Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Assasin's Creed III Remastered

Análisis de Assasin's Creed III Remastered

Cuando hablamos de Ubisoft y de Assassin’s Creed creo que todo el mundo sabe de qué estamos hablando, aunque no haya tenido una especial presencia en las consolas de Nintendo y solo hayamos podido disfrutar de entregas puntuales. Son juegos que, poco a poco, han ido adquiriendo un tamaño considerable y cada nueva entrega contiene un mundo más vasto y completo que el anterior, además de más contenido, historia, personajes y cualquier elemento que se nos ocurra en un buen RPG. La saga ha ido creciendo hasta convertirse en un referente, como el último Assassin’s Creed Odyssey, pero para ello ha tenido que pasar también por grandes altibajos como Unity o el Assassin’s Creed III, que hoy nos trae aquí.

Desde que pudimos ponernos manos a la obra con la aventura de Altaïr Ibn-La’Ahad en Tierra Santa, pasando por la consolidación con la historia de Ezio en Italia, hasta llegar a Egipto y Grecia. Al entrar por primera vez en un juego de Assassin’s Creed queremos sorprendernos por el momento histórico y el lugar en el que se desarrolla la aventura y, ya sea Venecia, la Roma antigua, Nueva Orleans, el Caribe o las colonias de América de la época colonial que se recrea aquí, en Assassin’s Creed III, Ubisoft siempre ha cumplido en este aspecto. En términos de mapeado, la impresionante precisión histórica y la atención a los detalles, es casi imposible criticar la serie en este aspecto. Además, no se queda solo ahí, son juegos enormemente generosos con respecto al contenido y su ambición, en términos visuales, narrativos y de construcción de mundos, no se puede poner en duda.

Assassin’s Creed, una entrega principal en portátil

Y, por lo tanto, es digno de celebración para los fans la saga que nos llegue una entrega principal de Assassin’s Creed en Nintendo Switch, una consola portátil. Además, por si fuera poco, Assassin’s Creed Liberation, la entrega que vería luz por primera vez en PlayStation Vita también se incluye. Sin embargo, Assassin’s Creed III es el plato fuerte, un juego con un mundo enorme y una historia interesante, con muchas misiones por hacer y todo el contenido adicional.

Cuando lanzamos Assassin’s Creed III en Nintendo Switch por primera vez, las impresiones no podían ser mejores: tenemos un menú muy intuitivo, limpio, que nos permite elegir cuál de las dos entregas queremos jugar y nos permite de primeras descargar todo el contenido adicional que no se haya incluido en el juego y cualquier idioma que queramos. Una vez que iniciamos nuestra partida vemos la secuencia inicial, que nos sirve un poco a modo de resumen de la historia de Desmond Miles a falta de las entregas anteriores, ya denota que es un juego que no está a la altura del resto de versiones para consolas de actual generación, sino que se acerca más a la anterior de PS3 y Xbox 360.

No es algo para nada malo y era algo totalmente esperable en una consola portátil. Lo malo es que las prometidas actualizaciones gráficas de las otras versiones de esta remasterización no parecen haber llegado a Nintendo Switch. El renovado sistema de iluminación ciertamente está ausente, faltan los reflejos y algunas texturas en todo el mundo. Es algo que también se ve agravado por el hecho de que la tasa de imágenes por segundos hay veces que le cuesta mantenerse estable y a un número considerable en situaciones como algunos combates o incluso con el autoguardado, situaciones demasiado comunes en Assassin’s Creed III. Todos estos problemas son mucho más notorios cuando conectamos la Switch al dock.

Fallos y una entrega floja

Por si fuera poco, también hay problemas de audio constantes, con el sonido petardeando casi cada vez que se guarda la partida o la historia cambia a una nueva secuencia. Con todo ello no se si estamos ante la versión remasterizada de Assassin’s Creed III o un port directo de la versión original con algunos fallos, que pueden ser perfectamente solucionables mediante actualización.

Y, por supuesto, tampoco ayuda que muchos fans consideren que el juego original es uno de los peores considerados de la serie y la opinión pública puede echar para atrás a más de uno. Entiendo que pasan algo más de ocho horas antes de que podamos controlar al protagonista, Connor, y, en ese punto, empezamos una aventura nueva; o que incluso veces la aventura pueda ser tediosa o aburrida, pero la mayoría de RPG largos incluyen misiones de relleno para alargar el juego. A ello hay que añadir que es cierto que el parkour y el combate son algo torpes y no son como los conocemos hoy en día en la saga. Sin embargo, es un juego con muchas virtudes y que no debemos olvidarlas.

Pero también hay grandes bondades

Connor puede no ser rival para Ezio Auditore (nadie en la saga lo es), pero la suya es una historia bastante interesante en muchos puntos y pasar de las áreas urbanas que veníamos conociendo de Tierra Santa e Italia a las zonas rurales de la América colonial es un movimiento interesante y que añade novedades jugables a Assassin’s Creed. Los combates con Connor también son algo bastante agradable por la gran variedad que ofrecen. Además, Nintendo Switch ofrece algunas adiciones interesantes, como los controles de movimiento que ayudan a con la puntería o la buena utilización de la vibración HD, algo que no tienen las demás versiones y son más que bienvenidas.

A todo esto, no nos olvidemos de Assassin’s Creed Liberation, pero es un juego interesante, no es el mejor de la saga, pero en Nintendo Switch se siente muy bien con todas las mejoras gráficas que se le han introducido en su versión remasterizada. No era muy difícil partiendo de que es un juego de consola portátil y estamos ante una consola considerablemente más potente, pero es realmente bueno cómo se ve y se juega en Switch.

Conclusión

Si somos grandes fans de la saga, Assassin’s Creed III Remastered para Nintendo Switch es un juego perfectamente disfrutable, sobre todo teniendo en cuenta que nos lo podemos llevar a cualquier parte. Después de todo, sigue siendo la misma entrega principal de 2012 en nuestra consola portátil. Sin embargo, cuando el rendimiento y la calidad gráfica se ven comprometidos de esta manera, y mucha gente ya tiene encasillado el juego como uno de los peores, puede perder parte de su atractivo.

Assassin’s Creed III en Switch es realmente la versión remasterizada más débil del juego que se ha lanzado hasta ahora. La mayoría de las mejoras gráficas y los avances introducidos en las otras versiones están ausentes aquí, por lo que parece más un port directo del original. Por supuesto, esto sigue siendo un juego completo de la saga Assassin’s Creed, además con todo el contenido descargable y una muy buena versión en HD de Liberation. Dos juegos que nos darán muchas horas de diversión si queremos completarlos al 100% y cuyos fallos (los de Assasin’s Creed III) son perfectamente solventables mediante un parche futuro.

Resumen
Assassin's Creed III supone la primera inmersión de un juego de la saga principal en una consola portátil. Cuando se supo del retraso se pusieron en marcha todas las alarmas y así ha resultado en cuanto a gráficos, rendimiento y algún que otro fallo de sonido. Sin embargo, es un juego perfectamente disfrutable, con una aventura que nos lleva la América colonial y, por si fuera poco, también incluye entero Assassin's Creed Liberation HD, el juego de PS Vita, mejor que nunca.
7.5
Bueno

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  David Gómez hace 5 meses, 1 semana.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.