Más información
Portada » Análisis » Análisis de Rabi-Ribi

Análisis de Rabi-Ribi

Entre la multitud de títulos que se lanzan constantemente en las tiendas digitales de consolas y PC, es difícil hacerse ver si no hay cierta campaña por parte de una gran compañía o de alguna persona influyente. Por ello, muchos juegos escogen un apartado gráfico característico, un nombre extraño o algún otro detalle para que llamen la atención del público. Es el caso de Rabi-Ribi, un título que utiliza chicas anime bastante cliché y un nombre llamativo para vendernos uno de esos mal llamados “metroidvania” de más calidad de la que podríamos pensar.

Yo antes era una coneja

Erina es una coneja, de esas que salen de la chistera y que hace feliz a su dueña. Sin embargo, sin saber el motivo, se levanta con forma humana (pero pareciendo una trabajadora de un salón de juego japonés con un traje ajustado, sus orejas y cola peluda). En la búsqueda de su maestra y resolver el misterio de su cambio, se va a enfrentar a numerosas pruebas, enemigos y zonas plataformeras. Además, en todo momento contamos con un menú bastante completo para ayudarnos a entender el mundo, nuestro progreso y consultrar los logros conseguidos.

El juego cuenta con varios elementos RPG que permiten que adquiramos habilidades y subamos de nivel en función del uso que hagamos de nuestros diferentes ataques disponibles. Contamos con un martillo mágico de inicio (y otras armas conforme vayamos avanzando) para golpear, y con varias magias de nuestra hada para atacar a distancia, importantes de dominar para los diferentes tipos de enemigos que nos encontramos, entre los que abundan multitud de “cosas monas”, chicas moe amantes de los conejos y varios jefes que nos van a llevar a momentos complejos de bullet-hell.

Un mundo movidito en Rabi-Ribi

El juego cuenta con diferentes dificultades, gracias a las cuales no solo podemos adaptar el daño y poder de los enemigos en función de nuestra habilidad, sino que también modificamos la cantidad de botones y variables de las que tenemos que estar pendientes, de forma que en el nivel más bajo tenemos que preocuparnos muy poco por el combate. Además de esto, contamos con objetos de consumo rápido y con las clásicas barras de vida y magia, que podemos aumentar si conseguimos coleccionables ocultos.

Más allá de su extraña historia y personajes muy similares que lucen adorables en sus miniaturas, encontramos que la presentación de Rabi-Ribi está muy bien construida, y que además cuenta con textos en castellano. Los gráficos pixelados son coloridos y funcionan bien en pantalla, permitiéndonos localizar las diferentes partes del escenario y los personajes. La música por su parte es animada, con buenas adaptaciones a cada zona y unos temas contra jefes que resultan memorables, por lo que resulta un apartado bastante destacable del título.

Dicen que no hay que juzgar un libro por su portada, y Rabi-Ribi es un ejemplo claro de ello. Una presentación inicial que busca a cierto público esconde un juego bastante divertido con buenas mecánicas, interesantes batallas contra jefes y varios detalles que lo convierten en una experiencia única que los jugadores más habituales sabrán apreciar. Su duración ronda las 10 horas, aunque el juego invita a rejugarlo en distintas dificultades o incluso a motivar a los speedrunners a completarlo en el menor tiempo posible.

Resumen
Bajo un envoltorio que a algunos agrada y que a otros repele, se encuentra un "metroidvania" divertido, complejo y original, con un buen sistema de progreso y niveles.
8.5
Notable
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

1 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no es necesaria. Los campos obligatorios están marcados *

Usted puede usar estos HTML Etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.