La guadaña es la nueva pala.

Tras el éxito de la aventura original protagonizada por el ya icónico Shovel Knight, Yacht Club Games nos siguen brindando, juegazo a juegazo, ampliaciones que son spin-offs y que bien podrían ser juegos por separado. Villano por villano, primero le tocó a Plague Knight con Plague of Shadows. Esta vez es el turno de Specter Knight con Shovel Knight: Specter of Torment. ¿Estará a la altura de sus anteriores entregas?

Esta vez tendremos una misión un tanto peliaguda: Nos tocará coger la guadaña para reclutar al grupo de villanos contra los que luchamos en el juego original. El objetivo que tenemos es recuperar la humanidad de Specter Knight, que ha quedado como un espectro esquelético.

Antes de comenzar el análisis, creo que es conveniente explicar las formas en las que puedes conseguir este Specter of Torment, que no son pocas. Si ya tenías el Shovel Knight original, ¡enhorabuena! Este contenido será una descarga totalmente gratuita en la plataforma que lo comprases, sin fecha de salida confirmada aún. Si no lo tenías, o no puedes contener el ansía por tenerlo, está disponible en exclusiva temporal en la eShop de Nintendo Switch por 9,99 €, dónde también encontrarás Shovel Knight: Treasure Trove, que es la compilación de todas las aventuras de la saga hasta ahora y con la que tendrás acceso a otros contenidos que se irán sumando en el futuro, por 24,99 €. Esta última es la opción que te recomiendo si aún no has jugado a la saga, que entenderás mucho mejor si la disfrutas por el orden de salida de sus títulos.

 

La guadaña es la nueva pala 

Specter Knight viajará por todos los mundos que ya visitamos en Shovel Knight: Shovel of Hope para reclutar uno por uno a los jefes finales que los habitan. Podríamos pensar que por repetir mundos y personajes tendremos la sensación de estar repitiendo el juego con algún que otro añadido. Nada más lejos de la realidad. Estos niveles han sido rediseñados y adaptados a la nuevas características del personaje que controlamos.

En Shovel Knight: Specter of Torment, Specter Knight aporta una jugabilidad distinta a la que nos ofrecía el azul caballero de la pala. Y esto en parte se debe a la guadaña, su arma inseparable. Podremos escalar brevemente por las paredes de los niveles y al hacer un corte en el aire a un farolillo, o incluso a los enemigos, conseguiremos hacer un salto que nos propulsará en diagonal y que nos permitirá llegar a zonas inaccesibles. Por no hablar de los raíles por los que podremos deslizarnos como auténticos surferos gracias una vez más a nuestra querida guadaña. Por todo esto, Specter of Torment es mucho más dinámico y rápido que el original, aportando una frescura a esa jugabilidad ya perfecta que pudimos disfrutar desde hace poco más de dos años.

Los controles, totalmente configurables al gusto del jugador, son precisos y justos. Si nos caemos por ese agujero, es porque nos lo merecemos. Podremos practicar para que no nos vuelva a pasar y veremos como con esa práctica, vamos mejorando paso a paso, controlando cada vez mejor a nuestro caballero, realizando acrobacias (hay fases en las que tendremos que encadenar saltos imposibles) y venciendo enemigos que al principio nos hubieran parecido hazañas imposibles.

El juego tiene una manera muy curiosa de presentarnos nuevas dinámicas en los escenarios. Primero aparecen discretamente, en una pantalla sencilla para poder aprender su mecánica tranquilamente. Poco a poco, pantalla a pantalla, esto se irá complicando hasta que nos encontremos frente al jefe final del nivel, dónde tendremos que usar esa y otras habilidades o mecánicas para poder vencerle.

La dificultad está muy bien nivelada. El juego presenta retos complejos, pero en pocas ocasiones frustrantes. Sin embargo, en la dificultad encuentro una de las pocas pegas que se le pueden poner a Shovel Knight: Specter of Torment. Y no es la dificultad de cada nivel en sí, si no su sistema de acceso a los niveles. Al completar el primer nivel, se nos desbloquean los otros 8 al momento y sin ningún orden propuesto, cuando en la realidad unos son más difíciles que otros. Considero que pese a que puede ser positivo dar esta libertad al jugador, no vendría nada mal una guía que nos indique cual puede ser un mejor orden a seguir, con una dificultad ascendente.

