Carreras salvajes con aroma retro.

Rock ‘N Racing Off Road DX es el debut de EnjoyUp en Nintendo Switch, ese estudio que tantas alegrías nos ha traído con títulos propios como Chronos Twin en Nintendo DS y con ports de otros estudios como Unepic en Wii U. En esta ocasión es una adaptación de uno de sus juegos de Wii U, su homenaje a los clásicos como Super Off-Road.

Carreras 4×4 al estilo del mítico Off Road

Bajo una vista cenital, nuestro control se basará en un botón para acelerar, otro para frenar y nuestro stick para girar cuando sea necesario, teniendo cuidado con saltos y obstáculos que haya por el escenario. Por lo tanto, su adaptación a Nintendo Switch permite facilmente que pueda jugarse con un solo Joy-Con, y así tener hasta cuatro jugadores con poco esfuerzo.

Los circuitos nos trasladan a escenarios llenos de arena en los que los baches, caminos cruzados y curvas muy cerradas nos obligarán a cogerle el punto al juego. Puede que pensemos que el control es algo tosco, pero es parte de la dificultad y algo a lo que habrá que hacerse, rindiendo tributo a los clásicos en los que se inspira.

A los amantes del juego individual, un modo campeonato y contrarreloj les espera. Hay cinco copas en el primero, cada una de ellas con cuatro circuitos. Quedar primero en cada copa asegura desbloquear la siguiente y un vehículo nuevo para poder controlarlo. Como cada coche tiene sus características, hay un modo entrenamiento para que podamos probarlo si es necesario.

Un racing cargado de rock

Si jugamos con CPUs, puede que encontremos que nos suponen un problema en varias ocasiones, pues pueden enfocarse a chocarse con nosotros una y otra vez, pero otras veces van totalmente a su aire. Esto puede ocasionar que un pequeño fallo se convierta en un problema mayor para conseguir un buen puesto, por lo que hay que actuar no solo como mejor nos convenga por el escenario, sino también por la posición relativa de nuestros rivales.

Con una estética simple pero efectiva, todo funciona sin muchos problemas. La contra principal reside en que al final puede hacerse algo corto para jugar durante varias semanas (algo habitual en estos juegos), ya que el multijugador no tiene alicientes para continuar con él durante meses, puesto que los circuitos y los vehículos son similares a nivel general.

Estamos ante un título que quiere y no puede. Es decir, no es malo, pero tiene esa sensación de que todo podría ser mejor de lo que es en realidad. No obstante los fans de las carreras y de los clásicos cenitales encontrarán un buen título, aunque es muy posible que busquen una versión mejorada del mismo más adelante.

Comentarios