Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Tharsis

Análisis de Tharsis

Os traemos el análisis de Tharsis, un juego de azar y estrategia desarrollado por Qubic Games en el cual tomamos el control de una tripulación de una nave espacial que debe sobrevivir en el espacio exterior. Propone una curiosa mezcla entre gestión de recursos y juego de dados, chocante en un principio pero con suficiente solidez como para despertar nuestra curiosidad.

Todo se arregla con dados de seis caras

Análisis de Tharsis

En Tharsis manejamos una tripulación compuesta por cuatro personajes distintos, cada uno con sus habilidades. Nuestra nave espacial está dividida en módulos, cada uno de los cuales permite activar un efecto beneficioso que ayuda a nuestro equipo. Sin embargo, estos módulos son constantemente atacados por el azar espacial y deben ser reparados si queremos que nuestra misión llegue a buen puerto.

Para todas estas acciones (usar la habilidad del personaje, usar la habilidad del módulo y reparar el módulo) empleamos la reserva de dados de cada personaje. De esta forma, cuando llegamos a un módulo lanzamos unos dados y podemos usar los resultados para cualquiera de estas tres acciones, o bien podemos invertirlos en investigación o reservar alguno de ellos si queremos tirar los dados, como si de póker de dados se tratara.

Análisis de Tharsis

El problema es que cuando los módulos están por reparar, presentan peligros. Estos peligros se representan con unos dados de colores. El naranja causa heridas, el azul bloquea el dado (por lo que no podemos volver a lanzarlo) y el morado lo hace desaparecer (lo que es peor todavía). Hay que tener cuidado, porque una mala tirada podría matar a nuestro personaje, así que abusar de volver a tirar no siempre es una buena opción.

Reparar o morir

No conviene dejar sin reparar los módulos, porque cada vez que un personaje lo atraviesa le causa una herida y, aparte, al final provoca un efecto negativo a toda la tripulación (lo que puede significar la muerte de algún personaje o incluso que la misión fracase). Por lo tanto, hay que decidir con sabiduría cómo, dónde y cuándo usar a nuestros personajes. Y, aun así, el azar es caprichoso y puede hacer que no consigamos superar esa ronda.

Una vez que realizamos una acción con cada personaje, se evalúan los daños causados por los módulos que quedan sin reparar y pasamos a dos cuadros de diálogo. En el primero tenemos que elegir entre dos opciones (cada una con un beneficio y un perjuicio concreto) y en el segundo podemos alimentar a nuestros personajes para que recuperen dados. La comida se consigue en uno de los módulos.

Análisis de Tharsis

Una vez hecho todo esto, se generan nuevos daños al azar en la nave y comienza una nueva ronda. Y así hasta que se acabe la misión, siendo los daños producidos cada vez más graves.

A medio camino entre el videojuego y el juego de mesa tradicional

Esta dinámica es curiosa, pero la asiduidad de los daños es tal que apenas deja espacio para emplear los módulos o las habilidades de los personajes. Rara vez, incluso en fácil, vas a llevar ociosamente a un personaje a un módulo sin daños para intentar hacer esa acción y siempre vas a buscar maneras de evitar la catástrofe. Esto fomenta dos cosas, por un lado el sentimiento de desesperación que realmente busca el juego, pero por otro que las dinámicas del propio juego no lleguen a explotarse de forma satisfactoria. Una de cal y otra de arena.

Realmente, la dinámica jugable es buena y entretenida, aunque el azar es demasiado prevalente. Ya lo sabíamos cuando lo comprábamos, pero aun así le sobra un poco de suerte y le falta que la estrategia sea más recompensada. Esta dinámica favorece partidas cortas, pero a la vez le resta interés a la larga. Sin duda, estoy seguro que este sistema, con unos pocos ajustes, podría servir para dar vida a una aventura mucho más satisfactoria.

Análisis de Tharsis

Análisis de Tharsis

Ese es otro problema, la odisea espacial en realidad no es especialmente atractiva, ni visualmente ni tampoco por trasfondo o narrativa. Le falta fuelle y no llega a calar del todo. Aparte, Tharsis está en inglés.

Análisis de Tharsis: Una pequeña odisea en el espacio

Quitando estas cosas, vuelvo a destacar que la idea detrás de la jugabilidad es buena, acerca este juego a los juegos de mesa y realmente me ha gustado. El problema es, por desgracia, todo lo demás. Por desgracia, no es especialmente barato como para despertar nuestra curiosidad, salvo rebaja puntual. Se trata de uno de esos títulos que, sin ser malos y a pesar de tener una propuesta original y satisfactoria, no llega a destacar ni calar especialmente. Así concluimos nuestro análisis de Tharsis, con la sensación de que este juego podría haber dado mucho más de sí.

5
Simple
Escrito por
Compositor, aficionado a los videojuegos y colaborador en Revogamers desde casi sus inicios. Mi tarea en la web es coordinar análisis, impresiones y artículos, así como ejercer de redactor y procurar que haya contenido todos los días.

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Arturo Albero hace 1 mes, 2 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.