Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Final Fantasy VII

Análisis de Final Fantasy VII

El lanzamiento original de Final Fantasy VII es la historia de desamor de Square y Nintendo, algo de lo que Sony pudo sacar mucho partido. No vamos a meternos a narrar aquella época, pero sí que es importante saber que el hecho de que ahora tengamos este título en una consola de Nintendo es una grandísima noticia, tanto para los jugadores como para las compañías, que demuestran que su relación actual es bastante positiva.

De reactor mako a reactor mako…

A día de hoy es difícil hablar de esta joya sin que nadie la conozca, sobre todo porque ha recibido adaptaciones a diversos sistemas y una serie de juegos adicionales y novelas – que siguen publicándose a día de hoy – que han ampliado su mundo enormemente. Pero volviendo al título que nos ocupa, estamos ante la historia de Cloud (amado por muchos y detestado por otros cuantos) y otros muchos personajes en una trama de ecoterroristas que acaba convirtiéndose en algo mucho más grande y profundo. De hecho, gran cantidad de detalles de su trasfondo se obtienen a través de tareas secundarias, por lo que se premia al jugador que va “a por todo”.

Además de la exploración por el mundo y todos sus entresijos, nos esperan combates y un sistema de elementos muy interesante. Las batallas son iguales que eran en su día, con encuentros aleatorios y turnos con Active Time Battle (que puede modificarse) para combatir. Es decir, el clásico esquema en el que podemos elegir atacar, defender, utilizar objetos o habilidades, pero siendo rápidos cuando llegue nuestro turno pues el tiempo sigue corriendo. Una de sus claves es el sistema de materias, que pueden asignarse en ranuras de equipo para potenciar a un personaje o permitirle utilizar nuevas destrezas – o incluso invocaciones.

Y además de todo esto están los límites, que una vez cargados nos permiten lanzar poderosos movimientos. Una novedad de este “port vitaminado” es la posibilidad de pulsar los sticks para eliminar los encuentros aleatorios, subir la barra de límite y vida o avanzar la velocidad del juego al triple, de forma que si algún momento el juego se nos hace algo engorroso o lento, podamos pasarlo algo más rápido o sin problemas. Lo que se echa en falta entre este tipo de novedades es alguna opción de guardado rápido o similar, para no depender solamente de los puntos de salvado.

Final Fantasy VII en Nintendo, hágase la paz

El desarrollo de Final Fantasy VII destaca por su fluidez. Sí, es un título con encuentros aleatorios que rompen el ritmo de juego, pero las transiciones no son muy largas y los movimientos se ejecutan rápidamente. Los primeros compases del juego son algo lineales, pero luego se abre mucho (algo parecido a lo que ocurre en la decimotercerca entrega de la serie, pero que aquí ocurre mucho antes y está mejor gestionado), permitiéndonos una gran libertad de movimiento por el mundo..

Esta libertad es algo que también se siente con los minijuegos que nos esperan a lo largo de todo nuestro viaje, que pese a ser muy sencillos resultan bastante adictivos y variados, de forma que la sensación que se nos pudiera quedar de solo luchar y hablar típica del género se reduce un poco. En general puede decirse que el conjunto jugable no ha envejecido mal (más allá del tema de los encuentros aleatorios).

Existen un par de glitches que si bien no afectan a la experiencia global, afean un poco la percepción global del juego. Uno reinicia la canción de fondo tras cada combate cuando estamos en mundo abierto, y otro ocurre en algunos momentos en los que se transiciona de vídeo a juego o viceversa, en los que la pantalla se queda negra unos instantes. Lo que sí resulta molesto es que pese a que ambos fueron corregidos en otras versiones ya lanzadas, aquí se hayan mantenido.

Mi fiesta no me espera arriba

A nivel gráfico, se nota que no estamos ante un remake. El juego es la misma versión de PSX, pero los menús y modelados de los personajes están reescalados para que se sientan bien a día de hoy (algo que no ocurre con los escenarios prerenderizados y las secuencias de vídeo). El aspecto deformado de los personajes (fuera de las luchas, ya que en combate son más estilizados) es una clara consecuencia de la plataforma original de este proyecto, y si no fuera por el contraste actual con los escenarios, no quedaría tan mal.

Aunque los escenarios se sientan viejos, siguen demostrando que este título tiene una gran variedad de fondos, con detalles de interés y con una Midgar muy interesante que recorrer. Donde sí que se sigue notando la magia es en la música. Puede resultar raro a día de hoy escuchar temas en midi, pero la calidad y variedad de las composiciones es bastante alta, aunque como suele pasar también en la saga, varios temas usan la misma base o son versiones de canciones clásicas, algo que sirve para darle mucha coherencia al desarrollo sonoro.

Y no se puede hablar de Final Fantasy VII sin hablar de su “maravillosa” traducción, un problema derivado de la versión original y de la falta de utilización de tablas de referencia adecuadas por parte de los traductores ingleses, el idioma que sirvió de base para todas las localizaciones occidentales. Resulta bastante molesto porque puede hacerte perder algún detalle de la trama o porque alguna merma te resulte incómoda de leer. A día de hoy ya es un meme en sí mismo, pero sorprende que con el presupuesto que maneja Square-Enix no haya corregido los errores más destacados y, sin embargo, si que se ha cargado dos textos de los más memorables.

¿Es Final Fantasy VII el mejor juego del mundo o de su saga? Para muchos lo es, pero para otros también pesa mucho el factor nostalgia porque fue el primer J-RPG 3D que disfrutaron. La relación de la gente con este título es similar a la que se tiene con Ocarina of Time, pero a pesar de todo ello se le puede seguir considerando como uno de los juegos de referencia de su género.

Resumen
El J-RPG por excelencia para muchos jugadores llega a Nintendo Switch con un port que mantiene los problemas del pasado, pero que sigue demostrando qué lo hizo grande.
8.5
Notable
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

Este debate contiene 2 respuestas, tiene 3 mensajes y lo actualizó  diego berenguer hace 4 días.

Viendo 2 publicaciones - del 1 al 2 (de un total de 2)
  • Autor
    Publicaciones
  • #38549

    Arturo Albero
    Participante

    El mejor no sé, pero el más importante sí. Tiene mucha más influencia que FFIV, FFVI, FFIX o FFX que son los otros que podrían competir por el podio. A mí me parece un juego genial y es una maravilla poder disfrutar de cuantos más Final Fantasy mejor.

    #38607

    diego berenguer
    Participante

    Desde Roar Games decir que tenemos unas ganas terribles de explotar al maximo el juego descubriendo sus trucos y secretos ocultos y darlos a conoces a todos para ayudar. Se avecinan lloros de nostalgia y sonrisas de alegría por partes iguales.

Viendo 2 publicaciones - del 1 al 2 (de un total de 2)

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.