Seguir
Portada » Análisis » Breath of Fire

Breath of Fire

Hace poco que nos ha llegado Breath of Fire a la consola virtual de Nintendo. Para quien no lo conozca, se trata de un RPG japonés desarrollado por Capcom que salió en 1993 para SNES, aunque posteriormente se realizó un remake para Game Boy Advance.

Breath of Fire tiene lugar en un mundo ficticio donde los seres humanos y otras series de criaturas conviven entre sí, hasta que un día el Clan de los Dragones Oscuros, dirigidos por el emperador Zog, quiere hacerse con el control de todos los clanes. Y aquí es donde entra Ryu, el protagonista de la historia, que se enfrenta a ellos con el fin de detenerlos y salvar al mundo.

Quizás por ser el primero de la saga, no cuenta con una historia demasiado profunda, pero sí que hay ciertos momentos en los que podemos ver algún que otro giro que no esperamos. No tardaremos en cogerles cariño a sus personajes y a la historia, que aunque nos ha llegado sin localizar al español, podemos pillarla si tenemos nociones del idioma o incluso se puede intuir por los eventos que van teniendo lugar.

Breath of fire, sinónimo de Rol tradicional

Estamos ante un juego de rol tradicional con personajes y escenarios en 2D, en el que podemos ver a los personajes que forman nuestro grupo moverse a lo largo de las ciudades, mazmorras y aquellos lugares que visitemos. Nuestro grupo se compone de cuatro personajes, aunque son un total de ocho, que podemos ir intercambiando tanto dentro como fuera de la batalla. Cada personaje tiene un rol diferenciador (sanador, ladrón, arquero…) así como diferentes habilidades que nos pueden nos pueden ser útiles en cualquier momento. Además, esta característica diferenciadora nos beneficia a lo largo de la aventura para acceder a las diversas partes del mapa, ya que dependiendo de quien sea el líder del grupo podemos acceder algunos sitios, como atravesar los bosques, descubrir las trapas de las mazmorras o incluso romper rocas. Esto por otro lado tiene una parte mala y es que cuando se nos une un nuevo personaje o aprendemos una nueva habilidad hay que volver a visitar ciertos lugares para obtener mejores armas por ejemplo.

wiiuvc_breathoffire_06_mediaplayer_large

Por otro lado, los controles de Breath of Fire no son complejos pero sí que puede ser complicada de entender su interfaz, y si no habíais jugado ya sea a esta versión o la de GBA, puede que al principio no sepáis que es lo que estás haciendo o usando. Lo que veremos tanto en el menú de batalla (atacar, magia, objeto…) como en el principal (objetos, equipar, cambiar el líder…) son unos iconos que representan cada opción pero no se muestra por ningún lado su utilidad. Aunque hay una opción desde el menú principal que nos permite explorar de forma individual para que sirven los objetos de nuestro inventario. En la versión para GBA cambiaron esto y ya se mostraban las descripciones de los objetos más fácilmente. Para agilizarnos un poco las cosas, el juego nos ofrece la posibilidad de asignar accesos rápidos a algunos menús del juego e incluso la posibilidad de hacer un guardado rápido en cualquier momento.

(A la izquierda el menú de SNES y a la derecha el menú de GBA)

En Breath of Fire, los encuentros son aleatorios y tienen lugar cuando salimos al mapamundi o estamos en una mazmorra. La parte buena, es que tenemos a nuestra disposición algunos objetos que durante un periodo de tiempo hacen que las evitemos. Las batallas se rigen por un sistema de turnos, donde hay que seleccionar previamente nuestras acciones y luego, dependiendo de quién tiene más velocidad, si el enemigo o nosotros, se producen los ataques. Esto nos lleva a un factor estratégico ya que no sabemos que habilidad pueden hacernos y si tenemos poco nivel que nos ataquen antes puede suponer nuestra muerte.

wiiuvc_breathoffire_04_mediaplayer_large

Además, las batallas contra los jefes tienen una peculiaridad, y es que aunque veamos que su medidor de vida ha llegado a cero no significa que hayamos acabado con ellos, por lo que hay que seguir atacándoles sin saber cuánta cantidad de vida les queda. Una vez acabado el combate recibimos experiencia para subir de nivel, objetos y dinero. Conforme subimos de nivel, además de aumentar nuestros parámetros, algunos personajes pueden aprender nuevas habilidades para usarlas tanto dentro como fuera del combate, como puede ser el caso de Warp para teletrasportarnos a alguna ciudad que hayamos visitado.

