Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Chocobo's Mystery Dungeon: Every Buddy

Análisis de Chocobo's Mystery Dungeon: Every Buddy

Estamos en una época en las que las compañías están volviendo a traer alguno de sus juegos más populares en forma de remaster o remake. Square Enix no es una excepción y es lo que está haciendo con varios de sus títulos de Final Fantasy. El que nos ocupa, Chocobo’s Mystery Dungeon: Every Buddy, es uno de ellos y está disponible en Nintendo Switch desde el pasado mes de marzo, siendo un remake de Final Fantasy Fables: Chocobo’s Dungeon, que salió para Wii en 2007.

Conociendo Lostime

Esta entrega tiene como protagonista a un Chocobo, una de las criaturas más emblemáticas de la saga Final Fantasy. Nuestra historia comienza viendo como Cid, y nuestro Chocobo, que son buscadores de tesoros, acaban en una misteriosa torre y se ven teletrasportados hasta Town of Lostime, una ciudad en la que ocurre un suceso extraño: cada vez que suenan las campanas todos aquellos que las escuchan acaban perdiendo sus recuerdos, y por tanto mucho de los ciudadanos han olvidado quienes son (aunque son felices por ello).

Como Chocobo es inmune a los efectos de las campanas, es el encargado de ayudar a los habitantes y devolverles sus recuerdos. En nuestra aventura conoceremos personajes que nos ayudarán en nuestra aventura, así como algunos otros que esconden misterios. La trama se encuentra dividida en capítulos y, a pesar de que podrían haber hecho una historia más profunda, lo que acabamos encontrando es una historia simple pero que intenta buscar humor para amenizar los momentos más dramáticos.

Cada acción cuenta

Nuestro objetivo será ayudar a todos los ciudadanos y averiguar cómo salir de Lostime. Para ello tenemos que entrar en las mentes de los ciudadanos, completando así mazmorras que tienen escondidos los fragmentos de recuerdos que debemos conseguir como objetivo. Estas mazmorras son, además de peligrosas, generadas procedimentalmente  cada vez que entramos en ellas.

Existen dos tipos de mazmorras. Por un lado las obligatorias, que nos permiten continuar la historia, y por otro las misiones secundarias, que no sirven para avanzar pero reultan útiles. Por ejemplo, ayudando a los personajes que tenemos en el distrito comercial conseguimo poder pescar, poder tener acceso a cosechar o incluso comprar pociones. Pero para completarlas hay que ir bien preparados ya que, a diferencia de las principales, en estas vamos a encontrar algunas condiciones extra para completarlas como limitarnos el nivel, restringirnos a utilizar una clase o incluso prohibirnos llevar a un compañero.

Cuando nos adentramos en una mazmorra, lo primero que nos ofrecen es elegir nuestro oficio. Tenemos 14 diferentes, aunque no están todos disponibles desde el principio, algo que nos da tiempo a que nos vayamos acostumbrando a los diferentes estatus y habilidades que ofrece cada uno. Conforme mejoremos los oficios matando enemigos tendremos acceso a nuevas habilidades, por lo que nos encontramos un momento en el que hay que saber elegir el adecuado para que superar una mazmorra sea más o menos complicado.

Una de las principales novedades de esta versión es que podemos elegir a un compañero que nos ayude en las mazmorras, con la posibilidad de elegir tanto personajes humanos como monstruos. Los personajes humanos se añaden conforme vayamos avanzando en la historia, pero para que se nos unan los monstruos necesitamos unos puntos llamados BP (Buddy Points) que se consiguen de vez en cuando tras matar a los enemigos.

Estos compañeros se mueven y atacan automáticamente, aunque también podemos forzar que hagan una habilidad. Al igual que el Chocobo, cada compañero tiene sus estadísticas y habilidades, y conviene ver todos los que tenemos disponibles. Pero la experiencia puede ser más gratificante si este compañero es controlado por otra persona en modo multijugador local. Puede resultar un poco engorroso, ya que si nos alejamos demasiado el uno del otro tenemos que esperar a que el personaje del segundo jugador se transporte hasta nuestra posición, además de tener cuidado de no acaparar los turnos.

