New Frontier Days: Founding Pioneers

Colonos llegan en Nintendo Switch a nuevas tierras para echar raíces y progresar con tu ayuda en New Frontier Days: Founding Pioneers.

Uno de los títulos de la Nintendo eShop que acompañó a Nintendo Switch de lanzamiento el pasado 3 de marzo fue New Frontier Days: Founding Pioneers, un simulador de construcción de ciudades ya visto en Nintendo 3DS y diseñado por Arc System Works, quienes también han apoyado la llegada de esta consola con otro título, Othello.

Ponte al mando de un grupo de colonos y crea una ciudad en una nueva y virgen tierra, en la que no hay presencia de otros humanos, teniendo para ello diferentes modos por delante que te permitirán hacerlo con mayor o menor calma.

Cabe destacar que el juego se encuentra completamente en inglés, algo que es posible que eche para atrás a algunos jugadores, aunque por suerte no hay aquí una historia u elementos que hagan completamente imprescindible su comprensión, más allá de los objetivos, pequeños mensajes y tutoriales, más aún cuando su funcionamiento resulta algo intuitivo.

Estrategia y granjas

El sistema de juego recuerda inevitablemente, nada más tomar contacto con él, al de los títulos de estrategia típicos de ordenador. Partes de unos pocos de colonos que deben recolectar recursos, como madera o alimentos, para hacer progresar el asentamiento inicial con más y mejores estructuras que agilicen todo el proceso y aumenten el tamaño de la ciudad. No obstante, existe una clara diferencia, y es que aquí no te tienes que enfrentar a otras facciones rivales, aunque sí puedes sufrir el ataque de furiosos jabalís.

Como ya hemos dicho, New Frontier Days: Founding Pioneers es un simulador de ciudades, un juego más calmado en el que debes hacer progresar tu ciudad, de un modo parecido al visto en algunos juegos de granjas, como todos los ‘Farms’ de Facebook y similares. Pese a que parece una propuesta muy relajada, algunos de sus modos, y en especial dificultades, te harán no relajarte demasiado, en especial con los primeros pasos.

El ritmo del juego lo va marcando el transcurso de los años, aproximadamente cinco minutos, realizándose con ello una fiesta de la cosecha, momento en el cual se restarán una serie de recursos, revisándose exactamente la comida y el dinero. En caso de que no puedas cubrir la primera de esas necesidades, el dinero descenderá a números rojos y si en el siguiente año no has podido solucionar esta situación habrás fracasado y en tu pantalla aparecerá el temido ‘Game Over’. A medida que vayas progresando podrás avanzar a nuevas eras que aporten novedades como edificios.

New Frontier Days: Founding Pioneers

Su estética, así como el resto de componentes del mismo, es bastante simpática, con algunos toques muy japoneses, como la asistente Jessica, la cual te dará diferentes directrices. Su música, con toques celta y folk, sigue esta misma tónica, resultando en ocasiones demasiado repetitiva.

Modos de juego

Son tres los modos de juego que ofrece New Frontier Days: Founding Pioneers, todos ellos disponibles desde el primer momento: modo historia, modo supervivencia y modo libre. Este primero te llevará a superar diferentes misiones, desde cultivar y reunir unos recursos mínimos a hacer frente a animales salvajes o sobreponerte a desastres naturales, siendo una excelente oportunidad de cara a hacerse con el funcionamiento del juego antes de pasar al modo supervivencia, más aún teniendo en cuenta su baja dificultad, la cual es más exigente en los primeros años.

Este último modo antes mencionado te permite la posibilidad de construir tu ciudad sin ningún límite u objetivo concreto, aunque tendrás que elegir entre cinco dificultades diferentes que te marcarán el ritmo de la partida, pues a medida que esta crece el juego te pondrá más difícil el seguir avanzado debido al nivel e intensidad de los eventos que pongan en peligro el crecimiento, por ejemplo en su mayor dificultad cada cinco años los osos aumentan su tamaño. Por último, el modo libre te permite disfrutar de todo lo que ofrece el juego de manera calmada, sin existir ningún requisito a cumplir ni peligro mayor que haga que la partida termine, aunque en este no podrás conseguir los diferentes logros, existiendo un total de 80 que desbloquean partes de imágenes.

New Frontier Days: Founding Pioneers

La experiencia en todos ellos es la misma, echándose en falta una mayor variedad de escenarios, animales y cultivos, así como ciclos de día y noche o estaciones, aunque esto comprensiblemente llevaría a modificar la rapidez con la que los años pasan. También podría haber resultado de interés la opción de crear tus propios escenarios. Se tratan en definitiva de pequeños detalles que bien podrían haber hecho más llamativo y memorable New Frontier Days: Founding Pioneers.

Ayudas para los colonos

En el juego los colonos no se encuentran solos para hacer frente a las adversidades, siendo posible domesticar animales para que te ayuden. Así pues, podrás desde montar caballos para desplazarte con rapidez, algo muy útil cuando se presenta un peligro en la otra punta del escenario, a usar otros animales para recolectar recursos, talando por ejemplo las ovejas árboles a cabezazos, o defenderte de otros gracias a su ayuda.

Asimismo, y para todos los modos de juego, existen las llamadas ‘Invention cards’ (Tarjetas de invento), las cuales puedes usar para obtener grandes beneficios, como incrementar la producción de recursos, vida de los colonos durante un periodo concreto y un sinfín de posibilidades más, pues hay hasta 290 tarjetas en el juego. Recibes varias de ellas nada más empezar la partida y consigues más a medida que avanzas en el desarrollo de tu ciudad.

New Frontier Days: Founding Pioneers

Conclusiones

New Frontier Days: Founding Pioneers ofrece una experiencia divertida, en especial para los amantes de este tipo de juegos, en los que poco a poco vas creando su propia ciudad. Su control es bueno, pudiendo disfrutar tanto con los Joy-Con como con la pantalla táctil, del mismo modo que en muchos de los juegos para móviles y tablets de este estilo. Sin embargo, la poca variedad y dificultad, que a medida que avanzan los años se reduce, son los puntos negativos que más lastran el juego y lo hacen menos rejugable.

Comentarios