Pero no es la única forma en la que pueden aprender nuevas habilidades, ya que tanto Ryu como Karn, necesitan superar una serie de “pruebas” o mejor dicho cumplir una serie de requisitos, para poder aprenderlas y hacerse más poderosos. Sin la ayuda de una guía es bastante probable que nos cueste averiguar lo que hay que hacer o a donde hay que dirigirse, pero esto le añade ese toque de dificultad que hacer éste título más interesante. Aunque estas habilidades no son imprescindibles para continuar el juego, si que nos facilitarán las batallas contra los jefes.

Pixel Art + 16 bits

Al tratarse de un juego de la consola virtual nos ofrecen dos opciones de visualización para ver el juego, el tamaño original y otra un poco más grande. Aunque lo más preferible es utilizar la resolución original ya que nos muestra los elementos de forma más nítida. El mapamundi, que es bastante grande, está bastante bien aprovechado y tenemos bastante variedad de ciudades que visitar. Respecto al diseño de los personajes y a sus animaciones no he notado diferencia respecto a su versión original, estando bien recreadas y fluidas. La banda sonora, la cual no he podido apreciar si ha recibido algún retoque, es un aspecto que destaca muchísimo en el juego por su calidad e incluso tenemos una canción de la conocida Yoko Shimomura (que os puede sonar sobre todo por la saga Kingdom Hearts).

Si eres fan de los RPG japonés, Breath of Fire es una buena adquisición para nuestra biblioteca virtual y, aunque no es el más completo de la saga, nos va a dar muchas horas de juego también gracias a las cosas opcionales que el juego nos ofrece.

