Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Let's Sing 11

Análisis de Let's Sing 11

Es el momento de coger el micro o lo que tengamos más a mano para darlo todo cantando hasta el final. Llega una nueva entrega de Let’s Sing con nuevas canciones, adaptadas a la corriente actual y no tan actual. Invita a tus amigos y sacad la estrella que lleváis dentro.

A nuestros micros

No hay mucha novedad en el juego, pues, al final y al cabo, aunque cada vez haya nuevas corrientes contemporáneass de canto, un juego como este no es lugar para meter algo que se salga de lo convencional. Es por ello por lo que no se sale de lo convencional, lo que nunca falla; de este modo tenemos canciones novedosas como «El anillo» o clásicos de toda la vida, por ejemplo, «Livin On A Prayer» de Bon Jovi.

Como siempre, para no pecar de repetitivo, Let’s Sing 11 trae varios modos de juego para poder entretener a los invitados cuando vengan a casa. Lo más básico es el modo «classic», que sigue el sistema de todos los juegos de cantar; una letra que va apareciendo y a la que sigue la altura de la nota para entonrarla. De vez en cuando, cuando el fragmento es difícil, vemos fragmentos dorados que aumentan más nuestra puntuación. Fácil y sencillo.

Otros modos de juegos

Con el modo «feat» las canciones se dividen y no jugamos solos, sino que parte de la letra va para nosotros y la otra parte para nuestro compañero, que puede ser tanto la propia consola, como nuestros amigos. Al jugar con la consola, suple nuestros huecos el cantante de turno, así que como atrayente podemos decir que podemos cantar con Lady Gaga.

A continuación, tenemos el modo «mixtape», o lo que es lo mismo, una mezla de canciones combinadas de todas las maneras. Por un lado, tenemos las propuestas de la máquina con canciones elegidas en función de la temática. Por otro lado, podemos ser nosotros los que creemos nuestra propia mixtape para adaptarla a nuestros gustos.

Finalmente, el último modo es el «Let’s Sing World Contest». Con esta opción, aprovechamos la experiencia adquirida en el resto de modos para batirnos a nivel internacional, consiguiendo un puesto y luego ascendiendo en la clasificación.

Una novedad frustrada

La mejor parte del juego, al menos en la teoría, es la posibildad de utilizar nuestro teléfono como micrófono aprovechando el WiFi de casa. Es una idea muy buena, que ahorra dinero en los micros, pero claro, en la teoría. La práctica es que la aplicación plantea problemas de conexión y a veces es necesario probar otro WiFi o reiniciar la consola varias veces, para que funcione.

Otro de los aspecto que se deben comentar es el sistema de ampliación de canciones. En la eShop, podemos adquirir diferentes paquetes con más canciones para nuestra colección. La preguntar es si tal vez el juego debería tener más canciones de serie. Otra de las alternativas que se pueden plantear es una suscripción con un mayor número de canciones.

En conclusión, un juego de cantar de toda la vida, con su sistema de ampliación, de pago, para variar. La idea de tener los micros en el bolsillo es lo mejor, pero claro, para serlo hace falta que funcione. Varios aspectos que mejorar, sin embargo, para una fiesta o un encuentro con los amigos cumple ssu función, aunque nos arriesgamos a tener que comprar los periféricos.

Nota Revogamers

Es el momento de coger el micro o lo que tengamos más a mano para darlo todo cantando hasta el final. Llega una nueva entrega de Let’s Sing con nuevas canciones, adaptadas a la corriente actual y no tan actual. Invita a tus amigos y sacad la estrella que lleváis dentro. A nuestros micros No hay mucha novedad en el juego, pues, al final y al cabo, aunque cada vez haya nuevas corrientes contemporáneass de canto, un juego como este no es lugar para meter algo que se salga de lo convencional. Es por ello por lo que no se sale de lo convencional, lo que nunca falla; de este modo tenemos canciones novedosas como «El anillo» o clásicos de toda la vida, por ejemplo, «Livin On A Prayer» de Bon Jovi. Como siempre, para no pecar de repetitivo, Let’s Sing 11 trae varios modos de juego para poder entretener a los invitados cuando vengan a casa. Lo más básico es el modo «classic», que sigue el sistema de todos los juegos de cantar; una letra que va apareciendo y a la que sigue la altura de la nota para entonrarla. De vez en cuando, cuando el fragmento es difícil, vemos fragmentos dorados que aumentan más nuestra puntuación. Fácil y sencillo. Otros modos de juegos Con el modo «feat» las canciones se dividen y no jugamos solos, sino que parte de la letra va para nosotros y la otra parte para nuestro compañero, que puede ser tanto la propia consola, como nuestros amigos. Al jugar con la consola, suple nuestros huecos el cantante de turno, así que como atrayente podemos decir que podemos cantar con Lady Gaga. A continuación, tenemos el modo «mixtape», o lo que es lo mismo, una mezla de canciones combinadas de todas las maneras. Por un lado, tenemos las propuestas de la máquina con canciones elegidas en función de la temática. Por otro lado, podemos ser nosotros los que creemos nuestra propia mixtape para adaptarla a nuestros gustos. Finalmente, el último modo es el «Let’s Sing World Contest». Con esta opción, aprovechamos la experiencia adquirida en el resto de modos para batirnos a nivel internacional, consiguiendo un puesto y luego ascendiendo en la clasificación. Una novedad frustrada La mejor parte del juego, al menos en la teoría, es la posibildad de utilizar nuestro teléfono como micrófono aprovechando el WiFi de casa. Es una idea muy buena, que ahorra dinero en los micros, pero claro, en la teoría. La práctica es que la aplicación plantea problemas de conexión y a veces es necesario probar otro WiFi o reiniciar la consola varias veces, para que funcione. Otro de los aspecto que se deben comentar es el sistema de ampliación de canciones. En la eShop, podemos adquirir diferentes paquetes con más canciones para nuestra colección. La preguntar es si tal vez el juego debería tener más canciones de serie. Otra de las alternativas que se pueden plantear es una suscripción con un mayor número de canciones. En conclusión, un juego de cantar de toda la vida, con su sistema de ampliación, de pago, para variar. La idea de tener los micros en el bolsillo es lo mejor, pero claro, para serlo hace falta que funcione. Varios aspectos que mejorar, sin embargo, para una fiesta o un encuentro con los amigos cumple ssu función, aunque nos arriesgamos a tener que comprar los periféricos.

6
6
Justo

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Pep H. Conca hace 1 mes.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.