Minecraft: Nintendo Switch Edition

Mojang lo ha vuelto a hacer. El juego de cubos más famoso vuelve, esta vez con su adaptación para Switch. ¿Saldrá bien parada esta versión de Minecraft comparada con el resto de las que ya tenemos disponibles en el mercado?

Si yo escribo Minecraft, dudo que haya nadie que aún no sepa de qué se está hablando aquí. Igualmente, y por si acaso uno de vosotros lleva casi seis años en una cueva sin internet, os explicaré en qué se basa este sandbox que ya ha hecho historia en la industria del videojuego. Y con razón, porque méritos no le faltan.

Qué raro, cubitos en Minecraft

Nadie se lo esperaba, ¿verdad? Quizá una de las mayores premisas de esta nueva versión de Minecraft sea la de poder disfrutar del juego en cualquier parte con Nintendo Switch, cosa que en realidad ya podíamos hacer con otros dispositivos móviles, si bien es cierto que ahora hablamos de una consola pensada y hecha exclusivamente para jugar y eso conlleva ventajas frente al resto de versiones portátiles.

Empecemos hablando de los controles, engorrosos de primeras si estás acostumbrado a jugar en un PC. Se nota que es un juego pensado para ordenador y, por mucho que adapten la interfaz al resto de dispositivos, aquí nadie puede dudar de que un mando va a complicar bastante la jugabilidad. Ignorando este detalle, todo funciona bien en líneas generales. Personalmente, y ya que precisamente nombraba la premisa de jugar en cualquier parte, he pasado la mayor parte del tiempo jugando de este modo y he de decir que se hace bastante cómodo e incluso llega a impresionar poder recorrer este mundo pixelado sujetándolo todo con tus propias manos.

Eso no quita, igualmente, que, por el momento, las caídas de frames estén demasiado presentes con Nintendo Switch en modo portátil. Intentaré romper una lanza a su favor diciendo que ocurre sobre todo mientras nos vamos moviendo por el mundo y se va generando frente a nosotros, cosa que ocurre igualmente en el resto de versiones, aunque también he sufrido demasiadas caídas girando la cámara y sin moverme del lugar. Espero que Mojang se curre alguna actualización para optimizar el rendimiento, que sin llegar a convertir el juego en una versión mala de Minecraft, sí termina resultando bastante molesto, sobre todo si habéis disfrutado de él en PC anteriormente y tenéis con qué comparar.

 

Minecraft: Nintendo Switch Edition

Añadidos algo descafeinados

Además de poder jugar en nuestro mundo como siempre, disponemos de varios minijuegos online a los que podemos unirnos desde el menú principal. Son únicamente tres, pero aún darán para varias horas de entretenimiento. El primero de ellos es el modo Batalla, donde nada más empezar tendremos que equiparnos cogiendo objetos de distintos baúles para luego acabar con el resto de jugadores y ser el último que quede en pie. También tenemos un modo llamado Tumble, en la que todos los jugadores se encuentran en una plataforma no muy extensa e irán destruyendo los bloques del suelo con palas o lanzando bolas de nieve. De nuevo, obviamente, el último que aguante sin caerse será el ganador de la ronda. El último de todos, y añadido recientemente gracias a una actualización, es el modo Planear, donde utilizaremos las alas del propio juego para realizar carreras o ver quién consigue más puntos que el resto.

También existen mundos hechos específicamente para los distintos packs de texturas que incluye el juego en forma de DLC de pago, aunque se nos da la oportunidad de probarlos con el único inconveniente de no poder guardar la partida. Son curiosos, y hay algunos muy trabajados, pero no creo que mucha gente esté dispuesta a pagar hasta 6€ por unas texturas nuevas en los bloques y algún que otro aspecto para nuestro avatar. Menos aún si, de nuevo, vienes de jugar al Minecraft en el ordenador, donde todas estas opciones son, por supuesto, gratuitas y prácticamente infinitas. Algo interesante y distinto de probar, pero que no llega a ser más que una función que la mayoría de gente olvidará en un par de días.

Minecraft: Nintendo Switch Edition

Misma fórmula, ¿mismo resultado?

En definitiva, podría resumir esta versión de Minecraft para Switch como un “sí, pero no”. Sí, porque es portátil y eso resulta muy interesante. ¿Un viaje en avión o tren? ¿Comida familiar aburrida? ¿Una asignatura que no te interesa en clase? Ahí tienes tu juego de siempre, al alcance de tu mano (Revogamers y este servidor no se hace responsable de la posible amonestación si vuestro profesor os pilla costruyendo una casa cutre de tierra). Nada de televisión, nada de ordenador, solo la Nintendo Switch. Aún así, sigue siendo, al igual que en el resto de consolas, una versión limitada y más cara respecto a la de PC, donde de verdad se le puede sacar partido a este grandioso juego que desde luego será recordado a lo largo de la historia cada vez que alguien hable de juegos revolucionarios.

Minecraft: Nintendo Switch Edition