Portada » Artículos » Avance de Super Smash Bros. Ultimate

Avance de Super Smash Bros. Ultimate

El 7 de diciembre será cuando podamos, por fin y tras una espera que se ha hecho más larga de lo que en realidad ha sido, hacernos con Super Smash Bros. Ultimate, la, ya podemos decirlo, mejor y mayor entrega de toda la saga que es, además de un fenomenal juego de lucha, una auténtica enciclopedia del videojuego.

Masahiro Sakurai, padre de la criatura, es un perfeccionista; tanto es así que días antes de que pudiéramos probar esta versión final del juego decidió que quería cambiar algo, no sabemos el qué, y tuvimos que retrasar nuestro viaje a las oficinas de Nintendo para probar su más reciente creación. Este hecho, que puede sorprender a algunos, no es sino una muestra más de hasta qué punto Super Smash Bros. Ultimate ha sido mimado, y no es para menos, ya que en él y en Pokémon Let’s Go se han depositado unas Navidades en un año en el que la compañía kiotense no ha ido sobrada de grandes lanzamientos.

Vuelta al buen camino

Dentro de no demasiado os contaremos todo con más detalle en nuestro análisis, pero antes en este avance queremos centrarnos especialmente en los modos para un jugador, aquellos que a muchos puede que os decepcionaran en la cuarta entrega para Nintendo 3DS y Wii U pero que ahora os sorprenderán para bien en Nintendo Switch.

No queremos dejarnos lo mejor para el final, así que empezaremos con su modo aventura, que no historia, y es que esta tampoco irá mucho más allá de lo que ya conocéis, aunque sí podréis esperar ciertos giros de guion en una trama que empezará con Kirby como absoluto protagonista pero a la que no tardarán en añadirse otros como el omnipresente Mario, además de ser uno de los modos en el que haremos uso de la gran novedad de la saga: los espíritus.

En El mundo de estrellas perdidas, pues así se llamará esta aventura, todos los combatientes del universo Smash Bros. han sido transformados en espíritus, salvo Kirby, pero no solo ellos, sino que también han corrido la misma suerte personajes de decenas de títulos de todas las épocas, estilos y consolas, por lo que ir avanzando por su mapa en vista cenital será como recorrer la historia de los videojuegos. Un mapa que, todo sea dicho, es enorme, por lo que recorrerlo os llevará varias horas sobre todo si tenemos en cuenta que hay ramificaciones en el camino o que algunas sendas están cortadas y necesitamos una habilidad particular de algún espíritu para sortear el obstáculo. Claro que no podemos olvidarnos de Master Hand, el temible enemigo final en la saga que ahora regresa modificando el mapa para tratar de evitar nuestro avance, algo que hará rompiendo puentes o con acciones de similar calado.

Dado que “solo” hay 76 personajes en el plantel (contando ya a los 6 luchadores echo), el juego, ingeniosamente, plantea retos valiéndose de estos para recrear o imitar a personajes de otras sagas o títulos individuales cambiando el color, tamaño o ropaje (incluyendo complementos) de los luchadores seleccionables. Así, podremos ver a un enorme Charizard gris haciendo de Fortitudo, el ángel dragón de dos cabezas de Bayonetta, a Dr. Mario en el papel de Hal Emmerich, a Diddy Kong dando volteretas al más puro estilo Dee Jay de Super Street Fighter II, o a un R.O.B. que solo dispara láseres cual Guardián de The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Hay combinaciones realmente originales y otras un tanto forzadas, pero todas os brindarán combates muy diferentes entre sí gracias a las características únicas de cada uno de ellos y lo que es más importante, servirán para desbloquear espíritus.

Estos funcionan básicamente como potenciadores de nuestro luchador, pero tienen bastante más miga que eso, ya que los hay de dos tipos, primarios y de apoyo, y además los primarios son susceptibles de subir de nivel o de complementarse con los de apoyo, siempre que cuenten con las ranuras necesarias para ello.

Equipar a un espíritu principal u otro influirá en el devenir de cada combate, y es que no será lo mismo contar con un espíritu con el atributo ataque que con otro con agarre o con defensa. Entra así el juego el triángulo de habilidades, donde un tipo es fuerte frente a otro pero débil ante el tercero en discordia, similar a lo visto en la saga Fire Emblem con su triángulo de armas.

Por si fuera poco, también habrá que estar muy atento a qué espíritus de apoyo equipamos, pues con estos podremos neutralizar ya sea artes enemigas u obstáculos del escenario (por ejemplo, en uno el suelo arde, así que si lleváis a un Pokémon de tipo agua… pues eso).

