Portada » Análisis » Análisis de Arkanoid Eternal Battle

Análisis de Arkanoid Eternal Battle

Somos muchos los que pasamos parte de la infancia rompiendo ladrillos. Un fórmula que se convirtió en todo un género del que Taito supo sacar partido con sus aportaciones jugables y que hoy, con Arkanoid – Eternal Battle, pretende actualizarse, ¿será suficiente?

De buena pasta

Una barra que se mueve de forma horizontal, una esfera que rebota por la pantalla y ladrillos que se quiebran con sus impactos. Tras esta simpleza se esconde una historia espacial en la que nosotros como VAUS, esa barra, debemos salir ilesos de las trampas creadas por DOH hasta poder derrotarlo. Para actualizar todo esto, Pastagames, los responsables de pequeñas joyas como Pix The Cat y Maestro! Jump in Music, han adornado todo de Power Ups y un núcleo online.

Arkanoid Eternal Battle

Su fórmula continúa siendo muy divertida.

De este modo, Eternal Battle, dando nombre al propio juego es centro de todas las miradas: un Battle Royale para 25 jugadores. La premisa es interesante ya que cada 20 segundos el jugador con menor puntuación en ese instante será eliminado de la partida hasta sólo quedar uno. Es entonces cuando los cuatro finalistas se enfrentarán a DOH con peligros en movimiento y otros patrones de lo más interesantes.

Pero más allá de utilizar algún poder de ataque para los rivales situados delante o detrás nuestro, a elección, lo cierto es que su ritmo es demasiado lento. La Energy Ball rompeladrillos incrementa su velocidad mucho más lento de lo que nos gustaría evitando complicar las cosas más de la cuenta, decisión que hace insuficientes esos 20 segundos como marcos de acción para resolver la eliminatoria a nuestro favor. Si a esto le sumamos que generalmente las salas se rellenan con bots por la falta de jugadores, se pierde el aliciente principal de este modo.

En su Battle Royale compiten 25 jugadores esperando al enfrentamiento final con DOH pero generalmente las salas se rellenan con bots

¿La motivación? Jugar para subir de nivel y conseguir diseños diferentes para el área de juego, algo a todas luces insuficiente siendo más bien marcas de agua. conservando su estética futurista echando en falta algo más personal como puede ocurrir en Tetris 99. Por suerte, su música se adapta al juego y sin ser rompedora, poco a poco te involucra más en Arkanoid – Eternal Battle, siendo uno de los pilares de la experiencia.

Y si como alternativa, lo que buscamos en jugar con otros amigos lo podemos hacer de forma local aunque demasiado restringidos. El objetivo, con hasta tres amigos más, es romper todos los ladrillos (SpaceWalls), en pantalla en primer lugar. El que haga el número de rondas estipuladas, hay varios rangos, se alzará con la victoria. Y nada más. Por fortuna los patrones de SpaceWalls son muy variados y exigen estrategias diferentes, además de que el uso de los Power Ups le da mucha más vida de lo que parece.

Arkanoid Eternal Battle

¿Quién no quiere echar unas partidas a la clásica recreativa?

Estos potenciadores bien afectan a nuestra VAUS incrementando su tamaño o velocidad entre otros, o bien a la Energy Ball aumentando su tamaño, velocidad o poder destructivo. Para conseguirlos solo tenemos que tocarlos con la nave o la esfera, al igual que sucede con algunos enemigos que otorgan puntos, dividen la Energy Ball en dos o dejan caer más Power Ups.

Puesta al día pero no a punto

Y fuera de su vertiente multijugador, en Arkanoid – Eternal Battle nos quedan dos modos clásicos donde superar patrón tras patrón, resquebrajando ladrillos, todos los niveles hasta llegar al enfrentamiento final con el mismísimo DOH. Igual que ocurre en su principal modo online.

El lavado de cara se queda en la adición de los potenciadores y modos multijugador que saben a poco

Por su lado, el modo NEO nos ofrece cerca de 50 niveles donde los mencionados Power Ups e Item Capsules cobran el mayor protagonismo, haciendo más fresca la jugabilidad tradicional. Nada como para volvernos locos pero si vuelvo el juego mucho más ameno y entretenido. Si por contra eres los puristas el modo RETRO es para ti: El Arkanoid más tradicional se puede jugar con el aspecto de antaño y con decorado de recreativa. Y poco más.

Visualmente tenemos un producto simplemente cumplidor, aprovechando alguna que otra bondad vista en Pix The Cat pero sin llegar a ese punto de mimo alardeando de efectos y transformaciones constantes. El lavado de cara se queda en la adición de los potenciadores y modos multijugador que saben a poco, del mismo modo que lo hacen todas las excusas para tener de vuelta una saga que nos hace, de repente, tan viejunos.

Arkanoid Eternal Battle

Una pena que el multijugador local sea tan limitado.

Resumen
Es una alegría para todos que Arkanoid - Eternal Battle recupere un estilo de juego tan querido incorporando un apartado audiovisual actualizado además de modos multijugador. Pero no es suficiente. El contenido se antoja escaso demasiado pronto como para continuar rompiendo ladrillos in aeternum.
Bueno
  • Una mecánica que nunca muere.
  • Battle Royal simple y directo.
  • Música adaptativa, de menos a más.
Mal
  • Jugabilidad muy limitada.
  • Escaso de contenido y posibilidades.
  • Online repleto de bots.
6.5
Justo
Escrito por
Jugador de corazón, amante del arte y enamorado del metal.

¿Te ha gustado?

0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no es necesaria. Los campos obligatorios están marcados *

Usted puede usar estos HTML Etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.