Seguir
Portada » Análisis » Análisis de SteamWorld Quest: Hand of Gilgamech

Análisis de SteamWorld Quest: Hand of Gilgamech

Image & Form continúa ampliando el universo de SteamWorld, uno en el que las máquinas (de vapor) han sucedido a los humanos y pueblan todos los rincones de la galaxia, ¡hasta los cuentos de hadas! SteamWorld Quest: Hand of Gilgamech es un juego de cartas ambientado en este universo, con bastante que aportar a un género un tanto peculiar.

Combates con cartas perforadas

Primero de todo y como aviso: SteamWorld Quest: Hand of Gilgamech es un juego de cartas. Es decir, se trata de un RPG pero las acciones de combate se realizan mediante cartas perforadas (un guiño a cómo funcionaban los ordenadores más antiguos). Como precedente en Nintendo, tenemos la saga Baten Kaitos de Monolith Soft cuando estaba bajo las órdenes de Bandai Namco.

En cada turno tenemos que escoger tres cartas de nuestra mano o una carta objeto. Las cartas de nuestra mano son acciones de los personajes y su acceso es aleatorio, mientras que las cartas objeto están en un mazo diferente y se pueden seleccionar de forma independiente. Cada turno, pues, se compone de tres acciones.

Nuestro mazo está formado por los mazos de nuestros tres combatientes, cada uno con un máximo de 8 cartas. Aparte de seleccionarlas, podemos elegir descartar hasta dos cartas de nuestra mano para conseguir una mejor combinación.

Los tejemanejes del sistema de combate

Hay tres tipos de cartas: Ataque, acción y habilidad. Los dos primeros nos dan puntos de vapor cada vez que las usamos, mientras que el tercer tipo los consume. Por lo tanto, la clave está en escoger bien los ataques y acciones y reservar los puntos de vapor para desatar una habilidad en el momento oportuno. Estas últimas son mucho más útiles y merecen la pena, pero si vemos que no vamos a poder usarlas es mejor descartarlas para poder acceder a otras cartas. Los descartes pueden volver a aparecer en el siguiente turno, así que no es ningún drama.

La estrategia no acaba aquí. Si en nuestro turno usamos tres cartas de un solo personaje, se completa una cadena y se activa una carta especial asociada al arma que lleve equipada, por lo que realizamos cuatro cartas. Dicho esto, además de un arma, cada uno de nuestros combatientes se puede equipar con varios objetos para mejorar su rendimiento en combate, como suele ser habitual en el género.

Por otro lado, volviendo al combate, hay algunas cartas que mejoran su efecto si usamos cartas de otro personaje. Esto le aporta un toque de frescura y estrategia muy bueno a los combates de SteamWorld Quest.

Por desgracia, al ser un juego de cartas los combates son lentos como poco. Aunque se trata de un juego mucho más ágil que cualquiera de la saga Baten Kaitos, esta forma de elegir las acciones lentifica el ritmo de juego y puede no ser del agrado de todo el mundo. Si no te gustan los turnos, no te acerques a este juego o lo pasarás mal. Por suerte, el sistema de combate es en realidad muy bueno y funciona a la perfección, por lo que se trata de un juego ideal para todos los demás.

Arte y exploración en SteamWorld Quest

Donde no brilla tanto SteamWorld Quest es en su vertiente de exploración. El juego se divide en actos que, a su vez, se componen de capítulos. Podemos volver a ellos siempre que queramos ya sea para entrenar o conseguir objetos, pero no de una forma natural ya que la historia es absolutamente lineal y ningún escenario realmente se vuelve a pisar.

Los capítulos están divididos en escenarios, que son rectángulos conectados entre sí por cuadrículas. Recuerda a los exponentes más antiguos del género y limita enormemente la exploración, que básicamente consiste en darle golpes con la espada a los troncos buscando algún cofre o alguna salida secreta. No tiene más y realmente puede ser algo decepcionante para los fans del género RPG, que normalmente suele ofrecer muchísimas más opciones en este aspecto.

A nivel visual, sin embargo, SteamWorld Quest es una delicia. Los personajes están muy bien dibujados y también las cartas. La música acompaña de forma magistral el ambiente de cuento de hadas que se busca conseguir y, además, la historia sin ser nada especial está narrada de forma muy entretenida con muchos detalles de humor fino y con una excelente traducción al castellano.

Una apuesta interesante

En general, SteamWorld Quest: Hand of Gilgamech es un gran juego y demuestra una vez más que Image & Form se toma muy en serio el universo que han creado. No alcanza el nivel de maestría de SteamWorld Heist, pero sí que se desmarca como un buen RPG y, dentro del subgénero de cartas, uno de los más dinámicos y variados. Con un enfoque diferente en la exploración podríamos haber estado ante uno de los mejores del año, pero no ha sido así y, probablemente, ese sea su punto más flojo. Ése y que se trata de un tipo de juego muy especial que puede no ser del agrado de parte del público. No obstante, es altamente recomendable y merece la pena darle una oportunidad.

 

 

 

Resumen
Un gran juego de rol de cartas, limitado en cuanto a exploración pero con un sistema de combate profundo y divertido. Eso sí, se trata de un género que no es para todos los públicos y su ritmo lento puede echar atrás a más de uno.
8
Notable
Escrito por
Compositor, aficionado a los videojuegos y colaborador en Revogamers desde casi sus inicios. Mi tarea en la web es coordinar análisis, impresiones y artículos, así como ejercer de redactor y procurar que haya contenido todos los días.

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Arturo Albero hace 6 meses.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.