Seguir
Portada » Análisis » Análisis de I Am The Hero

Análisis de I Am The Hero

Los beat’em up de corte clásico vuelven a estar de moda. Propuestas como esta vienen a demostrar que este género puede estar muy vivo si se le añaden elementos innovadores. I Am The Hero es un título que no te dejará indiferente, y que te hará disfrutar de lo lindo eliminando a todo enemigo que se ponga por delante.

Yo soy el héroe

Estamos ante un juego que nos cuenta la historia de un héroe legendario pero con un misterioso pasado. Esto nos hará pensar si realmente nos encontramos ante la figura gloriosa que cree ser, o si hay otra cara del mítico héroe.

Con esa premisa, y con los comentarios que nos van dejando los enemigos antes de los enfrentamientos, la trama podría dar bastante de sí. Sin embargo, vemos que la historia se queda en algo simple y en mera excusa para ponernos a luchar, pero no te preocupes, porque a pesar de ser bastante sencilla, tampoco precisa mucho más.

Los rivales son personajes muy característicos y, aunque cada uno de ellos se repite en muchas ocasiones de la partida, estamos ante un variado número de enemigos. Mafiosos, cantantes de rap, boxeadores e incluso zombies aparecerán en escena con la única intención de cargarse al héroe de esta historia. A pesar de enfrentarnos a una banda organizada con matones muy peligrosos, veremos que dan pie a situaciones muy cómicas que harán sacarnos una sonrisa entre tanto puñetazo.

A guantazo limpio

Se trata de un juego que mezcla muy bien el género beat’em up con el de lucha. A diferencia de los beat’em up clásicos, en este juego no tenemos profundidad, es decir, no podemos movernos arriba y abajo. Interactuamos con nuestro personaje de izquierda a derecha como si de un título de lucha se tratara. Además, el hecho de ir acumulando golpes en forma de combos, y de tener diferentes ataques en función de las combinaciones en nuestro mando, hará que dé la sensación de estar ante una partida versus en un juego de lucha. Para avanzar tenemos que eliminar a todos los enemigos que aparezcan en pantalla y, una vez que los hayamos aniquilado, la pantalla nos dejará seguir.

Cada nivel tiene varias fases. Al terminar, encontraremos un jefe final con una barra de vida mucho mayor y con bastante más mala leche. Sin embargo, a los jefes de fin de fase se le echa en falta una mayor dificultad, ya que muchas veces nos será más difícil eliminar a enemigos comunes que a estos. En cuanto a nuestro personaje no solo tendremos que estar pendientes de la barra de salud, sino que también tenemos el nivel de una barra extra que se irá consumiendo conforme vayamos haciendo ataques especiales.

Al terminar cada nivel elegiremos entre aprender una habilidad EX o desbloquear un personaje. Aprender habilidades nos dará conocimiento sobre golpes especiales que nos harán afrontar los combates con mayor soltura, eso sí, muchos de esos movimientos tienen una ejecución bastante compleja. Desbloquear personaje nos dará la oportunidad de equipar a un enemigo del juego y cambiar rápidamente para utilizar en cualquier momento de la partida. Estos personajes son rivales a los que previamente nos hemos enfrentado. Además de poder cambiar en cualquier momento de la partida, servirá como seguro de vida, ya que en caso de caer en combate seguiremos el juego con ese personaje.

Una delicia para vista y oído

Los gráficos, aunque aparentemente son muy simples, están cargados de detalles. Los personajes tienen estética pixel y, a pesar de estar limitados por este estilo tan retro, comprobamos que están bastante cuidados en este sentido. Los escenarios en muchas ocasiones tienen un aspecto realista, lo que hace un contraste muy interesante con los personajes.

La música es increíble y se adapta genial al juego. Se trata de un sonido retro pero muy bien traído a la actualidad. Sonidos electrónicos, guitarras contundentes y unas bases muy marcadas hacen que estés eliminando rivales al ritmo de su banda sonora. Tiene melodías muy bien realizadas que hacen que destaquemos el apartado musical como uno de los más cuidados de este título.

Corto pero intenso

Quizás la pega más grande que tiene I Am The Hero es que un juego muy corto, ya que se puede pasar en menos de dos horas. Sin embargo, tenemos una serie de extras que alargan la duración del título. Aparte del juego principal, tenemos añadidos como «el juego en la arena donde tendremos que ir venciendo oleadas de enemigos». Además, podemos desbloquear diferentes personajes, habilidades, distintos niveles de dificultad -una vez te hayas pasado el juego completo- y coleccionables. Todo estos añadidos alargan de manera importante la duración del juego.

Otro aspecto importante es el modo cooperativo local, en el que varios jugadores tendrán que eliminar todo enemigo presente en pantalla. Pueden incorporarse más jugadores a la partida en cualquier momento de la partida.

Estamos ante un juego muy divertido que tiene un precio muy asequible y, aunque se trata de una aventura no demasiado larga, cuenta con diferentes tipos de dificultad, varios modos de juego, bastantes coleccionables y contenido para desbloquear. En su conjunto, hacen que estemos ante un título muy recomendable, sobre todo si disfrutaste de los beat’em up clásicos y te da la vida aniquilar a todo enemigo presente en la pantalla.

Resumen
Una mezcla muy interesante del beat'em up clásico con los juegos de lucha. Elimina a todos los enemigos en pantalla antes de pasar al siguiente tramo, eso sí, hazlo con movimientos especiales, acumulando golpes y a base de combos.
8
Notable
Escrito por
Amante de la radio y los videojuegos. En los medios de comunicación desde 1996. Todas las semanas en Revogamers Radio.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Manuel Luis Mena hace 5 meses, 1 semana.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.