En mi caso, alguno de los niveles más sencillos los jugué al final de la aventura, cuando ya iba más entrenado y con mejores armas, armaduras y medidores de sombra (magia) y voluntad (vida). Según vamos avanzando en el juego, conseguimos estas herramientas que nos ayudan a hacer los retos un poco más asumibles así como a desbloquear nuevas y curiosas habilidades que no desvelaremos para no fastidiar sorpresas. Por eso es que pienso que sería más interesante ordenar en cierta manera estos niveles, como hacía la entrega original, para poder ir aumentando gradualmente la dificultad de los mismos a medida que nos vamos haciendo mejores caballeros.

Una historia caballeresca que engancha.

Pero no estamos ante un plataformas vacío de historia. La saga Shovel Knight no deja ningún aspecto como secundario, y en este caso no encontraremos la excepción. Encontraremos una historia trabajada y que nos enganchará nivel a nivel. El presente se entrelaza con el pasado con unos flashbacks que aportan la información justa para querer seguir averiguando más y más sobre Specter Knight. Y del futuro ya nos encargamos nosotros, ya que al tratarse de una precuela, sabemos que es lo que pasará y nos encontraremos con ciertos guiños, en especial al final del juego, que sacarán una sonrisilla a más de uno.

Pese a controlar a un villano, el juego consigue que empaticemos totalmente con este personaje. Mostrándonos su pasado y sus motivos para llegar al punto de la historia en el que nos encontramos. Vemos como crece como personaje y como su relación con el resto de personajes cambia según los hechos que van ocurriendo. Hablando de personajes, hasta el último secundario que te encuentres en tu epopeya, tienen un carisma y unos puntos humorísticos brillantes, que se ven reforzados por el gran doblaje al castellano del título.

Al tratarse de un spin-off, ya conocemos a parte del elenco, e incluso parte de los escenarios que aparecen en Shovel Knight: Specter of Torment. Pero esto no hace más que jugar a su favor, aportando un cierto aire nostálgico, pese a la poca antigüedad del título original. Los personajes y las tramas encajan a la perfección en el puzle de la historia que nos presenta la saga Shovel Knight. Iremos atando hilos según avance el juego y descubriendo el pasado de uno de los villanos a los que nos enfrentamos en su día con el caballero de la pala.

Además de la historia principal, nos encontraremos con ciertas misiones secundarias, que ampliarán el número de horas que le podremos dedicar a este título. Al poco de comenzar la historia, nos encontraremos con un personaje, Red, que nos pide conseguir cráneos rojos para recuperar a su amada. Estos cráneos se reparten por los niveles, en zonas escondidas o difíciles de acceder, por lo que conseguirlos será un reto añadido, pero con recompensa. Podremos canjearlos por lo que Red llama birrias: objetos secundarios que usan nuestra barra de sombra, pero que nos darán poderes muy interesantes. También podremos coleccionar trajes, mejorar nuestras birrias, e incluso desbloquear un hada en forma de Shovel Knight que nos acompañe en nuestra aventura, con el amiibo del personaje. Este hada no tendrá ninguna función especial, pero nos hará compañía y le veremos en unas animaciones de lo más divertidas.

La música en Shovel Knight: Specter of Torment, como ya estamos acostumbrados, es brillante y muy pegadiza. En cada nivel encontraremos remixes de los temas originales utilizados en Shovel Knight: Shovel of Hope. Seguro que después de alguna partida te encontrarás tarareando las melodías que encontrarás en la banda sonora del juego. El diseño artístico de los escenarios y los personajes no se queda atrás. Pese a su estética 8 bits, los sprites de los personajes se ven muy vivos, con unos ropajes espectaculares.

Conclusión: Larga vida a Specter of Torment

En Shovel Knight: Specter of Torment nos encontramos ante un DLC que es mucho más que eso. Brilla con luz propia y funciona como juego independiente a la perfección. Con un precio más que justificado para sus, aproximadas, 7 horas de uso de la historia principal, nos encontramos con una aventura que te recomiendo encarecidamente que pruebes en tu Nintendo Switch.

Su apartado artístico impecable, su música pegadiza, su trabajada historia y su divertidísima jugabilidad lo convierten en un imprescindible sin lugar a dudas. Nos encontramos con un indie que pese a su estética 8 bits, no tiene nada que envidiar a grandes superproducciones con mucho más presupuesto, pero mucha menos magia que la que consiguen transmitir Shovel Knight y el resto de personajes en este título.

Larga vida al caballero de la pala. Larga vida a los 8 bits. Larga vida a Yacht Club Games. Larga vida a Shovel Knight: Specter of Torment.

Comentarios
  1. 1.
    Considero que pese a que puede ser positivo dar esta libertad al jugador, no vendría nada mal una guía que nos indique cual puede ser un mejor orden a seguir, con una dificultad ascendente.

    Nunca juegues un Megaman entonces.