Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Carrion

Análisis de Carrion

Una de las virtudes que el mundo indie ofrece es la de arriesgar con nuevas propuestas que estudios de mayor envergadura muchas veces no pueden permitirse. Devolver Digital nos trae una vez más un título de esos, Carrion. Desarrollado por Phobia Game Studio, lo que este juego nos ofrece es una experiencia de terror inverso. Esto significa que ahora no estamos a los mandos de un héroe o, mejor dicho, un héroe humano. Pues realmente nuestro papel no es el de un villano que actúa guiado por la maldad sino que nuestro último fin es sobrevivir, aunque ello conlleve devorar alguna que otra persona. Toca así controlar a un monstruo y avanzar a lo largo de unas instalaciones arramblando con todo cuanto se cruce por nuestro camino.

Un perfecto organismo

De forma un tanto abrupta y sin absolutamente ninguna explicación de cómo hemos llegado hasta aquí, nos vemos controlando a una extraña criatura. La historia que hay detrás de la misma se va revelando poco a poco, intercalando en muy contadas ocasiones el control de la misma con la de un humano. Ni que decir tiene que no estamos ante una revolución argumental ni narrativa, pero la verdad es que consigue incitar a avanzar para conocer más de este ser y su porvenir.

Independientemente al origen, su motivación se encuentra en escapar de este lugar atestado de humanos al mismo tiempo que infecta nodos de esta misteriosa instalación, que harán las veces de puntos de guardado. Evidentemente estos no nos lo pondrán fácil, atacándonos muchos de ellos con solo asomar los tentáculos. Es por ello que ante tal situación no nos quedará otra que devolver el golpe o anticiparnos, algo que haremos con total contundencia. No hay que pasar por alto tampoco que el gore es otro de los elementos distintivos de Carrion. Cada vez que atacamos a una persona la seccionaremos y podremos devorarla para, en la mayoría de los casos, recuperar vida, algo que motivará que aquellos que no nos planten cara acaben sufriendo la misma suerte.

Carrion

Además de tratarse de una premisa ciertamente original, la jugabilidad escogida para ello es idónea. Se trata de una aventura de desplazamiento lateral en dos dimensiones que bebe de las bases del género metroidvania, sin llegar a empaparse de este. De esta manera nos encontramos escenarios conectados y laberínticos, requiriendo de ciertas habilidades para avanzar que iremos desbloqueando poco mediante nuevas mutaciones. Cuenta además con una interesante mecánica basada en el tamaño y vida de la criatura, pues en base a ello podremos hacer uso de unas habilidades u otras. Eso sí, no esperes un estricto metroidvania, ni mucho menos una revolución del mismo. Lo que aquí prima es la verticalidad, con un avance rápido y directo, sin distracciones ni desvíos.

Píxel gore

Uno de los aspectos que otorga mayor fluidez a Carrion reside en el control del monstruo, haciendo tremendamente sencillo no solo el desplazamiento sino el llevar a cabo pequeñas estrategias de ataque. Pese a que pueda parecer un aspecto negativo, la ausencia de un mapa no termina de influir demasiado. Más allá de lo que pudiese desentonar que una criatura de estas característica se detuviese a consultarlo, este solo se hecha mínimamente en falta al retomar cada partida. Pero no tardaremos mucho en volver a encontrar el camino a seguir, de misma manera que han sido muy pocas las veces que hemos dado más vueltas de las necesarias.

Carrion

La causa, o consecuencia, de que no sea necesario revisar rutas, así como que solo ofrezca pinceladas de una experiencia metroidvania, está en la falta y poca variedad de contenidos. El juego concluye en solo unas horas. Posiblemente con coleccionables, secretos u otros elementos podrían haber ampliado la experiencia, pero no por ello haberla enriquecido. Sin embargo, los puzles podrían haberse explotado mucho más, consistiendo en la mayoría de las ocasiones en activar interruptores. Ya sea por los motivos correctos o no, el hecho es que su brevedad no resulta estrictamente negativa debido a que el ritmo no decae.

En lo artístico, los diseños ofrecen una de cal y otra de arena. Por una parte su estilo pixelart es llamativo, brillando especialmente en el caso de todo aquello concerniente al monstruo. Por desgracia, no llega a trascender mucho más allá de este. Una vez más, la falta de variedad, tanto en escenarios como enemigos, supone uno de sus puntos flojos. Esto acarrea la sensación de estar prácticamente en el mismo sitio en todo momento y que una vez concluido Carrion no haya ningún escenario o momento en particular que se nos quede grabado. Mientras que al apartado sonoro pocas pegas se le pueden poner, cumpliendo a la perfección.

Carrion

Batalla por la supervivencia

En líneas generales, Carrion nos ha parecido una propuesta fresca con buen ritmo y saber hacer. No cabe duda de que una mayor duración y contenidos le habrían hecho ganar enteros y sobresalir más, pero es también de agradecer que no busque suplir estas carencias artificiosamente ni peque de pretencioso. Sabe lo que quiere y logra ofrecerlo sin que sea posible poner muchas pegas al respecto.

Resumen
Lucha en Carrion por sobrevivir encarnando una temible criatura. Una concisa aventura con toques metroidvania, que demuestra que a veces menos es más.
7.5
Bueno
Escrito por
Player, amiibo de mis amiibo y miembro 1999 del club de fans de John Boy.

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Wences A. Machado hace 1 mes, 2 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.