Una lucha contra los demonios en la que el tiempo es un fuerte aliado.

AeternoBlade es un título que no es nuevo para los usuarios de Nintendo. Hace unos años apareció en Nintendo 3DS con un resultado que fue muy positivo para algunos, pero no tanto para otros. Años más tarde, tras varias versiones en otras plataformas con diversas mejoras, ha sido lanzado en Nintendo Switch. Con este lanzamiento se pretende aumentar la base de jugadores de la serie de cara a una segunda parte que tiene intención de ver la luz más adelante.

Espada en mano, no quedará demonio sano

El foco de la historia está en la venganza de Freyja, que busca exterminar al demonio Beladim por la destrucción de su aldea. Sin embargo, la cosa no va a salir del todo bien… aunque tenemos un as en la manga: nuestra espada, que nos permite volver atrás en el tiempo. Gracias a ella, y a la ayuda de una compañera de viaje, nos prepararemos para el combate contra el malvado para que no tenga el mismo final que inicialmente vislumbramos.

Por lo tanto, nos espera un viaje para llegar a la fortaleza de Beladim, eliminando por el camino a sus comandantes y ampliando nuestra fuerza y las habilidades de nuestra espada. Los niveles son relativamente lineales y con cierta sensación de vacío, pero ocultan secretos y algún que otro camino extra que requiere usar una habilidad especial (que puede que no tengamos en el momento) o usar nuestro ingenio. Sin embargo, los numerosos checkpoints que encontraremos servirán luego como portales, por lo que el movimiento entre distintas zonas y fases se volverá bastante rápido.

Al empezar, Freyja comienza con unos ataques muy básicos, pero poco a poco la iremos mejorando y obteniendo habilidades. Las más destacadas tienen que ver con la manipulación temporal, generalmente volver hasta diez segundos en el pasado. Parece algo sencillo y la vida no se nos cura si hemos recibido un ataque, pero sí que podríamos hacer que un proyectil que casi nos golpea vuelva por su camino. Esta idea se vuelve más ambiciosa e interesante cuando el escenario entra en juego y podemos realizar acciones como restaurar un puente que se haya roto con nuestro paso o dejar un interruptor tal y como estaba antes de que lo pulsásemos (sin tener que pulsarlo nosotros, ya que el rebobinado nos deja en nuestra posición actual).

Desata todo el poder de la AeternoBlade

Lo más interesante de AeternoBlade es combinar las habilidades con los movimientos de combate. Inicialmente tendremos pocas combinaciones, pero compraremos un buen número que poco tiene que envidiar a cualquier hack’n’slash. Todo esto luce bastante mejor en los combates contra jefes y subjefes, ya que dan mucho más juego, tienen distintos patrones de ataque y son menos simples y repetitivos que los enemigos comunes que hay por el camino.

Poco a poco los pasos entre jefe y jefe mejoran, con secciones de plataformeo más trabajadas y con guardianes del tiempo que aparecen para destruir todo a su paso (enemigos incluidos) mientras usamos nuestras habilidades. Además, bebiendo un poco de RPGs, un sistema de subida de atributos con dinero y una serie de runas que podemos equiparnos y mejorar está presente. Esto permite que podamos adaptarnos a cada nivel o jefe como mejor nos venga, e incluso tener varios sets de runas que cambiaremos con un botón en cualquier momento.

Como ya hemos mencionado, estamos ante un juego cuyo origen no es una consola HD, sino Nintendo 3DS. Eso se traduce en que nos encontramos con algunos diseños simples y que ahora parecen un poco feos pese a estar ligeramente más pulidos que en su versión original, además de un rendimiento que no está optimizado para Nintendo Switch del todo, pero que mejora el que vimos en el pasado. La música está bien de fondo y alguna melodía resulta interesante, pero falta una cohesión sonora que hará que en algún momento nos choque el oído.

Con una historia que ronda sobre las seis horas, Aeternoblade ofrece luego una serie de extras para ampliar la experiencia, alguno de ellos vía DLC. Pese a que no es mal juego, el hecho de que venga desde Nintendo 3DS se le nota bastante. A día de hoy la competencia en su género es mucho más abundante y de calidad que la que había en la portátil tridimensional, pero aquellos que sepan lo que buscan, se encontrarán un buen juego, que va mejorando sobre todo al ir adquiriendo nuevos combos y habilidades.

Comentarios