Para rematar y como ya hemos comentado, suben de nivel, ya sea combatiendo a su lado o alimentándoles con aperitivos, que se consiguen en varios modos de juego. Y si así lo deseamos, podemos deshacernos de ellos convirtiéndolos en orbes, necesarios para otra de las novedades de este Super Smash Bros. Ultimate, el árbol de habilidades, que os recordará al visto en juegos como Final Fantasy X y tantos otros RPG.

Este árbol es común a todos los personajes, pero solo determinados orbes afectan a unos o a otros; algo obvio si tenemos en cuenta que los hay para potenciar ataques con espada, otros de tipo fuego y un largo etcétera.

Sabiendo todo esto ya podéis afrontar con las suficientes garantías El mundo de las estrellas perdidas, un mundo en el que ir sumando personajes y espíritus a nuestro plantel de una forma original y entretenida pero que no será la única.

El Tablero de espíritus, otra de las nuevas modalidades de Super Smash Bros. Ultimate, también permitirá liberar tanto principales como ayudantes, pero el cómo lo hagamos cambiará sustancialmente.

Espíritus Super Smash Bros. Ultimate

Ahora lo que tendremos ante nosotros será un tablero, lógicamente, con imágenes de varios espíritus a liberar divididos por dificultad (novato, avanzado, as y leyenda). Este tablero se refresca cada 5 minutos, por lo que si os interesa alguno de los que veis, no dudéis en seleccionarlo y enfrentaros contra él.

Como ya ocurriera en el modo aventura, realmente combatiremos contra luchadores ataviados de tal manera o que usan unos objetos que parecen el espíritu en cuestión, solo que ahora serán continuos estos combates y habrá que estar más atentos que nunca al triángulo de habilidades.

Pero vencerlos no será todo, ya que, al acabar el encuentro, tendremos que acertar un disparo dirigido al luchador mientras una barra circular lo protege. Si falláis, tranquilos, siempre podréis pagar para repetir el disparo, o si no queréis desembolsar puntos, también cabe la posibilidad de repetir el combate.

El otro gran modo al que tuvimos acceso fue Smash Arcade. Es lo más parecido a lo que estamos acostumbrados a ver en un juego de lucha cualquiera donde elegimos dificultad a lo Sakurai (o sea, con decimales) y personaje y nos enfrentamos a una serie de adversarios con algún minijuego entre medias (sí, aquí también los hay), solo que en Super Smash Bros. Ultimate, dada su tan variada y heterogénea naturaleza, se han permitido tematizarlos.

Esto significa que cada luchador se enfrentará a otros o de similares características o que, de alguna manera, peguen con su condición o personalidad, incluido el jefe final. Así, Wolf peleará contra otros personajes que regresan en esta entrega y acabará en una batalla contra Galleom, viejo conocido por los fans, el Capitán Falcon se las verá contra rivales que, como él, prefieran la lucha cuerpo a cuerpo, o el dúo Duck Hunt luchará únicamente contra presas, animales, Pokémon y similares, como el imponente Rathalos.

También tuvimos tiempo para disputar partidas normales de hasta 4 jugadores. Lo de elegir primero el escenario y después a los combatientes es algo que gustará a los más profesionales, ya que es cierto que no todos los personajes son igual de óptimos para una arena u otra.

Estas, que ya sabéis que se cuentan por decenas, han ganado, sin excepción, en espectacularidad y detalle, incluso las que vuelven desde la entrega para Wii U, que ya de por sí se veían bien. En las nuevas, como las de Paper Mario o Castlevania, HAL Laboratory ha querido ir más allá y se han permitido incluir elementos que irán cambiando según pase el tiempo, algo que no es nuevo pero que en esta ocasión ha ganado en espectacularidad y que traerá mayores consecuencias que nunca.

Misma fórmula perfeccionada

En la parte jugable, Super Smash Bros. Ultimate es la fórmula refinada de lo visto en la cuarta entrega, con pequeños cambios, casi imperceptibles, que sin embargo logran un equilibrio pocas veces visto en un juego de similares características. Sí notaréis, y mucho, la adición de la esquiva aérea, que os ayudará a evitar las acometidas del rival y que, bien usada, al igual que ocurre con la esquiva perfecta, supondrán una ocasión de contraataque perfecta.

Sabemos que queréis saber mucho más de la entrega para Nintendo Switch de un juego que ha transcendido su propio género y que no solo ha creado escuela, sino que se ha convertido en la mejor oda a los videojuegos que nadie pudiera crear, por lo que os emplazamos a nuestro futuro análisis donde os desgranaremos todo sobre uno de los juegos más esperados del año.

Escrito por
Señor Bichos para ti.

Have your say!

6 0

Este debate contiene 1 respuesta, tiene 2 mensajes y lo actualizó  Glow hace 3 semanas, 3 días.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
  • Autor
    Publicaciones
  • #31689

    Glow
    Participante

    el hype por las nubes ya xD

Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.