Portada » Análisis » Análisis de TOEM

Análisis de TOEM

Ahora que se va acabando el verano y nos hemos quedado con ganas de más, llega TOEM, de la desarrolladora Something We Made, a nuestras Nintendo Switch a tiempo para realizar un viaje más. Así que vete agarrando tu cámara de fotos que es hora de hacer turismo y enmarcar recuerdos por diferentes partes del mundo.

De turismo por el mundo

En TOEM somos un joven chico a punto de comenzar el viaje de su vida, con el objetivo de conocer el mundo que se encuentra más allá de su pueblo natal y, en especial, alcanzar la cima de una montaña en donde acontece un fenómeno único (y que da nombre al juego). Para ello emprendemos la aventura con nuestra cámara en mano para dar crédito de nuestra hazaña y, sobre todo, conseguir un pequeño gran recuerdo.

Nos encontramos en un mundo habitado por animales humanizados y representado en forma de diorama. El juego está compuesto de 5 niveles, cada una con una ambientación independiente. Así, vamos a recorrer un bosque, un puerto pesquero y otras localizaciones que os invitamos a descubrir por vosotros mismos ya que lo verdaderamente divertido del juego es explorar los escenarios y descubrir secreto y curiosidades. Además de satisfacer nuestra adicción coleccionista.

Aventurero y buena gente

Para poder viajar por el mundo de TOEM tenemos que acudir a la estación de bus de cada localización, en donde un simpático personaje nos regalará un viaje gratis en bus si conseguimos un determinado número de sellos en cada territorio. ¿Y cómo conseguimos estos sellos? Pues haciendo favores a los distintos personajes que habitan el lugar.

Estos favores, disfrazados de misiones, consisten siempre, siempre, siempre en fotografiar ciertos elementos o personajes de los escenarios que debemos buscar cual ¿Dónde está Wally?, o en descifrar recados cual acertijos para saber que elemento capturar con nuestra cámara de fotos. Es una gozada la exploración que permite el juego.

La transición de perspectiva desde la visión aérea a la primera persona que ofrece el modo foto es ágil e intuitiva, acostumbrándonos a usarla con comodidad al cabo de pocos minutos. Además de necesaria, ya que hay ciertos elementos que solo podemos ver a través de nuestra cámara de fotos.

Las opciones fotográficas que nos ofrece la cámara son varias: realizar zoom, posibilidad de quitar marcos faciales, modo selfie, una bocina para sorprender a nuestros objetivos e incluso un trípode para fotografiar infragantis desde la distancia.

Black & White. Fashion Style.

Artísticamente TOEM imita a los clásicos dibujos de animación de los años 40, de ahí que todo el juego esté en blanco y negro. Lejos de parecernos una mala decisión el no ponerle color a la aventura, nos ha encantado, ya que dota la experiencia de un encanto y una personalidad única. En lo sonoro también sucede lo mismo, contando con una gran cantidad de temas que invitan a ser silbadas.

En cuanto a la duración, y aunque TOEM sea un juego que invita a relajarte explorando, lo cierto es que los cinco niveles del juego se nos han quedado cortos. Y más teniendo en cuenta que su adictiva jugabilidad no nos ha permitido parar hasta superar todas las misiones posibles. Aún con todo, el juego nos ha regalado 6 horas de pura diversión que no reemplazaría por nada.

TOEM nos ha parecido un juego divertidísimo, superior a otras propuestas similares como A Short Hike. Su original propuesta jugable basada en sacar fotos como nunca antes se ha visto en el medio y ese estilo artístico con personalidad hacen de la experiencia un título más que interesante. Un juego que encantará a los amantes de la exploración.

8
Notable

¿Te ha gustado?

0 0
Subscribe
Notify of
guest
Por favor, no introduzcas nombres reales. Los nombre reales completos serán eliminados.
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x