Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Ape Out

Análisis de Ape Out

Los jugadores de corazón estamos en deuda con la editora Devolver Digital, responsable de traernos a nuestros sistemas de videojuegos las más variadas e interesantes experiencias. En esta ocasión le toca a Ape Out, un smash ‘em up que promete enamorarnos con su apartado artístico.

Engorílate

Pulsamos el gatillo ZR. Es lo único que necesitamos para empezar a disfrutar de la explosión de color y platillos que vive en en Ape Out. Lo cierto es que no se necesita más para jugar a este título. Nuestro protagonista es un gorila que debe escapar de sus opresores y poco más hay que contar. Ape Out es tan simple como podría parecer y de hecho lo es. Pero también presenta varias capas de profundidad que a simple vista no se ven pero que ahí están.

La verdad es que poco se nos quiere contar: somos un simio y debemos escapar. El título se divide en cuatro actos, cada uno independiente del anterior y nos sitúan en diferentes contextos que merece la pena descubrir por uno mismo.

En el plano jugable se basa en ir de un extremo al otro del nivel, sorteando y aporreando a los distintos enemigos que salen a nuestro paso. Todos los enemigos van armados y, a medida que superamos fases, sus armas se vuelven más letales, pasando por pistolas, escopetas, metralletas o lanza cohetes. También contamos con la posibilidad de agarrar cosas y enemigos y lanzarlos. Esto abre más posibilidades pues podemos usar enemigos como escudos o lanzarlos contra otro enemigos.

Explosión de color y sonido

En el apartado artístico es donde reside el alma de Ape Out y también donde se encuentra su mayor virtud. Visualmente todo se desarrolla mediante planos de colores básicos, que se van interponiendo al avance del jugador, crean contrastes bastantes efectivos. Por poner un ejemplo, a pesar de que el juego se desarrolla en vista cenital, no somos capaces de ver todo el escenario, sino que este se oculta tras muros y puertas que no se van desvelando hasta que las traspasamos, creando un acabado muy resultón.

Otros de los puntos álgidos de Ape Out es su apartado sonoro. Con una batería y ritmos de Jazz, crear una orquesta que se ajusta a los movimientos que realicemos en tiempo real. Por ejemplo, si nos lanzamos al ataque de nuestros enemigos se desata una tromba de tambores que irrumpe en todo la escena, pero si por el contrario nos alejamos de la acción y nos planteamos una jugabilidad más sigilosas el golpeo de tambores se relantiza y se ajusta a nuestro ritmo de juego. Sin duda se trata de un juego con personalidad propia gracias a estas ideas artísticas.

Ape Out, consciente de sí mismo en todo momento, presenta dos inconvenientes. El primero de ellos es lo anodino de su propuesta jugable, pues en esencia estamos haciendo lo mismo continuamente durante las tres horas que puede llegar a durar la propuesta. El segundo inconveniente es que dura 3 horas. Aun así, una vez visualizado los créditos, se desbloquean nuevos modos para los que quieran exprimir la experiencia. Modos como el modo difícil o el modo arcade en donde tenemos que superarnos constantemente.

Ape Out es una apuesta minimalista basada en la acción desenfrenada que otras veces se ha visto. Pero no conformándose con ser un juego más, nos ofrece su toque de originalidad con un apartado visual y sonoro nunca vistos antes. La diversión está asegurada para los amantes de este tipo de juegos.

 

Resumen
Ayuda a este gorila a encontrar la salida en este laberinto de color y sonidos de batería.
7
Bueno

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Carlos Firás hace 7 meses.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.