Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Colt Canyon

Análisis de Colt Canyon

Colt Canyon es un título ambientado en el Oeste en el que los disparos abundan en cada encuentro con algún enemigo. Nuestro vaquero (de sexo a escoger) debe rescatar a su pareja tras el ataque de unos bandidos, y para ello no va a dejar títere con cabeza.

El Oeste de Colt Canyon

El planteamiento de este título es el de un twin shooter (moverse con un stick y apuntar con el otro) presentando su mundo sepia desde una vista áerea. La idea es que se va a morir muchas veces, y que luego toque retomar la historia con el mismo personaje o con otro de los disponibles, cada uno de ellos con un arma diferente y una serie de pequeños atributos que los distinguen.

La clave está en saber combinar bien el sigilo (para sorprender a los enemigos) con los disparos, ya que si vamos demasiado «a saco» es posible que acabemos como un colador más pronto que tarde. En cualquier caso, el ritmo de la partida es muy rápido, por lo que no vamos nunca a preocuparnos porque alguna sección se nos haga lenta para eliminar a los enemigos sin ser detectado.

Los niveles están generados procedimentalmente, algo que puede no ser del gusto de todos, pero que dada la simpleza de su diseño gráfico, sí que ayuda bastante a la rejugabilidad. Esto influye también en la colocación de los prisioneros, de los que obtenemos recompensas (en formas de mejoras a elegir entre un set) si los liberamos.

Rápido de jugar, rápido en morir

La dificultad es elevada, lo que nos lleva a tener que medir bien nuestras acciones y la munición (que no es ilimitada). Los combates ganan en dinamismo gracias a la posibilidad de rodar para esquivar, y también a un pequeño ataque físico para liquidar enemigos con sigilo de un solo golpe (algo que bien hecho nos otorga munición). De nuevo en ejecución el título demuestra que hace las cosas bien.

Respecto a su presentación, encontramos escenarios, elementos y personajes bajo un filtro sepia, algo que hace que a veces los detalles sean algo mínimos, pese a que algunos elementos sí lucen muy bien. La sangre, cuando está presente, sí destaca por encima de lo demás. Los efectos sonoros acompañan y ambientan bien al resto de la presentación.

Colt Canyon, si consigue entrarte por los ojos, te atrapa pronto por su jugabilidad rápida y directa. Un título difícil muy enfocado a la rejugabilidad y con varios personajes que consiguen sentirse diferentes entre sí. Por todo esto, pese a que cada partida puede durar cerca de unas 5 horas, la idea es que el número de tiempo de juego sea de varias decenas de horas.

 

Resumen
Una presentación gráfica a la que cuesta hacerse por sus colores es su gran barrera. Una vez ahí, nos encontramos una buena idea para los seguidores de los roguelike.
7
Bueno
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 1 mes.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.