Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Hatsune Miku: Project DIVA Mega Mix

Análisis de Hatsune Miku: Project DIVA Mega Mix

Han pasado más de 10 años desde que la librería Miku (39) de Vocaloid viera la luz por primera vez. En ese tiempo se ha convertido en todo un fenómeno social y musical que la ha llevado a realizar conciertos, conseguir nuevos «amigos» y tener una gran presencia incluso en los videojuegos, a través de títulos de ritmo. Para celebrar los 10 años de la franquicia en este terreno, SEGA ha lanzado el título que nos ocupa: Hatsune Miku: Project DIVA Mega Mix para Nintendo Switch, con más de 100 canciones y 300 atuendos para los personajes.

Más de 100 canciones en Project DIVA Mega Mix

Una de las grandes bazas de este título es la enorme cantidad de canciones disponibles. Puede que no estén las mejores para el gusto de cada uno, pero sí que hay una selección nada desdeñable de todo lo que han cantado Miku, Luka y compañía desde sus orígenes.Todas ellas vienen acompañadas de un vídeo musical (de buena calidad y a veces bastante bizarro en el buen sentido de la palabra) y la letra en modo karaoke para que los más puretas puedan vivirlo al extremo. Existe además la opción de que cada canción pueda simplemente verse, por si queremos conocer la canción primero o simplemente queremos tener un concierto o música de fondo sin preocupaciones de botones.

La manera de jugar es «sencilla». Disponemos de los cuatro botones frontales de la consola y los sticks o gatillos para ciertos momentos, y con ellos tenemos que pulsar lo que veamos en pantalla cuando le «llegue la hora». Es decir, si vemos una silueta de una A en pantalla, tenemos que pulsar el botón A cuando la letra llena de color pase por encima, algo que también nos indica la propia silueta con una especie de aguja de reloj. Lo particular es que aquí no es como en Taiko u otros títulos en los que la zona por la que tienen que pasar las notas es siempre la misma, sino que puede ser tanto en la parte superior de la pantalla como en el centro o en la inferior.

Normalmente no vamos a ver saltos bruscos entre zonas de la pantalla, sino que las propias estrofas de la canción van moviendo las zonas de las siluetas para que vayan recorriendo secuencialmente la pantalla, pero en los cambios sí hay que estar atentos para encontrar los botones a pulsar. Existen cinco dificultades en cada canción, siendo las dos primeras las recomendadas para jugadores no habituales; y la última (que hay que desbloquear) queda reservada a los más duchos en la materia, pues cada dificultad cambia no solo la cantidad de notas que aparecen, sino la variedad de diferentes botones a utilizar.

Vestidos por doquier

Cada pulsación que hacemos puede tener una valoración diferente en función de lo precisos que seamos con el momento esperado, lo que se traduce en puntos y procentaje de completado de la canción. Es decir, llegar a un 100% es algo al alcance solo de algunos elegidos, o de aquellos que se conozcan bien el tema con el que están jugando. Los fallos además nos penalizan en nuestra barra de vida, la cual nos haría tener que repetir desde el principio en caso de vaciarse (aunque los aciertos también la suben).

Si jugamos en fácil o normal cada canción cuenta con un momento llamado «Challenge Time», que básicamente supone una subida de dificultad mientras dure, pero sin penalización de vida. Es una manera de que aprendamos con el propio juego para subir nuestra pericia en cada canción, con el fin de facilitarnos una mejora en nuestra habilidad. Con ese objetivo también están presentes otra serie de opciones, que nos ofrecen la posibilidad de practicar una única sección de una canción, o alterar la aparición de las notas para que requiera un mayor conocimiento del ritmo de cada tema.

Está claro pues, que en Project Diva Mega Mix tenemos música para muchas horas adaptable a nuestra habilidad, además de un repositorio de videoclips muy interesante. Pero, ¿y más allá? En ese sentido, el juego nos ofrece un montón de coleccionables a modo de vestidos, peinados y accesorios para los diferentes personajes, con el objetivo de que los utilicen en los vídeos de las canciones que jugamos. Para desbloquearlos hay que comprarlos con la moneda del juego, la cual se consigue jugando una y otra vez, con mayores fortunas a mayor dificultad. También existe un rango de jugador que sube conforme jugamos, útil para compararnos en las tablas de clasificación mundiales que podemos consultar si nos va el rollo competitivo.

Tu propio concierto de Hatsune Miku en casa

A pesar de todo esto, uno no puede evitar pensar que falta algo. Es decir, algún modo anecdótico o minijuegos de una manera similar a lo que vimos en el sobresaliente Project Mirai que pudimos disfrutar en Nintendo 3DS, para tener algún respiro entre tanta canción. Lo que sí tenemos son diferentes opciones de juego, pues si lo de los botones se nos convierte en una locura, existe la posibilidad de utilizar botones tactiles al estilo arcade y también el movimiento de los Joy-Con, en cuyo caso tenemos que moverlo a donde nos indique la pantalla. Y precisamente todo esto es uno de lo grandes logros del título, ofrecer diferentes opciones de control para que más gente pueda jugarlo.

A nivel artístico el título es bastante colorido (a veces puede afectar a la sensibilidad visual) y nos presenta personajes con una estética anime CGI que encaja muy bien, y en los videoclips vemos una mezcla de momentos 2D, con otros similares a los personajes y otros más «realistas» en 3D, que pueden ser los que más nos choquen en contraste. Aún así, el resultado es agradable a la vista. Y a nivel sonoro, poco se puede decir de un título musical, pues la calidad de audio es buena y hay canciones de diversos géneros de la factoria de la chica de las coletas azules y compañía, por lo que ya valorarlos en sí mismos sería algo más subjetivo.

Sin lugar a dudas, Hatsune Miku Project DIVA Mega Mix es un buen recopilatorio musical, y una gran celebración de todo lo que este fenómeno ha sido y está siendo. A nivel musical y de opciones a la hora de jugar no se puede pedir más (quizás un modo de aparición de notas similar al de Project Mirai), pero algún modo más allá de las propias canciones la experiencia hubiera supuesto un broche bastante interesante. Aunque viendo que hay varios sets de canciones por DLC, lo mismo más adelante podrían sorprendernos con alguna actualización.

Resumen
Se echan en falta modos adicionales, pero estamos ante el mayor recopilatorio musical de la idol virtual y sus compañeros, lo que lo convierte en un título imprescindible para sus seguidores, y un buen juego musical para el resto de personas.
8
Notable
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 1 semana, 1 día.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.