Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Bioshock: The Collection

Análisis de Bioshock: The Collection

En la generación de XBOX 360 (aquella en la que Nintendo empezó a jugar su propia liga en sobremesa), uno de los títulos que más sorprendió a los jugadores fue Bioshock, un juego de disparos en primera persona con una narrativa bastante interesante y un universo distópico que merecía la pena conocer. Su éxito llevó a 2K a producir dos lanzamientos más del mismo universo, y todos ellos ahora llegan en su versión definitiva con todos sus DLC a Nintendo Switch bajo el recopilatorio Bioshock: The Collection (solo es necesario descargar el que vayamos a jugar), aunque también están disponibles por separado en digital para su compra.

Bioshock: una original propuesta que se convirtió en saga

El principal reclamo de los tres juegos es que por primera vez son jugables en portátil. Pese a que con el mando pro la experiencia puede ser mejor, el resultado con los Joy-Con no es malo (aunque sin giroscopio). Eso sí, ciertas mecánicas pueden sentirse algo «toscas» para los estándares actuales de los videojuegos, aunque el hilo conductor de la narrativa y la presentación de los juegos hace que eso quede muchas veces en un segundo plano. Hay también ciertas concesiones a nivel gráfico para el port, pero son detalles que no empeoran la experiencia en ningún momento.

Hablando del primer Bioshock, nos encontramos ante una aventura en la ciudad submarina de Rapture, una vanguardia a nivel científico y tecnológico pero que se ha visto destruida por diversos problemas. Varios finales en función de nuestras elecciones y un universo muy bien construido ayudan a sumergirnos (nunca mejor dicho) en una aventura bastante interesante, en la que la oscuridad y la gente corrompida abundan en casa esquina.

Su principal añadido al género de los shooter en mecánicas jugables es el uso de plásmidos, modificaciones genéticas que causan adicción y que permiten que podamos lanzar rayos o mover objetos con la mente (entre otras acciones), y que se usan tanto en combate como fuera de él de una forma bastante acertada. Más allá de eso, estamos ante una aventura bien estructurada aunque bastante lineal, en la que hay espacio para sorpresas, jefes y otros momentos dramáticos, en los que la música siempre ambienta bastante bien.

Desde el interior de un Big Daddy

Bioshock 2 nació como una posible continuación de uno de los finales del primer título, y nos pone en la piel de un Big Daddy, los seres que tan mal nos lo hicieron pasar en la primera entrega. Aquí las melodías y el tono de la presentación es más nostálgico, pues se siente desde el primer minuto como una historia personal entre el protagonista, la enemiga y una de las Little Sisters. Añade nuevos enemigos y conserva otros de la primera entrega y, aunque el original tenía también multijugador, aquí se ha dejado de lado (pero cuenta con el DLC de Minerva, bastante interesante)

Contamos de nuevo con plásmidos y armas, pero también el taladro característico de nuestro personaje.(que requiere combustible para funcionar, no todo iban a ser risas). En general se nota que esta entrega no es del mismo equipo que las otras dos a pesar de compartir escenografía, algo que se hace visible pero que no por ello hace que este sea un título malo en absoluto – y cuenta con algunos momentos muy buenos.

Puede ser quizás el que peque de menos innovador de los tres y más continuista, ya que recicla mucho de lo visto en la primera entrega. Puede ser también, eso sí, el que funciona mejor como shooter convencial de los tres títulos, por lo que aunque sea el «hermano menor», es también un digno miembro de la familia con sus buenos personajes, escenarios y diálogos. Este título, al igual que los otros dos, funciona con varios niveles de dificultad en función de la pericia del jugador el género de los disparos, por lo que la experiencia siempre puede ofrecer un reto.

Hasta el Infinite, y más allá

Salir de la oscura Rapture para ir a la llena de luz Columbia nos lleva de nuevo a un mundo peculiar, pero de una manera diferente a los otros dos juegos y con un protagonista más charlatán. Aquí hay cambios no solo en la configuración de botones (puede causar confusión) sino en lo jugable, ya que contamos con un gancho para atacar cuerpo a cuerpo y colgarnos de cables para movernos, y con Elizabeth de apoyo, un personaje bastante interesante tanto a nivel de trama como de «portabilidades».

En este título la iluminación natural abunda mucho más, y de nuevo nos encontramos con una sociedad que no es tan idílica como pudiera parecer; aunque aquí desde el inicio se altera la concepción espaciotemporal, algo que se uitliza no solo en la narrativa, sino también en el diseño jugable en algunos momentos, para moverse o alterar objetos a un estado diferente. Abundan también los grandes espacios al aire libre, las coberturas y la posibilidad de visitar más lugares que los que son estrictamente necesarios para avanzar.

Los DLC de Infinite están orientados a jugar en modo «hordas» y otro de historia bastante extraño pero muy interesante, que aconsejamos jugar después de completar las campañas principales de este título y el primero de la saga. A nivel jugable en general Infinite mantiene el estilo de los anteriores pero con cambios en los plásmidos y en otros aspectos, sintiéndose más diferente a los anteriores. Para algunos es el mejor de los tres y, aunque eso es algo personal, sí es el que mejor ha envejecido.

Bioshock: The Collection incluye galería de extras y todos los DLC en un mismo paquete, por lo que tiene bastante contenido que ofecer a los jugadores. Los juegos van fluidos a 30 frames por segundo, y a nivel gráfico el trabajo (tanto en el televisor como en la consola) no dista mucho del resto de versiones salvo en detalles muy puntuales. Tanto si jugaste a alguno de ellos como si no, esta colección es una buena oportunidad para disfrutar de una de saga bastante buena con más de 40 horas de contenido.

Resumen
Una de las sagas FPS más aclamadas llega a Nintendo Switch en una buena conversión.
9
Genial
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

2 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 1 mes, 3 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.