Nota Revogamers

Hace poco que nos ha llegado Breath of Fire a la consola virtual de Nintendo. Para quien no lo conozca, se trata de un RPG japonés desarrollado por Capcom que salió en 1993 para SNES, aunque posteriormente se realizó un remake para Game Boy Advance. Breath of Fire tiene lugar en un mundo ficticio donde los seres humanos y otras series de criaturas conviven entre sí, hasta que un día el Clan de los Dragones Oscuros, dirigidos por el emperador Zog, quiere hacerse con el control de todos los clanes. Y aquí es donde entra Ryu, el protagonista de la historia, que se enfrenta a ellos con el fin de detenerlos y salvar al mundo. Quizás por ser el primero de la saga, no cuenta con una historia demasiado profunda, pero sí que hay ciertos momentos en los que podemos ver algún que otro giro que no esperamos. No tardaremos en cogerles cariño a sus personajes y a la historia, que aunque nos ha llegado sin localizar al español, podemos pillarla si tenemos nociones del idioma o incluso se puede intuir por los eventos que van teniendo lugar. Breath of fire, sinónimo de Rol tradicional Estamos ante un juego de rol tradicional con personajes y escenarios en 2D, en el que podemos ver a los personajes que forman nuestro grupo moverse a lo largo de las ciudades, mazmorras y aquellos lugares que visitemos. Nuestro grupo se compone de cuatro personajes, aunque son un total de ocho, que podemos ir intercambiando tanto dentro como fuera de la batalla. Cada personaje tiene un rol diferenciador (sanador, ladrón, arquero…) así como diferentes habilidades que nos pueden nos pueden ser útiles en cualquier momento. Además, esta característica diferenciadora nos beneficia a lo largo de la aventura para acceder a las diversas partes del mapa, ya que dependiendo de quien sea el líder del grupo podemos acceder algunos sitios, como atravesar los bosques, descubrir las trapas de las mazmorras o incluso romper rocas. Esto por otro lado tiene una parte mala y es que cuando se nos une un nuevo personaje o aprendemos una nueva habilidad hay que volver a visitar ciertos lugares para obtener mejores armas por ejemplo. Por otro lado, los controles de Breath of Fire no son complejos pero sí que puede ser complicada de entender su interfaz, y si no habíais jugado ya sea a esta versión o la de GBA, puede que al principio no sepáis que es lo que estás haciendo o usando. Lo que veremos tanto en el menú de batalla (atacar, magia, objeto…) como en el principal (objetos, equipar, cambiar el líder…) son unos iconos que representan cada opción pero no se muestra por ningún lado su utilidad. Aunque hay una opción desde el menú principal que nos permite explorar de forma individual para que sirven los objetos de nuestro inventario. En la versión para GBA cambiaron esto y ya se mostraban las descripciones de los objetos más fácilmente. Para agilizarnos un poco las cosas, el juego nos ofrece la posibilidad de asignar accesos rápidos a algunos menús del juego e incluso la posibilidad de hacer un guardado rápido en cualquier momento. (A la izquierda el menú de SNES y a la derecha el menú de GBA) En Breath of Fire, los encuentros son aleatorios y tienen lugar cuando salimos al mapamundi o estamos en una mazmorra. La parte buena, es que tenemos a nuestra disposición algunos objetos que durante un periodo de tiempo hacen que las evitemos. Las batallas se rigen por un sistema de turnos, donde hay que seleccionar previamente nuestras acciones y luego, dependiendo de quién tiene más velocidad, si el enemigo o nosotros, se producen los ataques. Esto nos lleva a un factor estratégico ya que no sabemos que habilidad pueden hacernos y si tenemos poco nivel que nos ataquen antes puede suponer nuestra muerte. Además, las batallas contra los jefes tienen una peculiaridad, y es que aunque veamos que su medidor de vida ha llegado a cero no significa que hayamos acabado con ellos, por lo que hay que seguir atacándoles sin saber cuánta cantidad de vida les queda. Una vez acabado el combate recibimos experiencia para subir de nivel, objetos y dinero. Conforme subimos de nivel, además de aumentar nuestros parámetros, algunos personajes pueden aprender nuevas habilidades para usarlas tanto dentro como fuera del combate, como puede ser el caso de Warp para teletrasportarnos a alguna ciudad que hayamos visitado. Pero no es la única forma en la que pueden aprender nuevas habilidades, ya que tanto Ryu como Karn, necesitan superar una serie de “pruebas” o mejor dicho cumplir una serie de requisitos, para poder aprenderlas y hacerse más poderosos. Sin la ayuda de una guía es bastante probable que nos cueste averiguar lo que hay que hacer o a donde hay que dirigirse, pero esto le añade ese toque de dificultad que hacer éste título más interesante. Aunque estas habilidades no son imprescindibles para continuar el juego, si que nos facilitarán las batallas contra los jefes. Pixel Art + 16 bits Al tratarse de un juego de la consola virtual nos ofrecen dos opciones de visualización para ver el juego, el tamaño original y otra un poco más grande. Aunque lo más preferible es utilizar la resolución original ya que nos muestra los elementos de forma más nítida. El mapamundi, que es bastante grande, está bastante bien aprovechado y tenemos bastante variedad de ciudades que visitar. Respecto al diseño de los personajes y a sus animaciones no he notado diferencia respecto a su versión original, estando bien recreadas y fluidas. La banda sonora, la cual no he podido apreciar si ha recibido algún retoque, es un aspecto que destaca muchísimo en el juego por su calidad e incluso tenemos una canción de la conocida Yoko Shimomura (que os puede sonar sobre todo por la saga Kingdom Hearts). Si eres fan de los RPG japonés, Breath of Fire es una buena adquisición para nuestra biblioteca virtual y, aunque no es el más completo de la saga, nos va a dar muchas horas de juego también gracias a las cosas opcionales que el juego nos ofrece.

7

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Cristina Calero hace 2 años.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.