Portada » Análisis » Análisis de AeternoBlade II

Análisis de AeternoBlade II

Cuando vemos el anuncio de una secuela de cualquier título, siempre nos llegan las dudas. Por una parte por aquello de “las segundas partes siempre son peores”, pero por otra vemos la posibilidad de expandir e innovar en las dinámicas de la anterior entrega, por lo que normalmente si el primer juego nos gustó, el segundo lo hará igualmente – o puede que más. Ahora le toca el turno a AeternoBlade II, secuela de una aventura que pudimos jugar en 3DS en su momento y posteriormente también en Nintendo Switch.

Empuñando de nuevo la AeternoBlade

La historia nos vuelve a poner en la piel de Freyja, la guerrera que salvó al mundo del malvado Beladin con la ayuda del artefacto que da nombre al juego en la primera entrega. En esta ocasión no está sola, y el juego hace bien el trabajo de unir varios protagonistas a través de la trama (que cuenta con secuencias de vídeo y diálogos), aunque si queremos conocer bien lo que está ocurriendo desde el minuto 1, hemos tenido que haber jugado el anterior título.

La aventura en sí nos propone un hack n’ slash 2,5D en el que nos movemos lateralmente – aunque a veces el escenario haga giros para que así se interprete claramente que, por ejemplo, estemos dando la vuelta a un castillo aunque vayamos de izquierda a derecha. Además de esta perspectiva, contra ciertos enemigos se ofrece una visión completamente 3D que, aunque con una cámara algo más torpe, ofrece una alternativa que se agradece para añadir variedad al juego.

Conforme la historia se va desarrollando, AeternoBlade II nos coloca en la piel de uno de los tres protagonistas. No hay posibilidad de intercambiar entre ellos, por lo que las zonas que visitamos con cada uno tienen ciertos detalles para sacar partido a sus habilidades exclusivas, las cuales no solo varían para el combate, sino en el acceso a ciertos lugares del mapa y en el distinto poder temporal que cada uno posee. A pesar de esto, llegado a cierto momento, existe la posibilidad de revisitar niveles con alguno de los otros dos personajes para usar sus habilidades y llegar a nuevas zonas, algo muy metroidvania pero que aquí se hace algo más repetitivo de lo esperado.

¿Es más siempre mejor?

Cada personaje tiene suficientes características propias como para sentirse diferente al resto y habilidades que pueden ser potenciadas por separado, pero también hay una serie de estadísticas en las que uno destaca más que el resto. Por suerte, cuando usamos nuestros puntos de mejora en atributos, estos suben en los tres personajes, algo que nos ahorra mucho tiempo.

El principal foco del título está en el combate, aunque también hay espacio para los puzles. Existen en ambos una dificultad algo descompasada, a veces por la curva de desarrollo (que no es progresiva del todo) pero otras por la precisión que requiere el uso de las habilidades temporales, algo que al inicio del juego se hace más notorio. Eso sí, salvando las limitaciones propias de la obra, el combate se siente fresco y rápido, además de diferente según el personaje que manejemos, con distintos tipos de golpes a ejecutar.

A nivel técnico nos encontramos con luces y sombras. El detalle de todos los elementos ha mejorado respecto al original, pero se encuentra ensuciado por algún popping en los fondos y desigualdad de detalle en algunos elementos gráficos, tanto en secuencias como en gameplay. Sigue siendo una propuesta modesta como el primer título, pero al “subir” el nivel, se generan también algunas limitaciones. El apartado sonoro es, por su parte, sencillo pero correcto, algo que no ocurre con sus textos al español, con una traducción que mezcla hablas españolas y se deja algún detalle traducido de una forma no muy precisa.

AeternoBlade II es una secuela que apuesta por el “más y mejor” respecto a la primera entrega. En algunos sentidos es un paso al frente, pero en otros casos, ese mismo avance crea otra serie de limitaciones. Las dinámicas son buenas y ofrecen variedad, aunque no hay una curva de aprendizaje del todo buena. Su combate sólido y su idea de habilidades temporales con doble uso suponen sus mayores bazas, además de su duración aproximada de 20 horas.

Resumen
Una secuela que los seguidores del primero saben apreciar, con buenas ideas que aportan variedad al desarrollo. Mejora lo ya visto en el anterior en muchos aspectos, aunque mantiene algunas limitaciones y se genera otras.
7
Bueno
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

1 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no es necesaria. Los campos obligatorios están marcados *

Usted puede usar estos HTML Etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.