Portada » Análisis » Análisis de Happy Game

Análisis de Happy Game

Amanita Design ha encontrado en Nintendo Switch una plataforma en la que está cómoda. Ya nos han traído su obra por excelencia, Machinarium, y también el último Creaks, así que no nos ha sorprendido ver que Happy Game también ha llegado a la híbrida. A pesar de su título, no os dejéis engañar, estamos ante una aventura psicodélica sobre las pesadillas de un niño.

Happy Game, pero no mucho

En este título encarnamos a un niño que ha sido presa del señor de las pesadillas, y va a tener unas cuantas esta noche. Estas se separan en muchos capítulos rejugables, y todos ellos pueden jugarse con botones o con la pantalla táctil. Esta segunda opción es más cómoda, pero debido a que no hay situaciones que requieran ser rápido en cuando a habilidad, jugar en el televisor permite compartir la experiencia.

El objetivo es sencillo, vamos avanzando con la intención de recuperar nuestro balón, nuestro conejo de peluche y nuesto perro, mientras nos adentramos en escenarios que poco a poco se van tornando oscuros. Todos ellos están habitados por criaturas adorables u horribles, y a veces tenemos que hacerles cosas un poco macabras (es un sueño). Los puzles son algo sencillos y se basan en pulsar, mover o darle a alguien un objeto en cierto momento, para así poder seguir (además de otros que es mejor descubrir por uno mismo).

La supervivencia y la infancia

Vamos a morir alguna vez intentando dar con la tecla, pero en esas veces el propio Happy Game nos avisa de cuándo es el momento de avanzar (como una campana, que se pone dorada cuando es segura de utilizar). La experiencia se torna algo lineal pero cumple muy bien su objetivo de dar mal rollo desde el principio hasta el final, aunque es cierto que muchas veces somos más un actor pasivo que activo.

A nivel audiovisual encontramos uno de sus puntos más mágicos. Esa dualidad entre lo adorable y lo tétrico está muy bien llevada y los diseños son bastante buenos. Los efectos de sonido y las vocecillas del protagonista funcionan muy bien, pero sí que es cierto que encontramos un abuso en los cambios bruscos de colores. Este último punto no es negativo, pero es necesario mencionarlo para que personas con epilepsia u otros problemas similares eviten el juego.

Happy Game no nos va a durar más de 3 o 4 horas, pero son horas que merecen la pena, y siempre podemos rejugar el tramo que más nos guste para enseñarselo a amigos o familiares. Se hace algo corto, pero se disfruta y cumple su objetivo de terror. Es cierto que le falta algo para llegar a ser un icono, pero la experiencia es bastante particular y no suele verse, por lo que eso se valora. Respecto al idioma, está en español para los menús (ya que durante el juego no se lee nada).

Resumen
Un juego breve y que cumple el objetivo de terror que se busca con él. Quizás con algo más de duración y alguna variedad más en lo jugable conseguiría hacerse con un hueco en el podio de juegos para Halloween.
7.5
Bueno
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

0 0
Subscribe
Notify of
guest
Por favor, no introduzcas nombres reales. Los nombre reales completos serán eliminados.
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x