Seguir
Portada » Análisis » Fate/Extella: The Umbral Star

Fate/Extella: The Umbral Star

Fate es una de las franquicias de novelas visuales más populares a nivel internacional, por lo que varios de sus juegos y series han llegado a occidente. Sin embargo, con Fate/EXTELLA: The Umbral Star se produce una novedad, y es que es la primera vez que la saga pisa una consola Nintendo. Una secuela de Fate/Extra que no requiere haber jugado al anterior puesto que nuestro protagonista sufre amnesia y, por lo tanto, todo se explica. Sin embargo, es necesario un mínimo nivel de inglés y conocer un poco el género musou (el de Hyrule Warriors) y la franquicia para poder disfrutar de todo lo que ofrece este juego sin perderse nada.

https://www.youtube.com/watch?v=CKbD9uJZbkg

Un rey para gobernarlos a todos

Nero Claudius fue uno de los emperadores de Roma, y por tanto una figura clave en la historia del mundo. Y como tal, puede ser invocado como uno de los Servants que luchan en las guerras de magos. Así es como nuestro personaje (chico o chica) pudo ganar una serie de batallas y hacerse con la victoria en la precuela. Ahora, Nero tiene por delante otra serie de batallas, unas por el territorio de Moon Cell, del que es reina ahora. Nuestro papel como su Master es guiarla y hablar con ella en escenas de novela visual con pequeñas elecciones, además de dar las órdenes durante las batallas – o lo que es lo mismo, manejar al personaje en cuestión.

Las misiones de Fate/Extella se componen de ambas partes, diálogos (alguno de ellos con animaciones de personajes) y batallas. Los primeros sirven para entender mejor la historia y mejorar la relación con los personajes, y en las luchas está el meollo de la jugabilidad. En las batallas manejamos a nuestro Servant (Nero en este caso) que tiene a su alcance ataques rápidos, ataques fuertes y saltos para hacer frente a oleadas de cientos de enemigos a 60 fps. La verdad es que la fluidez del juego es de admirar, sin bajadas de ningún tipo nunca.

El objetivo de cada nivel a superar varía un poco, pero generalmente hay que conseguir dominar el territorio de la batalla. Cada zona se divide en una serie de sub-zonas que se conquistan cuando se eliminan los “guardianes” de la misma, que son los mismos enemigos genéricos contra los que se lucha a montones, pero de apariencia distinta y mayor poder. Cuando una zona pasa a estar dominada por nuestro ejército, se pone de color azul, y hay que intentar que todas las zonas (entre las que nos movemos directamente con salidas turbo en lugar de caminos) sean de nuestro color. Sin embargo, el enemigo puede hacer lo mismo e intentar conquistar zonas nuestras, y en caso de que nos ataquen se nos avisará para intentar prevenirlo, ya sea defendiendo dicho sector o bien conquistando la zona invasora antes de que ejecute su invasión.

Fate/Extella, musou a 60 fps

Todo se resume en básicamente eso, aporrear botones con diferentes combos espectaculares mientras derrotamos a infinidad de enemigos genéricos y alguno especial. Sin embargo, hay cosas particulares que se salen de esa rutina. Para empezar, hay jefes contra los que luchar que son otros Servants, por lo que su diseño y forma de luchar será más parecida a la nuestra, y suelen ser batallas de mayor dificultad. Todos los Servants, incluido el nuestro, tienen la capacidad de lanzar una serie de ataques adicionales, siempre y cuando se tengan las respectivas barras especiales llenas (a base de derrotar enemigos y conseguir objetos). Por un lado, la Extella Manouver que hace que, al impactar sobre un enemigo, le peguemos una paliza mientras nos llevamos a unos cuantos que haya por el camino cerca. Moon Crux ofrece una transformación para nuestro personaje, cambiando su apariencia y obteniendo un poder devastador y distintos ataques durante un corto periodo de tiempo. El último especial es el Noble Phantasm, un clásico para los seguidores de la franquicia Fate, ya que es el ataque devastador característico de cada Servant, que tiene una escena propia al ejecutarse para un resultado brutalmente poderoso.

Pese a que parece simple, hay unos niveles de dificultad muy ajustados al nivel de nuestro personaje (sube con experiencia) y a nuestra habilidad, por lo que es fácil encontrar una propuesta que nos deje satisfechos seamos el tipo de jugador que seamos. Además de esto, disponemos de dos acciones adicionales como Master en cada batalla. Por un lado, si nuestro Servant es derrotado, podemos revivirlo gastando un Commander Seal (hay 3) o bien usarlos todos para revivirlo con más fuerza y potencia durante un periodo de tiempo. La otra acción especial es utilizar Code Cast, que vienen a ser complementos a utilizar con el pad durante la lucha. Cada Code Cast debe comprarse y equiparse, y cada uno de ellos viene con su propio set de acciones, hasta cuatro. Por ejemplo, uno puede llevar 3 kits de mejora de ataque, 3 pociones curativas y la posibilidad de cambiar el personaje jugable con otro predeterminado.

Fate/Extella presenta una jugabilidad simple, y puede que repetitiva, pero con encanto y estrategia por doquier, y con muchas acciones secundarias para ganar en complejidad. Si se juega en fácil o normal con cierta destreza no se hacen necesarias y, por lo tanto, no son obligatorias para que el jugador disfrute de esta aventura. Hay unas siete misiones en la historia con una duración de 20-50 minutos cada una, en función de lo perfeccionistas que seamos con el rango. Pero además de esta historia hay otras dos más desde las perspectivas de otros personajes, por lo que la duración real del conjunto se multiplica, aunque también se siente repetitivo. Por otro lado, se pueden jugar misiones secundarias y batallas libres (en escenarios ya jugados) con otros Servants mas allá de los principales, de forma que así llegamos a manejar a 16 personajes en total, entre los que se encuentra la archiconocida Artoria.

Un juego para fans

Hay además disponible una galería para poder volver a ver todos los eventos, artes, música y personajes cuando queramos. La música es realmente buena y tiene algunos temas muy dignos, por lo que acompaña más que de sobra. En cuanto a lo técnico, se puede discrepar. Por lo visto puede parecer que todo es sensacional, ya que hay cientos de enemigos en pantalla y 60 fps constantes. Por otro lado, la mayoría de enemigos tiene el mismo diseño y los escenarios tampoco varían mucho, además de que se nota que venimos de un juego de PS Vita. Por lo tanto, uno mismo debe valorar los pros y los contras de todo esto.

Por último, ¿se recomienda el juego a todo el mundo? La respuesta es no. Estamos ante un juego notable, pero que no vale para todos los públicos. Es un género nicho, una estética nicho, una franquicia nicho. Si  te gustan dos de las tres cosas mencionadas, este juego es para ti, y además te gustará. La versión de de Fate/Extella de Nintendo Switch cuenta además con extras de contenido integrados, por lo que estamos ante la Deluxe Edition del juego, con misiones adicionales y muchos trajes para vestir a nuestros personajes para la batalla. No puedo terminar sin destacar la inclusión de un completo manual dentro del juego que emula a los de papel de toda la vida, y que es interesante para tener una idea previa del juego.

Nota Revogamers

El estreno de la aclamada franquicia de Type-Moon en una consola Nintendo.

7.5
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 1 año, 4 meses.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.