Ya sea en las profundidades de la campaña o compitiendo en los modos multijugador, ¡Mushroom Wars 2 ofrece intensas y trepidantes batallas de corta duración!

Las guerras pueden llegar a plantearse a múltiples escalas, los humanos somos auténticos especialistas y muchos son los medios que nos dejan ver sus efectos y consecuencias. Sin embargo debido a nuestro egocentrismo, muy pocas veces solemos mirar hacia abajo, y en ocasiones otros reinos pueden entrar en conflicto sin que nos demos cuenta. Mushroom Wars 2 es el segundo episodio de una saga que dio sus primeros pasos en 2009 en Playstation 3, consiguiendo críticas realmente positivas. Ahora, el título de guerra de Zillion Whales llega a Nintendo Switch tras su paso por PC y nos ofrece horas de enfrentamientos armados rápidos y sencillos tanto para un jugador como en modo multijugador.

Un conflicto que se lidia entre nuestros pies.

Mushroom Wars 2 es un juego estratégico muy sencillo en el que nos pondremos en la pie de un comandante que dirige a todo nuestro ejercito que viene representado por un color. En el mapa principal nos encontramos con pequeñas setas de colores (cada una representando a una tribu), estas setas son el hogar de nuestras tropas y las generan automáticamente. Nuestra misión será colonizar todas y cada una de las estructuras de un color diferente al nuestro enviando nuestros pequeños champiñones a la batalla.

La forma de hacerlo es sencilla, una gran flecha nos indica la trayectoria que seguirán nuestras unidades desde nuestras instalaciones hasta los bastiones enemigos. La cantidad de “minions” que podemos enviar viene determinada por los botones A, B, X e Y, que suponen el 25, 50, 75 y 100% de las unidades totales que tengamos en la estructura que controlemos.

Además nuestro pequeño ejercito funciona también como moneda de cambio, ya que las instalaciones que tengamos a disposición pueden evolucionar usándolos como tributo. Al comienzo de la partida dispondremos normalmente de una pequeña casa de nuestro color que produce y acumula soldados cada cierto tiempo, utilizando una pequeña cantidad de estos soldados podemos o bien evolucionar esta base inicial y hacer que la producción de hongos mejore, o cambiar la estructura por otras como armerías (que aumentan la defensa y ataque de nuestra tropa) o torretas defensoras, que atacarán a todas las unidades que no sean de nuestro color cuando entren en su zona de alcance. Seleccionar que edificaciones mejorar en cada momento y saber hacia donde y cuándo lanzar determinado número de tropas será la clave para conseguir la victoria.

Cabe destacar también que nuestros pequeños reclutas fúngicos no solo tendrán que lidiar con las tropas enemigas y conquistar sus bases, también tendrán que tener en cuenta las condiciones que puedan darse en un entono que les es completamente hostil. Los mapas estarán cargados con más o menos trabas y trampas dependiendo del nivel de dificultad y lo avanzada que sea la fase, como fosos que habrá que rodear, forzando enfrentamientos directos, llamas que queman a nuestros pequeños guerreros, grandes jefes que aumentarán el numero de bajas en nuestras filas y zonas de la fase que quedan temporalmente congeladas, mermando nuestras fuerzas o las de nuestros enemigos.

Guerreros y modos para todos los gustos.

Mushroom Wars 2 es un título un tanto especial en cuanto a modos se refiere, ya que a diferencia de lo que suele ocurrir, el modo historia para un jugador funciona como complemento para el multijugador. En este modo campaña tomaremos el control de un comandante dirigente de un ejército de hongos, nuestra labor será completar las decenas de fases que se suceden una tras otra conquistando los edificios enemigos.

El modo para un jugador es poco más que una enorme retahíla de niveles en los que se enseña al jugador los entresijos de esta pequeña guerra sin cuartel. El gran problema de este modo de juego es que el título se domina muy rápido y una vez superadas las primeras treinta fases poco más tiene que ofrecer al jugador a nivel de nuevas mecánicas, el resto de niveles acabarán siendo bastante monótonos en ese sentido. Mushroom Wars 2 intenta solventar este problema de tempos entreteniéndonos con dos tribus diferentes a controlar, fases de jefes y una trama muda que se presenta a través de vistosas ilustraciones hechas a mano. A pesar de los esfuerzos lo cierto es que el que a priori es el modo principal de Mushroom Wars, no consigue atraparnos como sí lo hace el multijugador.

Y es que el segundo modo de juego de Mushroom Wars 2 logra lo que el single player no puede, atrapar a los jugadores durante horas con su estilo de juego sencillo, adictivo y directo. En este apartado nos encontramos con batallas para hasta 4 jugadores tanto online como offline, el juego presenta modo 2 vs 2, todos contra todos para 2,3 y 4 jugadores y nos permite tanto jugar por nuestra cuenta sin excesivas presiones, como también entrar en batallas y ligas clasificatorias contra otros jugadores. En este modo podemos incluso husmear en partidas que se hayan jugando en el apartado repeticiones.

A pesar de que las dinámicas son exactamente las mismas que en el single player, en el modo multijugador es donde Mushroom Wars deja ver el potencial que realmente tiene. En primer lugar porque desde el principio podemos seleccionar diferentes héroes que nos permitirán usar una serie de habilidades especiales con el potencial de inclinar la balanza a nuestro favor. El conocer bien estas técnicas específicas de cada facción aumenta nuestra capacidad de respuesta en plena partida y aumenta considerablemente las posibilidades jugables y estratégicas.

Por otro lado, los jugadores reaccionan de forma completamente diferente a como lo hace una CPU. En las partidas que hemos podido jugar online los jugadores por regla general son bastante experimentados y nos ponen en situaciones que la IA del juego es capaz de procesar. Lanzar ataques cebo, atacar por flancos y rodear al jugador son estrategias recurrentes, especialmente en el modo todos contra todos. También hay que destacar que posiblemente los modos más entretenido de todos sean en los que nos enfrentamos a nuestros amigos por comunicación local, los piques y las risas están aseguradas a partes iguales. Es curioso como simplemente el cambiar una CPU por una personita puede llegar a dar tanto juego, nunca mejor dicho.

Una guerra de color y sonidos jocosos.

Visualmente Mushroom Wars 2 es una auténtica joyita, el minimalismo le sienta como un guante. La forma en la que están dibujados los entornos, el diseño de los comandantes y las secuencias narradas a base de ilustraciones son muy muy buenos, tanto por el dibujo como por sus colores, con estilo acuarela y de poca saturación, como si estuviésemos pasando las páginas de el típico cuento infantil.

En el apartado sonoro el juego no brilla en demasía, pero es cierto que no necesita mucho más de lo que presenta, melodías que nos recuerdan a secuencias de películas bélicas pero con un tono suavizado, con voces y gritos de guerra estilo agudizados hasta el extremo de resultar cómicos. Mushroom Wars juego sabe perfectamente lo que es y cuales son sus propias armas para poder defenderse.

Mushroom Wars, un juego idóneo para todos.

Mushroom Wars 2 es un título que si bien no llamará excesivamente la atención dentro del amplísimo catálogo de la eShop, resulta ser un producto notable. Es un juego ideal para switch, su estructura simple, la rápida evolución de personajes y edificios, su apuesta por la estrategia cómoda, adictiva y su comicidad encajan como un guante en la consola híbrida, especialmente teniendo en cuenta su vertiente portátil. Presenta un modo online y cooperativo local que puede llegar a hacer que los jugadores lleguen incluso a olvidar su modo campaña. Una apuesta segura para los amantes del género y que puede aportar decenas de horas de entretenimiento por un precio muy ajustado.