Portada » Análisis » Análisis de Never Alone Arctic Collection

Análisis de Never Alone Arctic Collection

Never Alone ha llegado de nuevo a la eShop (ya lo tuvimos en Wii U en su versión más básica) y con él se demuestra una vez más que las propuestas más únicas pueden llegar a ver la luz gracias al trabajo de los estudios independientes. En el juego que nos ocupa lo especial no es el aspecto jugable en sí, sino la experiencia completa, que nos lleva a conocer a toda una cultura y sobre todo, a experimentar de primera mano – y nunca mejor dicho – la narración tradicional de una de sus historias.

Una experiencia para conocer la cultura Iñupiat

Never Alone es lo más parecido a un documental sobre culturas indígenas que pueda verse en un título y, además de su vertiente educacional, consigue divertir como juego.  La historia es un cuento de los Iñupiat narrado por uno de sus ancianos en su propia lengua, haciendo más auténtica la experiencia (aunque los subtítulos en español se agradecen). En ella, una niña acompañada por un pequeño zorro ártico viaja para descubrir el misterio de la destrucción de su aldea, y ambos deben cooperar para sobrevivir (si muere uno se vuelve al punto de control) a todos los peligros que aparecen en su camino.

El título es un plataformas 2D en el que se puede cambiar de personaje en cualquier momento pulsando un botón, teniendo cada uno sus propias habilidades que además van mejorando conforme progresa la aventura. Quizá se podría echar en falta una mayor cantidad de exclusividades. A pesar de que el cambio de jugador es rápido, hay ciertas situaciones (como huidas de osos) en las que hay que ser rápido, aunque por suerte está bien implementada la capacidad de hacer que la IA haga correr al segundo personaje si simplemente se está avanzando.

Pero el gran acierto es la inclusión de un modo cooperativo para que dos jugadores tengan el control de los personajes al mismo tiempo y así todo se haga de manera más fluida y rápida. Es la opción más recomendada si es posible de realizar, ya que además facilita mucho la delegación de tareas y permite además compartir este viaje y que sea más entretenido. A pesar de todo, ya se juegue solo o acompañado, hay momentos muy puntuales en los que las físicas no responden al nivel que esperamos, especialmente en saltos o en el control del zorro en los últimos compases de la aventura base. Por suerte, de nuevo como una ventaja del modo cooperativo, intentar “solucionar” estos problemas se hace mucho más rápido y fácil.

Se puede jugar alone o Never Alone

La variedad de situaciones no son muchas, pero son las suficientes para que no se caiga en la monotonía. Las apariciones de espíritus ancestrales crean momentos únicos en los que los puzles cobran importancia, donde el zorro debe estar cerca de ellos para que aparezcan y puede incluso moverlos siguiendo ciertas limitaciones. Es importante comprender ese funcionamiento ya que de no hacerlo habrá algún que otro malentendido al avanzar. Pero quizás el gran problema es que una vez que uno ha descubierto todas las nuevas posibilidades que posee Never Alone, este se acaba. Y eso es algo que ocurre más pronto que tarde, ya que en unas tres horas de media se completa sin problemas.

Hay una serie de búhos coleccionables que pueden alargar la vida del título si se revisitan los capítulos para encontrarlos, pero la verdad es que con un poco de vista todos se pueden coger a la primera, o a lo sumo dejarse un par. Más allá de simplemente añadir un porcentaje al juego, dichos extras desbloquean material de la cultura Iñupiat. En el menú hay una serie de vídeos subtitulados que sirven para conocer más acerca de estos nativos de Alaska y sus costumbres, y también una galería con utensilios típicos de su historia con su funcionamiento explicado.

A nivel gráfico el título cumple y se ve bonito tanto en las secuencias como durante la jugabilidad, sin abusar de utilizar muchos detalles en pantalla. El apartado sonoro no es algo que destaque en cuanto a música, pero los efectos y, sobre todo, las voces del narrador, hacen que la experiencia de historia narrada se viva mucho mejor. Además, en esta edición se incluye de serie FoxTales, un DLC de una hora de duración aproximada que se centra en la jugabilidad en el medio acuático, mostrando dinámicas no presentes en la historia base.

En definitiva, Never Alone: Arctic Collection es una experiencia completa en cuanto a variedad de contenidos, pero quizás la duración de la aventura y su falta de personalidad propia en lo jugable hacen que no termine de ser un éxito, pero no por ello es malo. Lo importante es que es algo atípico como producto completo y sabe entretener y educar.

 

Resumen
Un cuento jugable plagado de extras de documental que gustará a los fanáticos de las culturas poco conocidas.
7.5
Bueno
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no es necesaria. Los campos obligatorios están marcados *

Usted puede usar estos HTML Etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.