Durante nuestro “paseo” por las mazmorras nos vamos a dar cuenta que estamos en un RPG por turnos en donde cada acción que hagamos cuenta (como movernos, usar un objeto o atacar), por lo que si estamos rodeados de enemigos hay que tener cuidado con no movernos sin querer, ya que estaríamos gastando un turno.

Además, las mazmorras aguardan trampas que pueden hacer que nos reduzcan el hambre (si llega a cero nos irá restando salud), quitarnos vida o incluso despertar a enemigos que haya en la sala. Pero no son el único peligro, ya que también podemos encontrar objetos cuyo uso es desconocido y pueden producir efectos adversos, o equiparnos objetos con maldiciones que no vamos a podernos quitar. Todo tiene solución, pero si tenemos un momento fatídico sin objetos o sin poder salir de la mazmorra una de estas situaciones puede significar una derrota.

Dificultad un poco dispar

Los que hayáis jugado a algún juego tipo Mystery Dungeon habréis visto que no son sencillos y que la muerte suele tener penalizaciones para el jugador. Dependiendo como hayamos elegido empezar el juego, Normal o Difícil, nos costará más o menos esta entrega. Por ejemplo, se decidimos empezar en Normal al morir vamos a quedarnos sin todos los objetos y dinero que llevemos con nosotros, pero no perdemos lo que llevemos equipado. En cambio, si elegimos la otra dificultad no conservamos nada tras caer.

Es por ello que el banco puede ser nuestra localización más importante si queremos salvar lo que vayamos encontrando, así como nuestro dinero. De todos los juegos de este género se podría decir que es el más amigable, y que si guardamos a menudo no supone mucho problema. Además, salvo en algunas ocasiones en la que la dificultad se dispara, no es muy complicado superar las mazmorras. Para completarlas hay que tener muy en cuenta el tipo de oficio elegido, nuestro equipo y el nivel de nuestro personaje, pero sobre todo llevar solo en el equipo lo indispensable, ya que en las mazmorras vamos a encontrar objetos que podemos usar y no tenemos muchos huecos disponibles para guardarlos.

A pesar de que las mazmorras se generan de forma prodecimental, y que no siempre encontraremos los mismos objetos ni enemigos, se llegan a hacer monótonas. Este género ha ido cambiando con el paso de los años, por lo que las mazmorras dan en ocasiones sensación de vacío y de que les falta algo que nos incite querer explorarlas en profunidad.

¿Cambios a mejor o peor?

En Chocobo’s Mystery Dungeon: Every Buddy vamos a tener tanto cosas buenas como malas. Empezando por lo positivo, encontramos que es una buena oportunidad para jugar a este título que llegó a pasar un poco desapercibido en su momentom y además hacerlo en su versión mejorada, con cambios en los gráficos y la jugabilidad y con una interfaz renovada.

Pero no todo es bueno, pues también ha venido con algunos detalles, que si bien a priori pueden no tener importancia, si has jugado a la versión anterior los puedes echar en falta, como la forma de explicar los tutoriales del juego o incluso algunas escenas, que estaban mejor integradas que ahora. Existen además otros detalles como la falta de sincronización de voces con el movimiento labial, ya que vemos que el personaje no para de mover la boca hasta que no pulsamos el botón de continuar en los diálogos. Pero sin lugar a dudas su mayor debilidad está en el rendimiento. El juego funciona a la perfección tanto en el modo dock como en el modo portátil, pero tiene unos tiempos de carga bastante lentos, sobre todo cada vez que iniciamos el juego.

Y como buen Final Fantasy, no podemos terminar el análisis sin mencionar su banda sonora. Aunque tiene algún tema nuevo, se basa sobre todo en canciones del gran Nobuo Uematsu, por lo que siempre es un placer recorrer las mazmorras escuchando temas conocidos de las otras entregas de la serie. Otro detalle sonoro a destacar es el de las voces, ya que al igual que los textos, solo están disponibles en inglés en la versión europea.

Resumen
Chocobo's Mystery Dungeon: Every Buddy tiene algunos aspectos que no terminan de convencer, sobre todo para los que jugaron a la versión de Wii. Sin embargo, sta nueva versión con añadidos puede ser interesante para los nuevos jugadores de este título o incluso de los Mystery Dungeon.
7
Bueno

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Cristina Calero hace 8 meses.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.