Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Gravity Duck

Análisis de Gravity Duck

Aunque estamos en temporada de gansos en Nintendo Switch, siempre hay espacio para los patos. Y más si, como este Gravity Duck que nos ocupa, tiene el poder de manejar la gravedad a su antojo para ofrecer un plataformas que bebe del gran VVVVVV y que cuenta con varios giros (literalmente hablando) para ofrecer una variedad interesante en una serie de niveles cortos pero intensos.

Pata arriba y pata abajo

Como bien hemos mencionado en el anterior párrafo, nuesto héroe se enfrenta a una misión peculiar: la de rescatar una serie de huevos escondidos en lo más profundo de unos niveles llenos de pinchos y otros obstáculos dañinos que buscan que no llegue a cumplir su objetivo. Sin embargo, el poder de la gravedad, que le permite que su «salto» sea ir del techo al suelo y viceversa, le va a permitir que la cosa sea algo más sencilla para él (aunque un reto para los jugadores).

En total nos esperan 140 niveles de corta duración y de dificultad creciente, con cuatro temáticas diferentes: bosque, cueva, montaña y ciudad. Además de nuestro movimiento particular, contamos también con una serie de artilugios y objetos en el escenario que nos proponen ciertos cambios en nuestro progreso, siendo el más destacado un trozo de luz amarilla que permite que la gravedad de nuestro pato se modifique 90 grados en el sentido que indique, lo que nos permite movernos por paredes laterales en lugar de arriba y abajo.

Gravity Duck es un compañero «patástico»

Como puede ser habitual en juegos así, al final la sensación de repetición se hace presente, algo que se acentúa por su diseño gráfico y su música (aunque buena, pero con escasa variedad), pero su propuesta de niveles cortos resulta adictiva y le presenta como un buen candidato a compañero de juegos para sesiones cortas.

El estlo del juego, pixelado y con colores bastante vivos, resulta útil para distinguir las diferentes partes de cada nivel, así como los obstáculos a los que nos enfrentamos. Más allá de eso, ofrece una correcta presentación de escenarios, menús y otros apartados, pero podría esperarse algo más para ayudar a la variedad de diseño y a la inmersión.

Gravity Duck es directo con lo que ofrece, y lo hace sin tapujos. No es un juego demasiado largo (depende de nuesta habilidad también), pero tiene ese toque retro arcade de «una más y lo dejo» que consigue que sea un título que nos enganche más de lo que podría parecer a simple vista que lo va a hacer.

Resumen
Demasiado sencillo, pero es eficaz en lo que ofrece.
7.5
Bueno
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 3 semanas, 6 días.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.