Portada » Análisis » Análisis de Little Bug

Análisis de Little Bug

Escapa de tus temores

De la mano de Buddy System y Reddeer Games llega a nuestras Nintendo Switch este juegos de plataformas y puzles llamado Little Bug, protagonizado por Nyah. Esta niña de 8 años, recurre a su imaginación para escapar de la falta de atención que padece en casa y, tras encontrar a un gato muerte, este se convierte en su luz guía.

Comienza así nuestra aventura en Little Bug, en la que con cada stick manejamos a Nyah y a la luz guía de manera simultánea en escenarios de dos dimensiones de avance lateral. De esta forma la acción se sitúa en dos planos: en el plano terrenal tenemos a Nyah, quien se mueve por el escenario sujeta a las leyes de la gravedad, siendo nuestro objetivo permitirla avanzar por los escenarios; en el plano aéreo encontramos a la luz guía, quien tiene mayor capacidad de movimientos al flotar en el aire y posee la capacidad de formar un rayo telequinético que la une a Nyah.

Con este rayo que les une a los dos consigue empujar a Nyah mediante una habilidad de balanceo, por lo que nuestro éxito depende mucho de que tengamos en cuenta la física. De esta forma, moveremos a Nyah a través de largos tramos y a varias alturas, sortearemos peligros, desactivaremos trampas y derribaremos barreras tanto físicas como espaciales.

Little Bug puede llegar a ser todo un reto en algunos puzles, pero no nos ha gustado que su complejidad se base en sus físicas de pluma o en no dejarnos ver lo que hay en el escenario. Por tanto, nos basaremos mucho en el ensayo y error para poder seguir adelante, aun cuando sepamos desde un principio los pasos que vamos a dar.

El estilo gráfico de Little Bug es minimalista, compuesto de formas imposible que nos transporta al mundo de sueños e imaginación de nuestra protagonista, pero a rasgos generales es muy simple, carente de ambición alguna y vacío. En cuanto a la música se basa en un zumbido constante que intenta transmitir que un mal desconocido acecha en cualquier parte, pero no deja de ser un simple zumbido. Y hablando de la duración, pues apenas os va a durar poco más una hora, pudiendo ser rejugable para conseguir todos los coleccionables, pasando de nuevo por todas las situaciones frustrantes.

La razón de ser de Little Bug es su mecánica jugable basada en la coordinación y conectividad entre los dos elementos protagonistas en pantalla. Si bien nos ha gustado la manera en que se intenta aprovechar la mecánica y la forma en que se potencia a lo largo del juego, las situaciones frustrantes, el que se acabe en un suspiro o lo poco ambicioso de su envoltorio, nos hacen mirar a Little Bug de forma no muy satisfactoria.

Resumen
La razón de ser de Little Bug es su mecánica jugable basada en la coordinación y conectividad entre los dos elementos protagonistas en pantalla. Si bien nos ha gustado la manera en que se intenta aprovechar la mecánica y la forma en que se potencia a lo largo del juego, las situaciones frustrantes, el que se acabe en un suspiro o lo poco ambicioso de su envoltorio, nos hacen mirar a Little Bug de forma no muy satisfactoria.
5
Simple

¿Te ha gustado?

0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no es necesaria. Los campos obligatorios están marcados *

Usted puede usar estos HTML Etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.