Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Hamsterdam

Análisis de Hamsterdam

Financiado en Kickstarter, Hamsterdam es un título que claramente tiene una orientación hacia el desarrollo móvil, pero que no ha querido perderse aparecer en Nintendo Switch, consola en la que cuenta con tres tipos de control: botones, movimientos del Joy-Con o pantalla táctil. Esto permite que podamos jugar de cualquier manera al juego y, pese a que los gestos son las forma más compleja para jugar, también resultan los más distintos

Kung Fu Hamster

La ciudad de Hamsterdam se ha visto sometida por las Alimañas. Pocos han podido levantarse y hacerles frente, pero Pimm, nuestro protagonista, es uno de ellos que, gracias a su dominio de las artes marciales, va a hacerle frente a todo lo que se ponga en su camino.

El juego se desarrolla a lo largo de una serie de niveles cortos que nos ofrecen al completarlos un rango (y puede que un premio) en función de ciertos objetivos secundarios que se nos señalen. Completarlos no es demasiado complicado, pero puede que para conseguir todas las bonificaciones sí tengamos que dar lo mejor de nosotros o repetir un nivel.

El desarrollo de la mayoría de niveles se basa en realizar la coreografía de combate perfecta al más puro estilo de película de acción. Para ello hemos de atacar a los enemigos que brillan, golpear varias veces siguiendo un pequeño compás y realizando ataques especiales. Además, en pequeñas ocasiones aparecen una serie de «botones» a pulsar cuando se nos indique al más puro estilo de título musical.

Salvando Hamsterdam de los malvados

Algunos combates son muy multitudinarios, pero a pesar de ello hay cierto orden y no nos encontramos con palos que no sabemos ni de donde vienen. Luego tenemos niveles de jefe, que rompen la secuencia habitual y en los que premia la esquiva hasta que llegue el momento de poder realizar nuestro contraataque.

Existen también pequeñas secciones de plataformas y minijuegos en ciertas zonas, las cuales ayudan a dar algo más de variedad al juego, aunque no sean tampoco muy elaboradas. De por sí el combate puede llegar a ser algo monótono si jugamos muchos niveles de golpe, aunque no se hace muy pesado tampoco. Existen además incentivos (a modo de coleccionables que pueden equiparse y cambiar estadísticas y apariencia de nuetro héroe) que nos invitan a que jugar bien un nivel y sacarle todas las bonificaciones.

El diseño de personajes es bastante simpático, colorido y está bien trabajado. Los enemigos son lo suficientemente variados y cuentan con diferentes rangos de ataque. La música y los efectos de sonido (especialmente estos últimos) encajan muy bien con la estética y unvierso del juego, por lo que se consigue una experiencia similar a la de una película de animación interactiva, salvando las diferencias técnicas.

Hamsterdam no es demasiado largo y puede ser algo simple, pero es un soplo de aire fresco que resulta divertido y accesible para muchos jugadores. Sus esquemas de control y sus simpáticos diseños nos consiguen enganchar y ofrecernos un buen título con el que llenar sesiones cortas de juego.

Resumen
Una propuesta simpáticas con varias opciones de control que está muy bien elaborada para sesiones cortas, aunqueuede hacerse algo monótono. Cuenta con muchos desbloqueables para rejugar la aventura y motivarnos a completarla bien.
7.5
Bueno
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 2 meses, 3 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.