Portada » Análisis » Análisis de Samurai Bringer

Análisis de Samurai Bringer

¿Qué pasa si juntamos un Samurai Warriors con, por ejemplo, Hades, y le añadimos al conjunto una capa visual a lo PlayStation? Pues que tenemos como resultado Samurai Bringer, un curioso roguelite que destaca y mucho en lo personalizable de sus habilidades, aunque hay que pasar por varios niveles de frustración iniciales antes de empezar a disfrutarlo.

De dioses y habilidades

 

En Samurai Bringer encarnamos a Susanoo, el dios de las batallas de la mitología sintoísta y hermano de la diosa Amaterasu en su afán por salvar a la princesa Kushinada de ser sacrificada al dios de 8 cabezas y forma de serpiente Yamata-no-Orochi. Como comprobaremos enseguida, no seremos rivales para tan formidable adversario, y moriremos irremediablemente. Bueno, o no tan irremediablemente, porque cada vez que caigamos en combate Amatersau nos revivirá; eso sí, por el camino perderemos cuantas habilidades hayamos adquirido hasta ese momento.

Esto, común a casi todos los roguelite, es sin embargo la principal diferencia de Samurai Bringer respecto a otros títulos del mismo género, ya que aquí las habilidades y los potenciadores de éstas podrán combinarse a nuestro antojo, dando lugar a combos brutales (o no), así como a ataques devastadores físicos, elementales y un larguísimo etcétera. No es que sea la imaginación la que ponga el límite, pero sí que habrá muchísimas combinaciones las cuales, eso sí, no siempre tendrán el resultado que esperamos. Un sistema jugable que va más allá de lo que pueda parecer en un principio porque hay dos maneras de combinar: por aglomeración o por combos.

Aglomeración, para entendernos, es sumar varias veces un mismo ataque para hacerlo más fuerte, y por combos entendemos elegir cuál de estos ataques corresponde a qué pulsación de botón, pudiendo además sumar a esto artes pasivas que harán que, por ejemplo, la tercera estocada esté cargada eléctricamente, o envenene, o lo que sea. Un sistema al que sumarle ataques de larga distancia y la posibilidad de ir sumando vida y resistencia si somos lo suficientemente hábiles, porque morir, como comprenderéis, será casi una constante. Por cierto, las habilidades y los diferentes potenciadores los soltarán los enemigos al morir, y habrá que estar atentos para recogerlos porque no bastará con pasar por encima de ellos. 

Samurai Bringer basa su jugabilidad, además de en probar combinaciones a diestro y siniestro (insistimos, no todas son óptimas), en unas batallas que, eso sí, están por debajo del sistema que acabamos de tratar, tanto en a la velocidad a la que transcurren, demasiado lentas para el tipo de juego que es, como en cuanto a dónde transcurren éstas. No hay un equilibrio en cuanto al número de personajes que vienen a por ti o en lo ancho de una zona respecto a los batallones enemigos que se muestran en pantalla, jefes de fase enormes incluidos. Culpa todo esto claro está de su naturaleza procedimental, aunque también gracias a ella cada partida es diferente a la anterior (aunque parecida) y a veces veremos escenarios que, por puro azar, son realmente bellos.

Y es que Samurai Bringer es capaz de entrar por los ojos con esa estética entre chibi y juego de la primera PlayStation o de Sega Saturn. Píxeles que, para ser sinceros, no hacen ningún daño a la vista sino al contrario, logrando así un resultado final bastante llamativo. A veces hay problemas de framerate y la cámara escogida no siempre es la más acertada, pero por fortuna no es habitual ver estas ralentizaciones y podemos toquitear la cámara manualmente, ¡pero a veces nos faltarán dedos para hacerlo!

Si os gustan los juegos de este estilo y por el precio que tiene este de poco más de 8 €, disfrutaréis de su apartado visual y de su amplísimo sistema de combinación de habilidades. Tened en cuenta que está en inglés y que el primer par de intentos y casi el primer par de horas puede hacerse algo frustrante, pero merecerá la pena profundizar.

Resumen
Un roguelite al que le falta frenetismo pero le sobran opciones para personalizar nuestras habilidades, sin duda su punto fuerte junto a su llamativo apartado visual.
7
Bueno
Escrito por
Señor Bichos para ti.

¿Te ha gustado?

0 0
Subscribe
Notify of
guest
Por favor, no introduzcas nombres reales. Los nombre reales completos serán eliminados.
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x