Seguir
Portada » Análisis » Nefarious

Nefarious

¿Hartos de ver siempre a los buenos ganar? ¿Eres de los que piensan que los enemigos son unos incomprendidos que tratan generosamente bien a sus doncellas secuestradas? Pues bien, es hora de ver la otra cara de la moneda en un juego lleno de humor, referencias y plataformas. Hablamos de Nefarious, el juego de StarBlade que llega a Nintendo Switch con un port de los españoles Stage Clear Studios.

Saca a tu yo malvado con Nefarious

Uno de los momentos más ansiados del enemigo final o némesis del protagonista de un juego es la victoria. Parece que, por mucho que la tenga preparada, nunca piensa que vaya a lograrla. Esta es la historia del villano Crow, que se encuentra en un momento en el que el héroe de su mundo está harto ya de rescatar a la princesa y se retira. Con una agridulce victoria, Crow necesita una nueva motivación en su vida, por lo que decide secuestrar a las princesas de otros reinos y así crear un arma definitiva. ¿Y por qué princesas? Porque parece que éstas tienen en su interior un gran poder mágico, de ahí que siempre sean las presas de los malvados.

En nuestro viaje por el mundo descubriremos que hay ciertas similitudes entre los reinos que visitamos y sus personajes y otros clásicos de videojuegos. Es algo que sobre todo lo notamos en las batallas de final de fase, que son como una lucha contra un jefe pero a la inversa, siendo nosotros el que tiene el arma mortífera y los ataques especiales devastadores, además de tener controles especiales en cada una. No por ello son fáciles, y resultan uno de los puntos más interesantes del juego – aunque luego en la práctica es algo más simple de lo que parece.

Pero antes de cada batalla contra el héroe del reino, nos encontramos ante un plataformas en el que tenemos el control de nuetro personaje con ambos sticks y los gatillos superiores, o bien usando los cuatro botones principales para saltar, disparar nuestro puño en la dirección que indiquemos y lanzar granadas explosivas a distancia. Cada una de estas etapas se distribuye en dos momentos: llegar hasta la princesa por un lado, y huir con ella hasta nuestra nave en otro.

Esta historia me es familiar…

Cada princesa tiene además la particularidad de ofrecernos una habilidad extra mientras va con nosotros, como un mayor salto por ejemplo. Pero no será el único personaje del que sacaremos provecho y es que, como malvados genios del mal, tenemos un ejército de secuaces bajo nuestras órdenes. Aparecen en las misiones de forma anecdótica para que veamos que ellos van dominando la zona, pero ganan en profundidad en las conversaciones (y la posibilidad de mejorar nuestras habilidades) que tenemos en nuestra nave. En este lugar, que visitaremos entre capítulo y capítulo, podremos hablar también con las princesas para conocer más del trasfondo del juego, y también conseguir discos de música.

Los niveles tienen variedad gracias a las habilidades de las princesas, y a los cambios de género que tenemos en momentos puntuales. En general es un juego que ofrece conversaciones interesantes (en inglés) y que brinda un reto adecuado con un montón de checkpoints a los que volveremos si caemos por un agujero o somos derrotados, siempre que tengamos monedas para reaparecer. Sin embargo, es un juego del que cabría esperar más. Toda la idea es genial, pero no termina de estar bien ejecutada ya que la jugabilidad es algo más lenta de lo que nos gustaría

La presentación de los personajes es simpática y algunos diseños resultan interesantes, pero otros tienen un nivel algo inferior – y lo mismo ocurre con los escenarios, que son muy similares dentro de cada capítulo y no siempre consiguen separar bien las capas de enemigos y el mapeado. La música acompaña a cada mundo que recorremos con cierta inspiración en temas de juegos clásicos, y los efectos de sonido son correctos. Sin embargo, las cargas para empezar a jugar son algo más largas de lo esperado.

Nefarious es un juego que sorprende y para bien, pero que tiene un inconveniente. Estamos ante un desarrollo pequeño que presenta problemas de cargas, representación y jugabilidad algo más lenta de lo esperado en un juego no muy largo que solo nos hace pensar que sería genial ver lo que podrían haber hecho con más tiempo o presupuesto. Sin embargo hay algo innegable, y es que es divertido, y que las menciones a clásicos son bastante interesantes.

Nota Revogamers

Es hora de ser el malo.

6.5
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 3 meses.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.