante de los objetos en un par de zonas, como el gramófono y el proyector de cine (con personajazo incluido). Igual ocurre con cómo usaremos nuestros “poderes de insecto”, con los que solamente podremos pegarnos a superficies  verticales si antes nos hemos untado las patas de tinta o pegamento. Muy decepcionante que se haya pasado por alto un posible uso de alas, antenas y, por qué no, mandíbulas.

Luego están los puzles, muchas veces de la mano de las plataformas, y es que para poder seguir avanzando en estas habrá que resolver algún que otro acertijo, varios de ellos muy bien traídos. Al contrario que en títulos de mayor presupuesto, en ningún momento tenemos la sensación de ser un chico de los recados, algo a lo que ayudan unos diálogos muy pensados y que, pese a que Metamorphosis no dura demasiado (lo justo), nos dejan ver la evolución de Gregor y cómo su contenida desesperación va ganando terreno.

Se ha dejado de lado una exploración a la que el propio juego invita. Los escenarios son amplios aunque cerrados y tienen bastantes recovecos por descubrir, pero ni hay coleccionables (bueno, sí, solo de un tipo), ni nada que nos haga no ir por el camino marcado. Esa es quizás la mayor pega del título, el hecho de que todo esté tan prefijado, aunque un par de veces hemos tenido que deambular unos minutos, más por el diseño del nivel que por otra cosa.

Estos, los niveles, están bastante bien recreados, aunque una vez más lo pequeño, en este caso del presupuesto y del equipo (imaginamos), ha hecho que se den errores como caer a un vacío infinito o que haya elementos que aparecen de repente. También los personajes humanos podrían haber estado mejor modelados, o animados, pero cumplen y tienen ese tono semicaricaturesco pero adulto a la par que impregna todo en este Metamorphosis. Lo que más echaremos en falta durante toda la partida es ver más modelados de insectos, solo hay escarabajos y de una especie (parecen gorgojos), y la mayoría de ellos permanecen quietos en el mismo sitio. Un pequeño pero que arregla a todas luces su apartado sonoro. Los efectos de sonido son dignos de juegos de mayor calado, con diferentes sonidos para casi todo, la manera en la que hablamos convertidos en coleóptero es digna de estudio por lo bien resuelta que está y la banda sonora, pese a no ser demasiado elevada en número de temas, tiene alguna pieza para recordar, siempre casando con el tono general del juego.

Metamorphosis es por tanto una de esas experiencias novedosas que de vez en cuando salen y encima salen bien. Está subtitulado a nuestro idioma, la historia que cuenta está llena de matices, tiene un tono adulto escondido bajo un apartado gráfico desenfadado, las zonas de plataformas cumplen (con altibajos) y los puzles están bien pensados, aunque excesivamente guiados, para colmo está más cuidado que muchos AAA en cuestiones como efectos de sonido o variedad de situaciones, pero al acabarlo no es menos cierto que notaremos que nos ha faltado algo, poco, pero algo. Muy recomendable igualmente, sobre todo a aquellos que gusten de las nuevas IP y los juegos de corte independiente pero les pidan a estos últimos algo más que píxeles en 2D.

Resumen
Por momentos se le nota que está hecho por un equipo sin demasiada experiencia pero normalmente sorprende para bien, además los temas que trata, tan filosóficos, no están en absoluto reñidos con los puzles o las plataformas.
7
Bueno
Escrito por
Señor Bichos para ti.

¿Te ha gustado?

0 1
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Marcos Catalán hace 3 semanas, 6 días.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.